Lunes, 10 de junio de 2013

EL CONFIDENCIAL

EDICIONES ANTERIORES

· ARCHIVO

la alacena de carlos herrera

Los mejores bares de España (III): En zigzag

España

Los mejores bares de España (III): En zigzag

@Carlos Herrera 31/05/2013

Quedaba uno para completar mi personal Top 5, las cinco mejores barras de España, o los cinco mejores bares. Y hay que acabar en Madrid. A mi entender, y no sin dificultad en la elección, Puerta 57, Barra Cibeles, es una perfección elegante, céntrica y equilibrada. Me refiero a la barra del restaurante anexo al estadio Santiago Bernabéu. Barra Cibeles es el reino de los alimentos de España, siempre frescos, siempre bien cocinados, variados, bien presentados y centrados en la cocina popular española. Todas las tapas posibles, servidas con diligencia, nos acercarán a los sabores de siempre, bien sea la difícil tortilla de patata, la ensaladilla rusa -al que hay que dedicarle un especial-  o el pulpo, el jamón o la fritura. Puerta 57 pertenece al grupo La Máquina, que ha diseminado por la capital una variada oferta gastronómica de múltiple factura: desde arroces a exquisiteces gourmet, todo con la hechura de los mejores profesionales. En Barra Cibeles uno puede saborear un excelente arroz o la mejor fabada -con permiso de mi amigo Paco Rodríguez de La Hoja, indudable Rey de la cosa-  o unas lentejas indiscutibles. Sin ir más lejos, el Cocido Madrileño o los callos son de indudable trascendencia. Y el marisco, indiscutible.

Aunque sería injusto no nombrar algún accésit. Sin salir de Madrid me quedo con dos barras de muy diferente factura pero de absoluta intensidad. Una es Catapa en la calle Menorca, en la que unos jóvenes e ilusionados creadores confeccionan pequeñas delicias muy bien elaboradas. Y otra es El Brillante, en Atocha, frente a la estación. Sí, ya lo sé, ya lo sé, que no es templo de diseño, pero a mi entender es la barra en la que deglutir el bocadillo de calamares marca de la ciudad, amén de cientos de cosas más, en ambiente de turistas, viajeros, jóvenes de afterhours, lugareños, amantes de las sensaciones de los bares de antes, del vocerío, de los tipos de paso, de las maneras rápidas. El Brillante no es ninguna exquisitez y carece de amaneramiento, pero me gusta por su contundencia, por su permanencia en viejos clasicismos: está igual que hace cincuenta años y no tiene ninguna intención de cambiar.

Más barras. Más accésits. Vamos hacia Valladolid, acopio de excelentes bares, de barras descomunalmente apetitosas. En la misma calle -Calixto Fdez. de la Torre- hay dos elementos que merecen parada y fonda. Uno es Villa Paramesa, lugar creativo y artesanal como pocos, en el que un equipo joven y familiar preparan sorpresas diarias que nunca habremos de olvidar: boletus, tempuras, foies y buenos vinos, por ejemplo. Frente a ellos, un gran clásico de la ciudad, un número uno: La Criolla, barra inacabable, superior, completa. Paco Martínez lleva muchos años dando de comer a propios y extraños y ciñéndose siempre a la mejor calidad. Goza de todos los premios posibles y, amén de toda la cocina que genera para su restaurante, su barra es un paraíso del mejor canapé, que es una palabra cursi que remite a las basurillas que dan en algunos cócteles de por ahí pero que no tiene nada que ver. Yo no los he probado tan completos y rotundos. E imaginativos.

Si nos queda tiempo y queremos visitar una de las más bellas ciudades de España, nos podemos acercar a Cuenca y detenernos en otro de los aspirantes a la mejor barra de España: La Ponderosa. Es otro de los tesoros nacionales en el que podemos disfrutar la grandeza del mejor producto: huevos de corral, chuletas, perdices, boletus, todo sin concesiones y en su hechura tradicional, casi eterna, inalcanzable.

Tras este zigzag, establecemos una nueva serie de barras que habrá de comenzar en la próxima semana. Añadan ustedes las que consideren oportunas.

Compártelo en Facebook

57 .- Continúa..
que recuerdos aquellos botellines pequeños de cinzano y de Martini.
Particularmente la denominación que mas me gusta, la mia propia natural es ir de vinos. Solamente en Madrid, me sale con mas frecuencia, lo de ir de cañas, dada lo cervecera que es la capi. O en Asturias de sidras, luego, se podrá pinchar lo que sea, pero considero que lo primero es la bebida.
Personalmente las denominaciones es lo de menos, lo bonito es poder ver comprobar, hablar, de la idiosincarasia de cada lugar, capital o pueblo, y luego sus barras mas peculiares; muchas veces etiquetando cometemos errores que no deseamos .
En las zonas de poco arraigo , " de vinos", casi siempre suelen decir, tomar el aperitivo.
Hasta otra amigos
Sal2

espa--

03/06/2013, 12:32 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (1)

|

#

56 .- Graciosa polémica, jjj.
Primero, porqué poneis entre paréntesis c y le, haciendo referencia Valladolid?, es que hay otras valladolides por ahí fuera?. Encima, hacer la sempiterna subdivisión en regiones se da a equívocos importantes.
Tiene razón quisquilla, en Valladolid se emplea pinchos, y explica muy bien el origen de la palabra. Yo añadiría que viene del palillo con una o dos aceitunas pinchadas, que se ponían encima del chato de vino o la caña.
Para mi la palabra digamos mas pura, seria chatear,
pienso que la esencia siempre fue el chato de vino -en vascolandia, chiquitos-. Por la mañana también, la denominación antigua, al menos en la mayoría de sitios era, ir a tomar el blanco; que quizá es el vino mas propio para antes de comer. Los domingos también, ir al vermu, bebida habitual que solia hacerse a la salida de misa, los papis los vermus, y los nenes el butano o el mosto; los chulis, solian tomar bitter.
Sigo....

espa--

03/06/2013, 12:18 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

55 .- #53 Es cierto. Pero lo curioso es que esa "tapilla" gratis sólo se pone en Valladolid desde hace muy poco[caldo, arroz, cacahuetes, patatas, croqueta, incluso pincho...] y nos sorprendía la generosidad de otros lugares nada más llegar a Madrid.

quisquilla

02/06/2013, 21:53 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

54 .- #50 Como norma general [ hay excepciones, claro], en Castilla y León la tapa se circunscribe a la que de manera gratuíta ofrecen junto con la caña, el vino u otro aperitivo.

No es fácil encontrar, sin embargo, la tapa de ensaladilla, por ejemplo, a 1€, la tapa de pulpo, a 2€, la tapa de esto otro a 1,50€, etc, etc

Ese concepto de tapa, eminentemente individual, servida en un plato muy pequeño y un tenedor, y cobrada a esos precios tan proporcionados al tamaño, NO son habituales en Castilla y sí lo son, y mucho, por ejemplo en Andalucía o Extremadura.

milenajesenska

02/06/2013, 21:33 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

53 .- #48 Puede ser, pero Castilla y León es muy grande y diversa.

Yo le puedo hablar por Valladolid y en mi entorno vamos desde siempre "de pinchos". Entre otras cosas porque es imposible ir de tapas ya los locales que cita Herrera están a reventar el fin de semana.

Y el Concurso Provincial es sólo de Pinchos, y aqui lo llamamos así desde siempre.

Me resulta rídiculo el debate y la indigestión de algunos por esa chorrada, pero a algunos les salen sarpullidos por ello. Ya es el colmo que me digan cómo hablo yo en mi ciudad

quisquilla

02/06/2013, 21:05 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

 

ACERCA DE

Carlos Herrera.- Carlos Herrera es periodista viajero, curioso y con buena memoria. Tiene la suerte de poder comer dos veces al día y, alguno de ellos, hacerlo fuera de casa. Husmeando por cocinas y despensas ha dado con un buen número de mesas y manteles al alcance de todos. Dignos de ser reconocidos, buena parte de esos refectorios y alacenas desfilan por esta sección en la que proclaman sus lugares favoritos.

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados