Viernes, 5 de julio de 2013

EL CONFIDENCIAL

EDICIONES ANTERIORES

· ARCHIVO

Isabel Sartorius no comerció con su hija en la boda del hermano

Isabel Sartorius

Isabel Sartorius no comerció con su hija en la boda del hermano

Isabel Sartorius en una foto de archivo (I.C)

Paloma Barrientos 02/07/2013

En el mundo de la prensa de sociedad se hacían apuestas de cómo y en qué circunstancias saldría Mencía en la exclusiva de la boda de su tío Luis Sartorius. La niña, de catorce años de edad, era un reclamo fantástico para un reportaje donde la protagonista no era la dulce novia, Bárbara Pérez Manzarbeitia, sino la propia Isabel. Y también la hija que tuvo con Javier Soto (ahora Fitz-James Stuart). La adolescente quería salir en el cuché, pero con buen tino ni el padre ni la madre dieron su consentimiento.

Esta vez también quiso que fuera así la propia Isabel, que en otra ocasión metió la pata ofertando a Mencía para la portada de su revista de cabecera como si pertenecieran a la saga de los jesulines. Aquella vez se trataba de promocionar una hacienda en Buenos Aires donde vive la hermana Cecilia con su familia. Hubo un mosqueo monumental por parte del padre y sorpresa por parte de la rama Soto, que no entendían muy bien a santo de qué se colocaba a la niña en primer plano mediático con el consiguiente peligro.

Cruzar el río y pasar del anonimato a la fama, en plan de niña a mujer, como cantaba Julio Iglesias a Chabeli, es impredecible. Sólo hay que fijarse en los hijos de, que salvo excepciones se convierten en ninis (ni estudian, ni trabajan) que venden sus vidas al mejor postor. Isabel Sartorius vivió en su propia carne lo que significa ser personaje. Ser el amor de juventud del Príncipe (ese que nunca se olvida) la marcó para lo bueno y lo malo. Y por eso que ahora  mantenga a buen recaudo a su niña, que dicen es inteligente, discreta, muy madura y guapísima, es una buena decisión. Y ojalá Mencía cuando cumpla los dieciocho no caiga en la tentación de ser sólo chica de revista del colorín.

 

Compártelo en Facebook

4 .- Que manera más fina de decir... sin decir. Es por artículos de este tipo por lo que me encanta Vanitatis.

cocram

02/07/2013, 17:57 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

3 .- vaya artículo absurdo

confitura amarga

02/07/2013, 16:04 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

2 .- pero quien es el padre Señora Barrientos?? ah que usted no puede decirlo...pues entonces no nos moleste con este artículo absurdo y carente de interes..

superjordi28

02/07/2013, 12:59 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

1 .- Emocionante artículo, su contenido es interesantísimo...............

SOSCA

02/07/2013, 09:50 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

 

ACERCA DE

Paloma Barrientos.- Cuando se ha trabajado en la mayoría de medios de este país (radio, tele, periódicos, revistas…) resulta muy complicado hacer un resumen equilibrado de la vida laboral. Diré que he pasado muchas horas de mi vida (a veces en horarios indescriptibles) con los mejores compañeros que se puedan tener. Con ellos he compartido risas, alguna que otra lágrima y, sobre todo, mucha solidaridad. Que muchos de ellos son mis grandes amigos. Que he tenido jefes vanidosos, jefes excelentes que enseñaban, formaban y organizaban equipos fantásticos, jefes pasotas y divertidos, y también analfabetos funcionales, que suelen pasar al olvido. Que esta profesión me ha permitido conocer casi el mundo entero y a gente única, que de otra forma no me hubiera encontrado en mi camino. En general, y echando la vista atrás, puedo decir que elegí la mejor profesión. Al menos para mí.

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados