CASAS REALES

A Zarzuela el libro no le quita el sueño

Desde el gabinete de comunicación del palacio de la Zarzuela son tajantes respecto a la publicación del libro Letizia Ortiz: una republicana en la corte de
Foto: A Zarzuela el libro no le quita el sueño
A Zarzuela el libro no le quita el sueño

Desde el gabinete de comunicación del palacio de la Zarzuela son tajantes respecto a la publicación del libro Letizia Ortiz: una republicana en la corte de Juan Carlos I, del periodista Isidre Cunill. “No habrá ningún comunicado y tampoco respuesta oficial a un tema que no se considera importante”. Por lo tanto, y ante la llamada de muchos periodistas, insistiendo en si habrá alguna reacción, la respuesta es negativa.

“Tampoco hay órdenes por parte de nadie en negar nada que tenga que ver con este asunto”. Así de claros y concisos se muestran en Zarzuela. Por lo tanto, esperar cualquier novedad en este sentido es pedir peras al olmo. No estaría mal que fueran algo más expresivos, pero es lo que hay. La Casa de la Primera Familia funciona así. Lo que no gusta, no existe. 

Oficialmente, en palacio se enteraron de la existencia del libro de Cunill la semana pasada, cuando diversos medios llamaron al departamento de prensa para recabar información. Este dato hay que darlo por bueno y, por lo tanto, aceptar que la princesa no tenía ni idea de lo que se le venía encima. En principio, el libro puede resultar escandaloso, ya que Cunill repesca leyendas urbanas como el supuesto aborto que sufrió en un hospital de México cuando era sólo Letizia Ortiz o una presunta detención por posesión de hachís.

Narra también la relación sentimental con su primer marido, Alfonso Guerrero, al que conoció cuando él era su profesor y ella una postadolescente de 16 años. Nada que no se hubiera publicado en foros de internet o en tertulias agresivas de televisión donde se cuestionó en su día la idoneidad de la periodista Letizia. Ni tan siquiera el informe del CNI que se supone utiliza Cunill para su investigación llama la atención. La Casa Real habría solicitado una investigación concienzuda sobre la princesa. Lo desconcertante habría sido lo contrario. Si se despieza la vida de cualquier trabajador de la Casa, qué menos que analizar con lupa el pasado de Ortiz Rocasolano que, por otra parte, es muy común a muchos jóvenes de su generación, de la de antes y de la de ahora.

Novios variados y numerosos, consumir algún que otro canuto, beberse hasta el agua de los floreros en las fiestas de los pueblos, compaginar el novio del momento con el muchacho que  se acaba de conocer, enamorarse del profesor… Y así hasta un sinfín de arquetipos habituales que después desaparecen cuando se madura. El problema de la princesa es que alguien, o ella misma, quiso reescribir una biografía que, como la Cristo, empezó en la treintena. Y esa es la faena, que cuando se pretende borrar la normalidad, ésta  asoma y se convierte en superlativa.

Lo mejor habría sido imitar a Mette-Marit, que de su pasado oscuro (que tampoco lo era) hizo su propia catarsis. A no ser, como dice algún malvado, que este libro sirva para recuperar o renovar los seguidores de la princesa. Además, de este modo, se acaba de una vez con ese pasado que siempre vuelve. Una cosa es la crítica que se pueda hacer a ciertos aspectos que imperan en la institución, como es la total opacidad actual o las salidas de pata de banco de la princesa, y otra muy diferente que sea la diana de un pim, pam, pum donde el ataque se base en la moralidad sideral.  

A la consorte real le sobra prepotencia, pero eso ya lo sabía su marido cuando decidió convertirla en madre de sus hijos. Con lo cual, si hay que pedir cuentas públicas sería al heredero, porque su economía forma parte de los presupuestos del Estado. Como diría Belén Esteban: “Y si Letizia de joven se fumó un canuto, ¿qué pasa? ¡¿Vale?!”. Por cierto, ¿el príncipe nunca se tomó un whisky de más en sus veranos mallorquines? Pues sí. Y fui testigo.

Enlaces relacionados:

 - Un libro desvela oscuros episodios del pasado de la princesa Letizia

- Los mejores amigos de la princesa Letizia: el oro blanc y los diamantes

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios