CASAS REALES

A Zarzuela el libro no le quita el sueño

Desde el gabinete de comunicación del palacio de la Zarzuela son tajantes respecto a la publicación del libro Letizia Ortiz: una republicana en la corte de
Foto: A Zarzuela el libro no le quita el sueño
A Zarzuela el libro no le quita el sueño

Desde el gabinete de comunicación del palacio de la Zarzuela son tajantes respecto a la publicación del libro Letizia Ortiz: una republicana en la corte de Juan Carlos I, del periodista Isidre Cunill. “No habrá ningún comunicado y tampoco respuesta oficial a un tema que no se considera importante”. Por lo tanto, y ante la llamada de muchos periodistas, insistiendo en si habrá alguna reacción, la respuesta es negativa.

“Tampoco hay órdenes por parte de nadie en negar nada que tenga que ver con este asunto”. Así de claros y concisos se muestran en Zarzuela. Por lo tanto, esperar cualquier novedad en este sentido es pedir peras al olmo. No estaría mal que fueran algo más expresivos, pero es lo que hay. La Casa de la Primera Familia funciona así. Lo que no gusta, no existe. 

Oficialmente, en palacio se enteraron de la existencia del libro de Cunill la semana pasada, cuando diversos medios llamaron al departamento de prensa para recabar información. Este dato hay que darlo por bueno y, por lo tanto, aceptar que la princesa no tenía ni idea de lo que se le venía encima. En principio, el libro puede resultar escandaloso, ya que Cunill repesca leyendas urbanas como el supuesto aborto que sufrió en un hospital de México cuando era sólo Letizia Ortiz o una presunta detención por posesión de hachís.

Narra también la relación sentimental con su primer marido, Alfonso Guerrero, al que conoció cuando él era su profesor y ella una postadolescente de 16 años. Nada que no se hubiera publicado en foros de internet o en tertulias agresivas de televisión donde se cuestionó en su día la idoneidad de la periodista Letizia. Ni tan siquiera el informe del CNI que se supone utiliza Cunill para su investigación llama la atención. La Casa Real habría solicitado una investigación concienzuda sobre la princesa. Lo desconcertante habría sido lo contrario. Si se despieza la vida de cualquier trabajador de la Casa, qué menos que analizar con lupa el pasado de Ortiz Rocasolano que, por otra parte, es muy común a muchos jóvenes de su generación, de la de antes y de la de ahora.

Novios variados y numerosos, consumir algún que otro canuto, beberse hasta el agua de los floreros en las fiestas de los pueblos, compaginar el novio del momento con el muchacho que  se acaba de conocer, enamorarse del profesor… Y así hasta un sinfín de arquetipos habituales que después desaparecen cuando se madura. El problema de la princesa es que alguien, o ella misma, quiso reescribir una biografía que, como la Cristo, empezó en la treintena. Y esa es la faena, que cuando se pretende borrar la normalidad, ésta  asoma y se convierte en superlativa.

Lo mejor habría sido imitar a Mette-Marit, que de su pasado oscuro (que tampoco lo era) hizo su propia catarsis. A no ser, como dice algún malvado, que este libro sirva para recuperar o renovar los seguidores de la princesa. Además, de este modo, se acaba de una vez con ese pasado que siempre vuelve. Una cosa es la crítica que se pueda hacer a ciertos aspectos que imperan en la institución, como es la total opacidad actual o las salidas de pata de banco de la princesa, y otra muy diferente que sea la diana de un pim, pam, pum donde el ataque se base en la moralidad sideral.  

A la consorte real le sobra prepotencia, pero eso ya lo sabía su marido cuando decidió convertirla en madre de sus hijos. Con lo cual, si hay que pedir cuentas públicas sería al heredero, porque su economía forma parte de los presupuestos del Estado. Como diría Belén Esteban: “Y si Letizia de joven se fumó un canuto, ¿qué pasa? ¡¿Vale?!”. Por cierto, ¿el príncipe nunca se tomó un whisky de más en sus veranos mallorquines? Pues sí. Y fui testigo.

Enlaces relacionados:

 - Un libro desvela oscuros episodios del pasado de la princesa Letizia

- Los mejores amigos de la princesa Letizia: el oro blanc y los diamantes

Casas Reales
Sigue esta sección:
#25
Compartir
Pues a esta ya no la echan ni con agua caliente. Se ha acomodado perfectamente al estilo de vida tradicional. Quien la ha visto y quien la ve, antes republicana de izquierdas y ahora ya digo, una señora bien casada que representa a la más alta institución de nuestro Estado.
Si hay problemillas como &034;cuñadas&034; o &034;pasado oscuro&034;, o &034;no tener vacaciones&034;, pues bueno, no todo iba a ser perfecto. Más cornás da el hambre.
Ampliar comentario
#24
Compartir
Todas estas acciones son importantes que se sepan porque nos dan pistas sobre los parametros morales de esta persona, si es generosa o no, altruista o no, inteligente o no, etc. es decir, apta para el puesto que ocupa. Hemos estado asistiendo anonadado a las metidas de pata continuas, la prepotencia, las groserias, las intrigas, la superficialidad y los complejos evidentes de esta sra con respecto a su fisico, que nos estan gritando que esta mujer NO DEBE DE ESTAR EN ESE PUESTO QUE OCUPA. Y lo peor: Una persona de ese calibre...con que cara se pone a PRESIDIR actos, o con que cara puede ANIMAR o MIRAR DESDE UNA PRETENDIDA SUPERIORIDAD SIMBOLICA Y MORAL a jovenes empresarios, universitarios, cientificos, bomberos, menores con discapacidades, o trabajadores de una fabrica de yogurt? También nos da pistas de como es en realidad su segundo marido que fue quien la eligio.
Ampliar comentario
#23
Compartir
De que se pueden asustar el borboneo menuda la viña y menudos los ramos de la misma, aquí hay que decir, aquello del los reales católicos reyes: Tanto monta monta tanto los borbones y los Ortiz, basta con tomar un libro de historia para saber como han sido y son los primeros
Ampliar comentario
#22
Compartir
Ampliar comentario
#21
Compartir
22, no entiendo por qué siempre se dice que nos constaría lo mismo o más tener un jefe de estado elegido; suprimimos la guardia real [1.400 sueldos y residencias], los yates y sus embarcaderos y le rebajamos el sueldo a un nivel parecido al del presidente del gobierno y ya hemos ahorrado una millonada. Además podríamos plantearnos si realmente nos hace falta una figura aparte como jefe de estado, o, puestos a ahorrar, ya nos bastaría con uno como en EE.UU. y otros países.
Ampliar comentario
#20
Compartir
Solo me parece bien la monarquía si lo hace bien.Si tuviéramos un Presidente por encima del primer ministro tendríamos el mismo gasto que con la familia real.Lo que no me parece bien, es que alguien tenga que ser rey o reina porque nació de ciertos padres[reyes] sin ver ni saber si está preparado para ese cargo.Con Leticia, creo que hay mucha,mucha envidia y mucha intolerancia.Se mira su pasado y no se la juzga por lo que ha hecho y como lo ha hecho desde que se casó. Y yo no veo que lo haya hecho peor que la Reina, y bastante mejor que sus cuñadas.El pasado es pasado y seguro que cualquiera de los que hablan de él tienen un pasado igual o peor que ella.Tengo bastantes años y me acuerdo lo mal que se habló en España de la Reina cuando se casó y ahora vemos que lo ha hecho excelentemente.Supongo que los izquierdismos se le irán pasando, pues verá que quien más se mete con ella son los que preconizan todos esos libertinajes para ellos y la sociedad
Ampliar comentario
#19
Compartir
20 y 19
Ampliar comentario
#18
Compartir
Sabemos algo de la vida privada de Elena y de Cristina?, sabe Dios como fue su juventud o es que solo Letiizia tuvo juventud? las hijas de los ricos no abortaron nunca. Veo que estos articulos son de machistas y clasistas. Letizia lo hace bien y eso es lo que importa. ¿ Que es , que un archiduquesa austriaca , seria virgen y martir esperando un principe? jajaja por favor.....que estos tiempos son para todos igual....
Animo Letizia , que sale la envidia del español , hiciste bien una del pueblo en el trono de España.....que ladren. El que escribió el libro de mi ni un ?. De lo que voy leyendo por estos articulos no me creo ni el 90%.
Ampliar comentario
#17
Compartir
El grave problema que tiene Leticia Ortiz es ...... la envidia de los españoles.
Nos gusta creer que estamos con el de clase baja, el pobre o el inmigrante hasta que este asciende y nos deja al resto atrás, entonces.... a por él.

Todos tenemos derecho a cometer errores y a cambiar el rumbo de nuestra vida y sería positivo que a Leticia se la valorara sobre cómo lo hace ahora y no porque un señor que quiera vender libros, hable de sus melopeas de juventud [le ofreceré a este señor mis memorias].

El caso de Grace Kelly, eva perón y muchas más, nunca se dará en españa ya que este perfil nunca contará con las simpatías de la sociedad española por envidia.


Ampliar comentario
#16
Compartir
17
1
Ampliar comentario
#15
Compartir
Ya vas siendo hora que estos vividores dejen su poltrona. Vivimos en una meritocracia y esta dinastía no deja de sangrar un erario público totalmente arruinado.
Ampliar comentario
#14
Compartir
Me parece extraño, muy extraño, que cuando salió el libro de Pilar Urbano, enseguida salió la CR a desmentir. Después con la publicaciónd e 2El Jueves&034; hasta el Fiscal General del Estado toma medidas, y resulta que ahora no dicen nada y que solo les interesa los asuntos importantes... ¿Quién calla otorga?.

Ampliar comentario
#13
Compartir
Sra. Barrientos, ¿una postadolescente de 16 años? Será una adolescente, y claro que muchas se enamoran del profesor, pero no creo que sea tan normal irse a vivir con él. No digo que esté mal [si acaso los responsables son los adultos que permitieron la situación], sino que me parece que no es normal. Incluso en algunos países se consideraría que el adulto comete un delito contra la menor.

Tampoco me parece tan normal lo de salir con otro hombre cuando vives con tu novio, el cual se entera de que te vas a casar con otro por los medios de comunicación; si haces eso cuando tienes 34 años, ¿cuándo se supone que te va a llegar la madurez para comportarte con más seriedad?
Ampliar comentario
#12
Compartir


esoty con el 1, dejando de lado la veracidad de lo que viene en el libro [aunque, aplicando un mínimo de sentido común, &034;Interné&034; no debería ser considerado muy fiable], afirmar que un aborto, liarse con un profesor siendo poco menos que adolescente, líarse con cualquier desconocido teniendo novio o sin tenerlo es normal, no sé en que mundo vive el periodista, porque a mí no e lo parece, y que cosnte que tengo 25 años y me gusta mucho la fiesta y tal.

Periodista: tampoco hay que dársela tan de &034;moderno&034; para vender, si es que eso es ser &034;moderno&034;. Desde luego que eso no es lo común a la juventud de hoy en día.
Ampliar comentario
#11
Compartir
Letizia, al parecer, tenía otra vida antes de llegar a ser Princesa. Y, a poco que se urge, las vidas de los que no son Príncipes suelen ser vulgares: comes, trabajas, te jodes y a veces te fumas un canuto. Antes en la Monarquía Española no había vidas vulgares.
Ampliar comentario