Lunes, 17 de diciembre de 2012

EL CONFIDENCIAL

ENCUESTA

¿A quién le daría el Premio Limón?
Francisco Rivera
Kiko Rivera
Borja Thyssen

EDICIONES ANTERIORES

· ARCHIVO

la guía miguelín

Ananías, un bistró de 1930

Ananías, un bistró de 1930

@Miguel Casas 17/12/2012

En 1930, Ananías Calzón empezó con esta casa de comidas en el barrio de Arguelles,  junto a la cárcel modelo, concretamente en la  plaza de la Moncloa número 3, y en la época se le conocía por 'el 3'. Hoy los terrenos de la plaza los ocupa el Cuartel General del Aire.

Ananías cambió de sitio en 1939, a la calle Galileo, su lugar actual, como consecuencia de la destrucción del inmueble en un bombardeo durante nuestra Guerra Civil.

Este bistró madrileño sigue siendo uno de los clásicos, y da gusto ir de vez en cuando por la amabilidad de su gente y su buen hacer en la cocina.

Dispone de tres comedores, el primero de la época de su fundación, paso obligado a los otros dos. Es todo una obra de arte para los amantes de la fiesta de los toros. Está decorado con un friso de azulejos de más de 100 años de antigüedad, con sus paredes cubiertas con carteles y fotos de motivos taurinos.

Entrando, nos encontramos con la barra del bar y una serie de mesas de mármol que dan paso al primero de sus tres comedores, decorados con tres cabezas de toro, carteles y fotos taurinas.

Los otros dos comedores son más modernos y están ambientados con cuadros y premios recibidos a lo largo de sus más de setenta años de existencia, como la medalla al mérito de gastronomía y el reconocimiento de la Federación Madrileña de Cafeterías, Bares y Tabernas a Ananías Calzón, que fue cofundador de dicha Federación.

Los actuales propietarios son la tercera generación desde su fundación; actualmente lo dirige Darío Cardo, nieto del fundador e hijo de Roberto, que aunque se ha jubilado suele ir todos los días por allí.

Su cocina es de mercado y de temporada, elaborada como en casa. Predominan los platos de cuchara; como la magnífica fabada Asturiana, las fabes con almejas, las lentejas con codorniz, los judiones con venado, el arroz negro y alguna cosita más ligera de primero, como sopas y ensaladas. En temporada, las setas.

De pescado; el tronco de merluza a la gallega, los salmonetitos a la andaluza, el rape frío alangostado y la lubina a la bilbaína.

De carnes; la perdiz estofada, las chuletillas de lechal o los magníficos platos de casquería, tan ricos y perseguidos por los médicos, como los riñones, los sesitos rebozados, las mollejas de cordero, los callos a la madrileña y el rabo de toro.

Los postres son caseros; la mousse de yogur con frambuesas, el arroz con leche, la tarta de orujo y la crema catalana.

La bodega es buena y muy completa, dispone de varias denominaciones de origen, desde vinos canarios a las clásicas de Rioja y Ribera y una buena representación de la denominación de origen Madrid, con un denominador común: a unos precios razonables.

De vez en cuando tiene ofertas muy interesantes, que complementan con cursos y catas para sus clientes.

Precio medio: 35 €
Galileo, 9 – Madrid
Teléfono: 91 448 68 01
Cierra los miércoles y durante las vacaciones de verano

Compártelo en Facebook

4 .- El bistró tradicional es simplemente una tasca, una taberna o un garito de París, que servía sobre todo vino. Era un lugar popular, que a menudo no gozaba de muy buena fama. A lo largo del siglo XX, el turismo lo fue convirtiendo en un punto de referencia del modo de vida parisino.

El bistró francés no tiene un estilo de comida definido aunque, por su origen obrero y popular, siempre ha servido platos tradicionales, hechos con alimentos frescos y considerados saludables. El menú de los bistrós, al igual que su decoración, se ha ido renovando hasta llegar a ser a menudo elegante, debido al auge de la comida tradicional y regional. Algunos chefs de cocina anglosajones como Jamie Oliver y Gordon Ramsey hacen referencia a este estilo. Algunos bistrós tienen, como antaño, despacho de venta de vinos y otros ofrecen platos de cocina internacional.

El término "bistró" se ha extendido a otros países, en los que se suele referir a establecimientos de reciente creación cuya cocina se basa en platos clásicos.

O sea, Ananias NO es un "bistro", sino un tasca o taberna típica madrileña de toda la vida.

¡Lo que hay que leer Dios mío! ¡Cuanto esnobismo!

Orsini

17/12/2012, 20:13 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

3 .- Hay que ser muy cursi - u otra mala cosa- para llamarlo "bistró".

SR.LOBO

17/12/2012, 10:36 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (1)

|

#

2 .- Esta taberna siempre fue el refugio de los amantes de la casquería, especialmente durante esas épocas en las que ésta pareció haber quedado destaerrada de los restaurantes e incluso de los mercados.

Los sesos rebozados, las mollejas de lechal, los callos, la lengua de ternera en salsa... No había "casco" que escapara a los fogones de Ananías. Y la verdad es que de allí se salía siempre satisfecho, aunque con más coresterol en la sangre.

Tengo que volver.

gsamsa

17/12/2012, 09:48 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

1 .- Me parece papanatería llamarlo bistró cuando tenemos la solera taberna, o mesón si quieren.

Además estas tabernas taurinas deberían declararse protegidas porque entrar en ellas es pasar al recuerdo y la historia, siendo además muy duchas en los platos tradicionales y a precio de saldo.

quisquilla

17/12/2012, 09:22 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (2)

|

#

 

ACERCA DE

Miguel Casas.- Recomendado en la Guía Miguelín “Comer bien en un restaurante de renombre no tiene mérito”. La guía Miguelín es perfecta para unos tiempos que no llaman al esnobismo: Miguel Casas, un profesional de las relaciones comerciales y aficionado a la buena mesa, nos ofrece una selección de restaurantes adeptos a la buena cocina, la limpieza, la simpatía de sus propietarios y la relación calidad-precio. La mayoría de los restaurantes incluidos en 'La Guía Miguelín' se encuentran en Madrid y su comunidad, aunque también figuran algunos de Segovia, Toledo, Alicante y Cádiz, su patria chica. El autor ha dividido Madrid en cuatro zonas, cada una acompañada de un plano en perspectiva de Pedro J. Villeta.

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados