Viernes, 26 de abril de 2013

EL CONFIDENCIAL

ENCUESTA

¿Cree justa la condena a José Ortega Cano?
No

EDICIONES ANTERIORES

· ARCHIVO

carta de ajuste

Y tú, Mercedes Milá, ¿a qué te dedicas?

Mercedes Milá

Y tú, Mercedes Milá, ¿a qué te dedicas?

Mercedes Milá, en una imagen promocional de Gran Hermano 14

Nacho Gay - Sígueme en    Twitter  - 28/03/2013

El día que Dios repartió pechos, ella estaba en primera fila; el que repartió vergüenza propia y ajena, estaba orinando en la ducha. Mercedes Milá, mujer renacentista donde las haya, quiso ser el lunes la musa de Tintoretto y escenificó uno de sus famosos cuadros, La dama que descubre el seno, sobre el lienzo de Vasile. Para su desdicha, pareció más bien que una de las tres Gracias de Rubens, la de la derecha, concretamente, se había escapado esa misma noche del Prado.

Lo mejor que se le ocurrió a la doña para competir con Dios -Antena 3 emitía La Biblia- es enseñar las tetas. Quería empalmar los audímetros, pero ni eso consiguió levantar la pobre. Fue ver las ubres de la Milá y el cerebro de todos los hombres de España viajó de los bajos a su posición original. Gran Hermano claudicó ante el Evangelio, porque no puede ser cierto eso de que Dios ama a todas sus criaturas por igual. 

La Biblia, por cierto, que concluye el domingo, ha costado la friolera de 17 millones de euros, el montante peor invertido desde que un ciudadano anónimo de Madrid pagara 8,50€ por ver en el cine Los amantes pasajeros de Almodóvar. Se trata de un fárrago megalómano que bien podría haber firmado el bueno de Roland Emmerich. Viajábamos a Egipto y aquello parecía Port Aventura. Pero Moisés es mucho Moisés y no hacen falta demasiados dioses para cocinar una pechuga con más sustancia que la de la señora Milá.

Lo peor de la escena valleinclanesca protagonizada el lunes por la deidad del esperpento no es el hecho de que Telecinco enseñe un pecho. No cabe una condena moral para un hecho tan coherente. No podemos escandalizarnos. Lo podríamos hacer si dicha cadena emitiese por error un documental. Lo peor, en realidad, es que hay gente que lo aplaude como ejemplo de irreverencia de un ‘ser modelo’, cuando hasta la propia Milá sabe que su divinidad habita ya en el crepúsculo de Wilder junto a la del capitán Pescanova.

Para dar lecciones de ética profesional, por cierto, ya está ella. Se presentó el viernes en el Deluxe a promocionar su libro de retales, Lo que me sale del bolo, un título que le va que ni pintado, y sacó sus tanques de diva para humillar en directo a María Patiño. No seré yo quien defienda a una señora que tiene un gato hidráulico por yugular, y que seguro debe muchos avemarías al párroco de su barrio, pero hay cosas que claman al cielo. “Tú te dedicas al chascarrillo barato”, le dijo Milá a Patiño. Y tú, Mercedes, ¿a qué te dedicas?

Compártelo en Facebook

19 .- Ya lo he dicho antes, no hay peor puñalá que la de los que ya sabemos.
Y cuando el señor Gay quiere meterle el puñal a alguien que se le pone entre ceja y ceja, aquí una vieja que se piensa que está buena [y que nunca lo ha estado ni de jovencita, que siempre ha sido un cardo borriquero] y que gusta de despelotarse en público y el otro día un viejo que acostumbra o dice acostumbrar a yacer con chinitas adolescentes, entonces mete el puñal hasta el mango.

Y nosotros disfrutamos del acuchillamiento sin piedad de tales personajillos de la farándula televisiva.

dijolo blas

03/04/2013, 10:56 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

18 .- a parte de k profesionalmente para mi está fuera de toda cuestión ya que enseñó el pechamen supongo k puedo opinar del mismo.
leo por akí k la ponen a caldo... jajaj... supongo k ella k no es tonta ya contaba con ésto..
mi opinión... pues mercedes ya no es una pipiola y con su edad ya me gustaría a mí mostrar mi cuerpo orgullosa. está GENIAL. y ya está bien de ensalzar la juventud y la perdfección del FOTOCHOPPP... viva la mujer REAL sin complejos y orgullosa de lo que tiene.
es mi opinión, aunke a nadie le importe jajaja
saludos cordiales.

susanamartinezonline

03/04/2013, 07:44 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

17 .- mercedes milá no tiene que explicar nada. YO sí se a qué se dedica desde hace muchos años, así k por mí todo lo que decida hacer está bien. y si a alguien no le gusta pues tiene la gran suerte de poder pasarse la crítica x el forrillo.
ya me gustaría a mí mercedes!!!!
un abrazo maestra.

susanamartinezonline

03/04/2013, 07:42 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

16 .- Su hermano se fue a Nueva York porle le daba vergüenza ajena;como periodista. Como hermano de ver como ha caído tanto en la mierda.

Calabacino

31/03/2013, 18:52 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

15 .- Lo más cutre de esta historia es que lo hizo porque en el fondo se cree que está buena. Esta mujer es un ejemplo claro de las personas que tienen distorsionada la realidad y se ven a ellos mismos geniales y guapos. Este tipo de esperpentos están tan alejados de la realidad como una anoréxica de 40 kilos que se ve gorda en el espejo. Me alegro de que la gente que está fuera de su alcance hable claro y la ponga en su sitio, porque por donde se mueve no hay ni dios que le tosa cerca, le tienen terror.

Debería plantearse la jubilación, por edad y por fracaso profesional.

annagf

29/03/2013, 19:42 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (1)

|

#

 

ACERCA DE

Nacho Gay.- Siempre fui un niño de naturaleza bastante vaga: a los doce años todavía estaba en el paro. Así que mi madre me sentaba ante el televisor las horas muertas, para realizar tranquila sus labores (hacerse la manicura, la pedicura...), mientras la asistenta limpiaba la casa. La televisión fue mi escuela. Mi condición obligada de analfabeto funcional me convertiría, en el futuro, en carne de cañón para el periodismo. Estudiar aquella carrera fue mi primer intento de suicido. Hubo más: me licencié después en comunicación audiovisual –permítanme escribirlo con minúscula-. Más tarde, entré en El Confidencial. En fin, un descenso progresivo a los infiernos. Y desde aquel paraje les hablo de cine y de tele. Con la aflicción y antipatía -vocacional- que le reporta a uno estar permanentemente a una temperatura de casi 500 grados centígrados.

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados