Publicidad

Corín Tellado no podría soportar a Sara Carbonero

Eduardo Verbo - 01/08/2010

Sara Carbonero produce hastío

A este paso, Iker y Sara van a terminar teorizando en la próxima reunión de los Bilderberg sobre ósculos de tornillo para dominar el mundo en prime time, que son su especialidad. Pero, tanta demostración de afecto, cariño y chupetones en San Francisco o Los Angeles produce un hastío, un tedio, que ni la misma Corín Tellado podría soportar. ¿No creen que ya está bien? “Me aburren que me matan”, que diría Lomana, tan refinada ella. De acuerdo que poco o nada tienen que ver los protagonistas cuando los periódicos han encontrado en su historia de amor el filón perfecto, pero la nueva Dulcinea de la Mancha podría haber gestionado su salto a la fama mucho mejor. La prudencia siempre es un activo. Salir a comprar el pan con el rimmel todavía mojado o ir en tacones a la piscina pone en evidencia que la presión, al fin y al cabo, es un caramelito dulce, muy dulce. ¡Qué vuelvan Rocío Jurado y sus calcetines de Cachuli!

Patricia Rato no es como Belén Esteban

Porque el concepto de madre o mujer coraje no encuentra su principio y fin en Belén Esteban, Patricia Rato encarna el término sin estridencias, ni cruceros de plató en plató. A todos los problemas con su ex marido, el torero Espartaco, la sobrina del presidente de Caja Madrid siempre responde con un "la familia bien, gracias", que nada tiene que ver con los desmanes que se pillaban Rosario Flores o Julián Muñoz cuando los reporteros se preocupaban por su abolengo. Y lo más importante, entre reunión con abogados y disgustos, como el de la semana pasada cuando no pudo entrar en su casa madrileña, Patricia encuentra tiempo para organizar con sus hijos y amigos otro tipo de encuentros más en la línea de los que las chicas de Wisteria Lane realizan en su apartment. Ser feliz es tan un solo una cuestión de voluntad.

Nadie se atreve a hablar de Penélope Cruz

Hablar sobre las fluctuaciones de peso de Penélope Cruz produce en los periodistas el mismo pavor que sentían cuando Álex, el hijo muerde-micrófonos de Ana Obregón, salía sin desayunar a la calle. Que si lleva ropa holgada, que si son exigencias del guión… Todo para terminar especulando sobre un virtual embarazo que, como sucedió con los brackets de Letizia, va camino de contar con su propio club de fans, gabinete de prensa y tour manager. Y ella, callada como Preysler. Tal vez, la noticia nunca llegue a ser una realidad, pero al igual que Luis Alfonso de Borbón tiene más complicado tomar la Bastilla que Froilán convertirse en heredero, Penélope va ganando las quinielas para alzarse con el Premio Limón al personaje más agrio. Una cosa es hablar sobre cuestiones privadas y otra es aclarar conceptos que están en boca de todos y cambian el devenir de un país. Ya hay algunos que gritan: ¡Viva la República independiente de Alcobendas!

 

 

Compártelo en Facebook

1 .- Y venga. Y dale. Y otra vez. Y otra.
Pero ¿quieren dejar tranquila a esta mujer y a su novio?
Que bajeza moral de tanto envidioso/a que, una de dos, o le envidia a Iker y su magnifica carrera como portero del mejor equipo del mundo o, por el contrario, le tienen envidia a la señorita Sara.
Este es, irremediablemente, un país de envidiosos y gentes de mala ralea.
Déjenlos tranquilos, coño. Ya está bien. El un magnifico profesional. Ella, lo siento pero, como no entiendo de fútbol y, por supuesto, no veo la cadena reina de la basura, ignoro su valía como periodista pero, como persona me parece, ademas de llamativamente guapa, seria y formal.
Lo dicho, déjenlos tranquilos de una puñetera vez, envidiosos.

no olvido

31/07/2010, 20:32 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

 

ACERCA DE

Eduardo Verbo. Quise ser ministro -con cartera, por supuesto- hasta los cuatro años. Más tarde, jugué con la idea de convertirme en artista, estrella del cante jondo y torero, aunque, a los ocho, tomé otros derroteros, pese a que la vena flamenca había ganado hace tiempo -y con plusmarca incluida- a la fallera de nacimiento. Empecé a leer las revistas del corazón al salir de clase y yo mismo informaba a mi querida mamá sobre el último avistamiento mariano de Pitita Ridruejo. Entonces, nadie me había explicado que el corasón, corasón era tan sólo la espuma de la vida y que la única posibilidad de supervivencia se encuentra en acatar la ley de la fidelidad, la honradez y la humildad. Me apetece aprender a escuchar. Les confieso que en El Confidencial estoy trabajando en ello.

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados