Miércoles, 23 de enero de 2013

EL CONFIDENCIAL

ENCUESTA

¿A qué presentador le bajaría más el sueldo?
Jorge Javier Vázquez
Anne Igartiburu
Carlos Sobera
Ana Rosa Quintana
Susanna Griso
María Teresa Campos
Wyoming
Mariló Montero
Sara Carbonero
Matías Prats

EDICIONES ANTERIORES

· ARCHIVO

samantha.come

Una vuelta al mundo gastronómica, sin salir de Madrid

Madrid

Una vuelta al mundo gastronómica, sin salir de Madrid

@Samantha Vallejo-Nágera 15/02/2012

Madrid es un sitio increíble. Es como antes, cuando ibas a Nueva York y todo el mundo decía: “hay restaurantes de todas los países”. Pues en Madrid también. Y muy buenos y también baratos si buscamos bien. Se puede recrear un viaje fantástico con las comidas que hemos probado en esos lugares, pues los olores y los sabores son de las cosas que más recuerdos nos traen a la cabeza. Buenos y malos, todo hay que decirlo. En 15 paradas damos la vuelta al mundo en Vespa, nos ponemos morados y nos ahorramos el vuelo, que no está el horno para bollos...

1. Sin salir de Madrid puedes ir a un restaurante de un país al que ni remotamente tienes intención de ir, como por ejemplo Corea. La verdad que a mí no se me ha perdido nada en Corea y sin embargo he ido bastantes veces a un restaurante coreano que se llama Korea y que me encanta. Es pequeño, barato, tipo chino de barrio, pero te hacen la comida en la mesa con un 'camping gas' (el sistema es genial, el mantel tiene un cuadrado de tela que se levanta y un agujero en la mesa) y te vas fascinado con la comida.
 
2. Sigo mi vuelta al mundo por Madrid y llego al Ginger Boy Take Away. Este sitio es buenísimo. La comida es fusión-tailandesa y te lo llevan todo a casa si quieres. Tienen hasta menú para niños.
 
3. Y desde Tailandia pasamos a La India, al restaurante Swagat, en pleno barrio de Salamanca. Ahora que a los españoles nos gusta la comida hindú encontramos en Swagat los sabores más exóticos y tradicionales del norte de La India, como el chiken tikka o los currys de pollo y cordero.
 
4. Vamos hacia el norte de Asia recalando en Japón, y en concreto en Donzoko, un sitio muy auténtico. Hay que destacar que siempre hay mesas con clientes japoneses, lo cual es una garantía de calidad. La carta tiene una variedad increíble, te quedas con ganas de volver y probar otras cosas. Tiene una degustación muy buena que se llama Bento, en la que se come un poco de todo. Excelente la tempura y el sushi, y muy recomendable por su relación calidad-precio. No tiene la típica decoración japonesa minimalista, y desde luego no pertenece al boom actual de restaurantes japoneses. Este es un 'japo' de los de toda la vida de Madrid.                
 
5. Sudestada, fusión argentino-oriental. Muy divertido y original. La mejor comida del sudeste asiático en Madrid. La carrillada con curry rojo es perfecta. Te ayudan a elegir explicándote los platos, para que no te tires tres años pensando. Además, cada 15 días cambian la carta. El local tiene una decoración minimal muy correcta. Cuidado con los cócteles, son espectaculares pero peligrosos. Hay que reservar porque se llena en fin de semana.
 
6. Y subimos de Argentina, a Brasil, a Santo, con Juliana Aguiar (pronunciese Giuliana) a la que conozco perfectamente y puedo afirmar que su cocina es buena, una mezcla entre comida mediterránea y brasileira, con una materia prima de alta calidad. Los domingos tienen un brunch a partir de las 12,30 h: panes diferentes, mermeladas, huevos benedictine, queso, tomate, jamón... La decoración está muy cuidada y es acogedor.
 
7. Y saltamos de Argentina a Perú, con parada en Virú, con una cocina bien elaborada con toque contemporáneo y basada en las recetas peruanas tradicionales. El pulpo brasero a la parrilla es realmente bueno, y el ceviche de corvina. Tienen raya y pez mantequilla, dos pescados que me entusiasman.
           
8. Y ya en América latina nos vamos a un mexicano, que siempre me ponen contenta: La panza es primero. El color predomina en la decoración y el sentido del humor también. Las mesas con hules de todos los colores, tiene una terraza grande… y la comida está muy bien. Cuando hacemos encargos para empresas en mi catering vamos allí a veces. Es como si la juerga estuviera asegurada. Nos lo pasamos de miedo, volvemos locos a los camareros, cantamos, bebemos unos margaritas fantásticos…
 
9. A la derecha Cuba, y el Restaurante Zara; el Caribe en todo su esplendor, con su ropa vieja y su comida casera típica como el arroz con frijoles, los tostones, etc. La decoración es muy sencilla y básica, parece un Paladar de la vieja Habana. Además es baratísimo y la comida inmejorable. Y claro, los daikiris interminables.
 
10. De USA elegimos las american ribs. Para mí, sin ninguna duda, las mejores costillas son las del Restaurante El Descanso. Me llevaba mi padre cuando era pequeña. Como tenían cerca a los americanos de la base de Torrejón, las costillas a la brasa son alucinantes, buenísimas… Me encanta la salsa picante, además no son de esas pringosas. Tiene una terraza con parra y mantel de hule donde te sientes como en casa. Entre aterrizaje, autopista y costilla, pasas una comida de lo más apetecible. Es un sitio para llevar a los niños, éxito seguro.
 
11. Vamos al continente africano y os recomiendo el Kim bu mbu, un restaurante divertido y raro pero interesante. La decoración es típica africana, con esculturas tribales y dibujos geométricos en las paredes. Las recetas son de varios países como Congo, Sudáfrica, Camerún, Etiopía y Kenia. Sabores especiados y muy condimentados aunque adaptados al gusto occidental. Hay un menú degustación que está muy bien porque puedes elegir los platos y sólo cuesta 21 €.
 
12. Y llegamos a Europa empezando por Rusia. El Cosaco, el ruso de toda la vida en Madrid. El entorno, la zona de los Austrias, es precioso. Todo un plan: comer y un paseíto tranquilito después por esas calles históricas. Blinis, sopa Borsch, Pato Checkov, Strogonoff Imperial y Steak Tartar. Todo me gusta.  Ahora podemos ir al Frishka, donde se come bien y es agradable.
 
13. Ya en Suiza, vamos a La Fondue de Tell, local típico de las montañas suizas con el reloj de cuco y todo. La raclette y las fondues, desde la de queso a la Bourguignonne de carne, la chinoise, la cazador... Yo siempre pido hígado de pato.
 
14. De Francia, un sitio romántico: El viejo León, pequeño y con una comida exquisita tradicional gala. Tienen unos postres que me encantan… Es como estar en París en un bistró. Lleva muchísimo tiempo abierto en Madrid, unos 40 años, y me parece que la decoración sigue siendo la misma.
 
Otra opción es el Bla Bla Bla, donde al entrar te invade la sensación de estar en un acogedor bistró bien decorado, iluminado con cuidado, con arte colgando de sus paredes... Ese es el efecto que buscaban sus dueños, un lugar que invita a disfrutar. Destacan la clásica tatin o la mousse de chocolate oscura. Desde la mañana comienza por ofrecer desayunos y aperitivos. Me gusta la ensalada césar y el wrap de langostinos, y sobre todo sus mejillones en diferentes versiones, inmejorables.
 
Y ya que estamos en Francia... no hay que olvidar el Restaurante Moncalvillo, otro sitio romántico para ir en pareja, pequeño e íntimo, con velitas en las mesas. Muy agradable. Tiene una carta corta pero buena y también platos fuera de la carta. La cocina es muy cuidada, y disponen de un brunch los domingos estupendo.     
 
15. Y para terminar, Italia y la pizza. Para mí la mejor para llevar o tomar es la de Pizza Sana. Tienen muchísimas variedades, también integrales y sin gluten. Hay uno en Chueca y otro en Arturo Soria.  
 
A propósito de Italia, el otro día por casualidad fui al Restaurante Il Particolare, y me pareció muy pero que muy bueno. Cocina italiana nueva, creativa. La carta sorprende y el sabor de los platos también. La decoración es 'regulera', pero el resto aprobado.
 

Compártelo en Facebook

2 .- Samantha,
Enhorabuena por la selección. Muchos lugares interesantes, incluso algunos no demasiado conocidos para el público general.

Matoses

15/02/2012, 19:56 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

1 .- Madrid es la mejor plaza culinaria de España, por su variedad, por su calidad, por su gracia, porque va desde lo más exquisito a lo más castizo, por su atención.... sólo tiene un pero, las tapas o pinchos no han evolucionado, y no ofrece locales suficientes que ofrezca tapeo de calidad; eso sí, lo compensan con una caña alegre y bien tirada.

Les falta sólo eso, para ir de Madrid al cielo.

quisquilla

15/02/2012, 17:49 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

 

ACERCA DE

Samantha Vallejo-Nágera.- En este blog vais a poder encontrar lo más ‘fashionculinarychic’ que hay en vuestras vidas. Restaurantes, libros, recetas, productos, gangas, gadjets, aventuras y un montón de cosas más, siempre desde mi punto de vista como madre, empresaria, cocinera, presentadora de televisión, mujer solidaria y deportista, con más de quince años de experiencia con mi empresa Samantha de España y… ¡metida en todas las salsas! Todo esto será un cóctel explosivo para que semana a semana lo pasemos bomba juntos. By Samantha de España

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados