Lunes, 3 de junio de 2013

EL CONFIDENCIAL

EDICIONES ANTERIORES

· ARCHIVO

business class

San Francisco, The Big One!

San Francisco

San Francisco, The Big One!

@Daniel Camiroaga 16/03/2012

Después de muchas horas de vuelo desde la costa Este, ya de noche y cansado, un simpático lituano de casi dos metros, encajado en el asiento delantero no para de hablar, mientras conduce el taxi que me lleva a la ciudad. De repente, sorprendido, levanto la cabeza que apoyaba en la ventana del Toyota, cuando miles de lucecitas iluminan un asombroso y espectacular skyline, dominado por las dos siluetas que destacan sobre el resto: El Bank of America, y la Transamerica Pyramid, que se descubren como la primera gran puesta en escena de esta ciudad vibrante como pocas.

San Francisco huele a bruma, madera y mar; sabe a angustia de prisioneros que una vez ocuparon Alcatraz y al miedo que una vez sintieron los japoneses que fueron reducidos a un gueto dentro la propia ciudad; se siente el lado amable del 'todo vale', o todo se prueba; la mezcla de razas y colores, la alternancia de contrastes que enriquece sus vidas: Down Town y China Town; una ciudad donde el mar y la naturaleza invaden el cemento para formar parte inseparable de la vida de sus gentes.
Rodeada de mar y océano, intenta asirse a tierra con sus espectaculares puentes: El Golden Gate, y el no menos impresionante Bay Bridge, con los que parece aferrarse al continente, para aguantar el envite del siempre esperado Big One.
Aún muestra orgullosa sus dos iconos más antiguos: Presidio y Misión Dolores, que mantienen intacta la huella que imprimieron los fundadores de la ciudad en 1776, los mismos españoles para los que las populares Twin Peaks, eran los pechos de la Chola, probablemente uno de los sitios desde donde disfrutar de las mejores vistas de la ciudad, la bahía y el océano. LaMisión Dolores, con un exterior sobrio, muestra amplio y luminoso interior, con grandes vidrieras y a pesar de ser el edificio más antiguo de la ciudad, no ha sido restaurado ni retocado, manteniéndose en perfectas condiciones. Fue levantado por nuestros antepasados en el mismo año de la fundación de San Francisco, gracias a la incansable labor de Fray Junípero Serra, quien fundó 21 misiones en California.
No hace muchos años que el entorno la bahía albergaba los sueños y las aspiraciones de unos locos que abandonaron la universidad, para en vaqueros y camiseta, instalarse en pequeños garajes desde los que trataban de construir y transformar el futuro. Hoy muestran al mundo una nueva dimensión donde todo cabe: Internet. Palo Alto, Cupertino y Mountain View, son las localidades que forman el área más conocida como Silicon Valley, y quebien valen una visita, aunque solo sea para sentir, ver y respirar el ambiente desenfadado desde el que se controla el mundo de la red y las nuevas generaciones de telefonía móvil inteligente.
San Francisco vive y penetra en el mar, sus piers se adentran en la bahía. La gente convive con las grandes gaviotas que reposan atrevidas y desafiantes, esperando que algún pescador distraiga parte del cebo o alguna de sus capturas; con los singulares pelícanos que parecen otear el mar en busca de algún pequeño banco de peces y los perezosos leones marinos que dejan escapar algún rugido mientras amontonados unos encima de otros, calientan sus enormes cuerpos bajo un sol que aparece tras la bruma. Un paseo, sin prisa y sin rumbo, arriba y abajo, por los muelles; prueba un típico sándwich de marisco y cangrejo, o una sorprendente sopa de almejas servida en un pan que hace las veces de cuenco, o simplemente siéntate en una de sus terrazas, y disfruta de un buen capuchino y pierde la mirada en el horizonte.
Otro de los paseos sugerente es rodear la ciudad bordeando la línea del mar. Es un paseo que debes planificar ya que te puede ocupar todo el día y debes hacerlo en una bicicleta de alquiler. Te sugiero que tomes un buen desayuno, por ejemplo en Mama's en el 1701 de Stockton Street, auténticos desayunos americanos. Partiendo desde Embarcadero, dejando la bahía a la derecha, rodeamos costeando la ciudad, pasando por Fisherman Wharf,  llegando a Presidio y Lincoln Park, hasta Point Lobos, siguiendo la Bike Route 95, para entrar en el Golden Gate Park, espectacular y de mayores dimensiones que Central Park de Nueva York. Después de un recorrido por el parque y visitar su jardín japonés, salir por Presidio Bypass Blvd, para enfilar y cruzar el maravilloso Golden Gate, hasta Sausalito, donde pararemos a tomar algo en cualquiera de los bares y restaurantes con terrazas justo al borde del mar. Después coge el Ferry de vuelta hasta Fisherman Wharf.
En los alrededores de Crissy Field, a cualquier hora del día, en gimnasios al aire libre, siempre hay gente haciendo ejercicio, cultivando el cuerpo. Runners solitarios y cuadrillas que salen a rodar juntos, ciclistas entrenando a lo largo de la playa y gente caminando a paso ligero.
Asentada como Roma, sobre siete colinas, es una ciudad que fue construida alejándose de los bulliciosos muelles, levantando sus mejores barrios en las colinas, supongo que para dotar a sus prósperos vecinos de mejores vistas y una cierta exclusividad y aislamiento. Su visita, puede suponer en muchos casos un desafío para el que quiere descubrir sus elegantes mansiones; pero sus tranvías de época, de hecho, las líneas más antiguas en funcionamiento, no solo ayudan a superar los tremendos desniveles de algunas de sus calles (hasta el 31%), si no que viajando en ellos, uno se siente parte del paisaje que tantas veces hemos visto. El tranvía se puede coger en la céntrica Market con Powell para subir a las distinguidas Nob Hill y Russian Hill, y de allí hasta los muelles de Fisherman Wharf y el parque acuático. Pacific Heights, otra de las zonas más elegantes y exclusivas, donde muchos de los consulados abren sus delegaciones en la ciudad, se levantan algunas de las mejores casas y tiendas y es el punto desde donde se desciende la conocida Lombard Street.
Si San Francisco ha sido cuna de movimientos vanguardistas, hippies y de liberación sexual, abanderados por la llamada generación Beat, al frente de los cuales escritores como Kerouack, ponían su pluma al servicio de la causa; también fue la primera en establecer una colonia china estable en Estados Unidos, y que hoy constituye el China Town más importante fuera de aquel país. Es un lugar en el que hay que entrar, atravesar la puerta china de la avenida Grant con la calle Bush, y callejear, saliendo de Grant Avenue por las que pasean los turistas. Verás cómo se muestra ante ti una China profunda, que mantiene sus tradiciones, su cultura y su gastronomía, sorprendentemente buena y a buen precio.
Para comer: En Fisherman Warf en el pier 39, Pier Market, muy buen pescado fresco y a buenos precios. The Cliff House, en Point Lobos, parece que comes sentado en medio del océano, el oleaje, y con el Golden Gate al fondo. En China Town, el Great Eastern Restaurant en el 649 de Jackson St.
Para comprar: Libros en City Lights Books, en 261 Columbus con Broadway. Toda la música que puedas imaginar y en cualquier formato, en Amoeba music, en el 1855 de Haight Street, al lado del Golden Gate Park.
Para dormir, te sugiero un par de hoteles con personalidad: Hotel Rex, un hotel literario, en 562 Sutter Street. Hotel Kabuki, una sugerente fusión de ambiente japonés y comodidad occidental, en 1625 Post Street.
Compártelo en Facebook

3 .- Buenos días Daniel:
Mi empresa tiene la sede en San Francisco por lo que viajo con frecuencia y cada vez que viajo, mas me atrae. Tu artículo refleja lo imprescindible para conocer en esta magnífica ciudad , recogiendo su sabor y personalidad . Me permito sugerir una visita a las ciudades existentes cruzando el Golden Gate: Sausalito y Marín. Para llegar a ellas recomiendo utilizar el transbordador que parte desde el puerto y cruza toda la bahia[45´], comer en cualquiera de los pequeños restaurantes con vistas al Skyline.

jcascales

17/03/2012, 13:02 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

2 .- SF una de mis ciudades favoritas. Sus tranvías, sus cuestecitas, sus puentes... una maravilla!!!!!!!!!!!!!!!!

Mariapi

16/03/2012, 14:58 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

1 .- Una interesante manera de visitar San Francisco [sí, la ciudad que fundamos nosotros] es ver la película Vértigo, una de las obras maestras de Hitchcock, ambientada en esa ciudad. La acción nos pasea por casi todos los lugares emblemáticos, perfectamente integrados en el argumento: las calles en cuesta, por donde James Stewart sigue a Kim Novak, el Golden Gate y la bahía [y la atracción que ejercen sobre los suicidas], las misiones y las raíces españolas, las secuoyas. Bueno, en 1959 no existía Silicon Valley ni tampoco era SF el paraíso gay. Tampoco sale el terremoto, aunque en esa época KIm Novak también conmovió lo suyo.

oveco

16/03/2012, 11:11 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

 

ACERCA DE

Daniel Camiroaga.- Pasé parte de mi vida viajando por todo el mundo gracias a mi trabajo como ejecutivo de una gran empresa. Me pudo mi vocación de viajero. Siempre llevaba un blog de notas. Notas que ahora se están convirtiendo en guías de viajes para Mydestination

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados