Viernes, 16 de noviembre de 2012

EL CONFIDENCIAL

ENCUESTA

En la polémica generada en La Voz por Sharay Abellán, usted está de parte de...
Kiko Hernández
José Antonio Abellán
David Bisbal

EDICIONES ANTERIORES

· ARCHIVO

malditos spoilers

Los 'papachichos' de la televisión

Los 'papachichos' de la televisión

Juan M. Fdez 10/11/2012

"Si haces una serie para niñas es muy efectivo quitarte la camiseta. Todo depende de lo que hagas. A las niñas les gusta ver a Mario Casas sin camiseta", comentaba hace una semana Yon González en una entrevista a este portal. El joven, que ahora triunfa en Gran Hotel, sabe de lo que habla. Y es que durante muchos años fue uno de los 'papachichos' más populares de la televisión. 

Sin embargo, desde que cayó en manos de la productora Bambú, primero en Gran Reserva y ahora en Gran Hotel, la carrera interpretativa del madrileño ha cambiado de forma radical. Ahora ya no necesita mostrar su torso desnudo para que su serie gane un par de décimas. Su reto es bien distinto: aprender e intentar estar a la altura de grandes de la interpretación como Concha Velasco, Asunción Balaguer o Adriana Ozores.

¡Y ojo! No es que digamos que por enseñar carne uno sea peor actor. Hay de todo en la viña del Señor. Ahí tenemos los casos de Maribel Verdú o Victoria Abril, que durante años fueron más conocidas por enseñar su sexo que por sus dotes interpretativas, y que ahora suman entre las dos una veintena de premios. Y ni qué decir de Penélope 'Jamón, Jamón' Cruz y sus senos con sabor a tortilla de patatas con cebolla.

Sólo decimos que el fenómeno de los 'papachichos' es una realidad y que se ha instalado en nuestra pequeña pantalla como en su día se instalaron las 'mamachichos'. No hay  ni una sóla serie dirigida para adolescentes, mujeres o gays en la que sus 'sabios' guionistas no escriban una escena en la que sus protagonistas muestren su torso fornido para que las décimas de share suban a la misma velocidad que las feromónas de sus seguidores.

Y no se crean que este fenómeno es made in Spain. Nada más lejos de la realidad. Al otro lado del Atlántico también han entendido que no sólo hay que contentar a los hombres. Allí estrenaron hace poco Arrow, una serie cuyo único interés radica en averiguar cuántos minutos pasarán hasta que su protagonista, Stephen Amell, vuelva a enseñar sus perfectas abdominales. Para historias de venganzas ya está el perfecto culebrón Revenge, donde por cierto también muestra de vez en cuando su anatomía el 'papachicho' Joshua Bowman.

Compártelo en Facebook
 

ACERCA DE

Juan M. Fdez.- Siempre he dicho que lo de ser periodista es vocacional. Después llegan los estudios, las licenciaturas, los doctorados, los papeles inservibles que certifican que estás ‘capacitado’ para contarles a los ciudadanos lo que ocurre en este loco mundo. Pero periodista de raza es aquel que de niño se graba a escondidas sus propios programas radiofónicos con un simple radiocasette, el que sale a la calle con su cámara de vídeo en mano para informar a sus familiares y amigos sobre las últimas inundaciones de su ciudad, el que sueña con llegar a la gran ciudad y entrevistar a todo tipo de personajes. De momento, algunos de esos sueños se han cumplido gracias a Reuters, 20 Minutos, Telecinco.es y ahora El Confidencial-Vanitatis. Pero aún quedan muchos por cumplir. The show must go on.

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados