CASAS REALES

El Rey, cada vez más alejado de los Príncipes en su treinta y cinco aniversario como monarca

Hace treinta y cinco años, cuando don Juan Carlos fue proclamado Rey de España, no estaba nada claro que pudiera hacerse con las riendas de un país
Fecha
Tags

    Hace treinta y cinco años, cuando don Juan Carlos fue proclamado Rey de España, no estaba nada claro que pudiera hacerse con las riendas de un país donde la mayoría de los ciudadanos querían vivir en libertad, en una democracia aún sin consolidar. El pasado pesaba sobre la corona por ser heredero impuesto y con el acatamiento de los Principios del Movimiento como telón de fondo. Un currículum nada prometedor. Pero lo que parecía imposible, se hizo aceptable y, más tarde, el 23 de febrero de 1981, don Juan Carlos se convertiría en rey de todos los españoles, al imponerse al golpe de estado con unos activos que aún perduran, pero que no se heredan. Es la diferencia entre padre e hijo. Mientras el titular ya lo ha demostrado durante más de tres décadas, el heredero aún tiene la mayor parte de su futuro profesional sin escribir. El ADN dinástico forma parte de la herencia pero, como dijo el Rey: “Este es un trabajo que hay que ganárselo todos los días”.

    Para el monarca, ayer fue un día como otro cualquiera. Recibió en audiencia al presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno y nada más. No hubo celebración institucional de ningún tipo y tampoco reunión doméstica en Zarzuela, porque los miembros de la Primera Familia andaban  todos ellos desperdigados. La infanta Elena en Sevilla, inaugurando el Salón Internacional del Caballo de Pura Raza (SICAB); la duquesa de Palma, de regreso a su hogar norteamericano; la Reina, ejerciendo de reina; los príncipes volando a Perú…

    La austeridad es la única explicación para la ausencia de repercusión festiva de estos treinta y cinco años de reinado. A veces, y más después de la intervención a la que fue sometido el Jefe del Estado en mayo pasado, cualquier envoltorio mediático es bueno como promoción. No habrían estado mal unas fotografías sino oficiales sí oficiosas del Rey con su hijo y con la heredera del heredero posando en una especie de liturgia dinástica que, al fin y al cabo, es la base en la que se sustentan las monarquías.

    Salvo las que se hicieron al poco de nacer la infanta Leonor, no hay imágenes del abuelo real posando exclusivamente con su nieta. Existen de grupo familiar en Palma, pero no marcando la diferencia como heredera del heredero, como hacen otros titulares europeos. La conexión filial de don Juan Carlos con su hijo es muy diferente a la que mantiene con su primogénita. Mientras que al monarca se le ha visto muchas veces comiendo con la infanta Elena, en los toros y hasta de cañas en el hotel Ritz, la relación con el Príncipe es más adusta en todo aquello que tenga que ver con temas no oficiales y sí lúdicos.

    Los encuentros eran más numerosos en la época de soltería. Ahora son escasos. En los veranos, por ejemplo, antes de la llegada de doña Letizia a palacio, era habitual ver a padre e hijo desayunando juntos en el Club Náutico de Palma durante las regatas. Después, esas charlas filiales y públicas desaparecieron. Siempre se ha dicho que el Príncipe tiene más afinidad con su madre que con su padre. La propia Reina contaba a Pilar Urbano que el carácter de su hijo es más parecido al suyo y, por lo tanto, hay más apego maternal. Estos treinta y cinco años habrían sido un buen momento para esas esperadas y deseadas fotos del Jefe del Estado con el Príncipe y con Leonor. Tres generaciones con un mismo destino.

    Enlaces relacionados

    Botín y Amancio Ortega se negaron a dar su opinión sobre el Príncipe en el libro de José María Iñigo

    La realidad de la Casa Real supera a la ficción

    El Rey Juan Carlos que sólo Selina Scott conoció

    #20
    Compartir
    Yo al rey siempre me lo imagino agarrado a un manojo de zanahorias, en plan Escarlata O
    Ampliar comentario
    #19
    Compartir
    13

    Vuelvo a discrepar, desde mi supina ignorancia, pues, la diferencia, entre súbdito, y ciudadano, la otorga la plenitud de derechos del segundo, y la restricción de estos en el primero.

    Cuando un individuo, vinculado por razón de nacimiento con un Estado [esto es, sin haber prestado su consentimiento individual], puede acceder, en igualdad de condiciones, con el resto a cualquier cargo público, en un sistema más o menos democrático, hablamos de ciudadanos, cuando el individuo nace capitidisminuido [monarquías], e impedido para el acceso a ciertos cargos, son súbditos.

    Por supuesto todo ello en una terminología clásica, que hoy se usa poco, porque no es políticamente correcta.

    En cuanto a la Democracia, requiere, sine qua non, una serie de requisitos, como la igualdad [14 CE], y la división de poderes [Montesquieu], cosas, ambas, que en España no existen, hay dos tipos de individuos, los llamados a la corona, y los demás, y los jueces dependen de un Consejo nombrado por el Legislativo y cobran del Ejecutivo, ¿hay mayor barbaridad que un Ministerio de Justicia en una Democracia?, al gobierno le corresponde la Gracia, no la Justicia.

    Y, además, lo de Leticia..... Uff...
    Ampliar comentario
    #18
    Compartir
    Me parece un articulo fuera de lugar, que mala le... e Paloma B. Que tonterias se escriben, asi nos van las cosas en general. Que sabe Barrientos de la relaccion del principe con su padre? La princesa lo esta haciendo bien , no dar mas vueltas...que quereis? Que pais de envidiosos y chismosos
    Ampliar comentario
    #17
    Compartir
    Me parece un articulo fuera de lugar, que mala le... e Paloma B. Que tonterias se escriben, asi nos van las cosas en general. Que sabe Barrientos de la relaccion del principe con su padre? La princesa lo esta haciendo bien , no dar mas vueltas...que quereis? Que pais de envidiosos y chismosos
    Ampliar comentario
    #16
    Compartir
    Ni el republicano más combativo podría imaginarse mejores embajadores para que vuelva la República que el Heredero y, sobre todo, su consorte.

    Ampliar comentario
    #15
    Compartir
    Elena Reina
    Ampliar comentario
    #14
    Compartir
    El principe es un niñato. Se caso de prisa y corriendo, sin reflesionar con tiempo por medio. La chica quiere vivir muy bien pero sin sacrificios No quiere veranear aqui, que no le saquen fotos alli......Las amistades que tiene no son las mejores para una futura reina El con toda la formacion que trataron de darle es un calzonazos MANDARA ELLA
    Ampliar comentario
    #13
    Compartir
    8 Querido contertulio, me alegro de que su discrepancia, aunque tengo que decirle con el máximo respeto que no tiene vd. ni idea de lo que está hablando.
    Decir subditos en un sistema de monarquia constitucional, es muestra de un desconocimiento sideral de la cuestión, que con tanta osadia e ignorancia aborda.
    Todos lo ssitemas democráticos del mundo, tienen por diversas razones un Presidente del Estado, que debe moderar la vida política entre otras funciones, y un Presidente de Gobierno que es el que real y unicamente gobierna.
    Así las cosas la evidente ventaja de la Monarquia sobre la república reside precisamente eneso que Vds. critican, en que el Rey nace Rey y por tanto no se debe a ningún partido político o grupo de presión, pudiendo por tanto ser de esta manera, y solo de esta manera, totalmente imparcial.
    Reducir la cuestión a que si me cae mal Letizia porqué noseque...no supone un análisis serio de una cuestión que si lo es.
    Por último dar la enhorabuena a El Confiodencial, que parece que está consiguiendo que muchos de sus lectores [Beee] dejen de pensar en profundidad sobre la cuestión, y con simplezas puedan tomar postura a favor de a República.
    Saludos,. B.E.R.
    Ampliar comentario
    #12
    Compartir
    10 Y toda su prole tan prolifera.
    Ampliar comentario
    #11
    Compartir
    5 Si, si. Claro. ¿Te imaginas un Zapatero de Rey? Los arabes nos cortarían el petroleo, o aún peor, a Belén Esteban [ya es la princesa del pueblo] de Reina?
    El ser Rey no se enseña en 2 tardes y los contactos y las confianzas no se pasan así como así.
    O Monarquía o No Monarquía, pero nada de chanchullos. Yo, sinceramente creo que la Monarquía nos ha dado más de lo que nos ha costado... aunque me gustaría saber cuanto se destina a ella.
    Ampliar comentario
    #10
    Compartir
    Pues yo prefiero a Pepiño Blanco, o a Acebes o a cualquier otro inútil al frente de una República antes que a un Borbón al frente del Estado. Pero por una razón muy obvía. Al inútil de la república lo puedo quitar a los cuatro años. Al otro inútil lo tengo que aguantar hasta que se muera.
    Ampliar comentario
    #9
    Compartir


    Personalmente creo que tanto el Rey como la Reina han jugado un gran papel en estos 35 años de reinado o transicion.Por mi parte gratitud por el pasado,pero exigente con el presente y el futuro.

    Los 100 mejores empresarios españoles,de la mano del exministro Serra le han presentado un documento evaluando la realidad española.

    Tanto el Rey como el principe Felipe tiene ahi la mejor ocasion para jugar su papel el uno como Jefe de Estado y el otro como sucesor.

    A partir de ahi Sr Barrientos sabremos si nuestra Monarquia,ademas de buenisimo relaciones publicas,de buenisimo representantes en el exterior de la &034;marca España&034; son utiles y necesarios para los problemas actuales.
    Ampliar comentario
    #8
    Compartir
    7

    El problema, el auténtico problema, que usted apunta, no es otro que el miedo a la libertad.

    Ante la posibilidad de que la Democracia, de lugar a designaciones como La Condesa, o Pepiño, es mejor renunciar a ella, que correr el albur del ejercicio de la misma.

    Y, perdone, si discrepo, pero entiendo que el ejercicio de la libertad es irrenunciable.

    Si nuestro actual Rey, o el segundo marido de Leticia, son tan maravillosos y fantásticos, que se presenten a las elecciones a Presidente de la República [que no sería la primera vez], y que las ganen, y aprendan el esfuerzo, el sacrificio, y a tragarse un sapo cada mañana, como los demás.

    Ahora bien, si la imagen que tenemos es la almibarada de una prensa servil, incapaz de crítica, que cuando el escandalazo del oso calló, cuando metieron en la cárcel a su administrador, calló, cuando sus amigos íntimos, De la Rosa y Conde, fueron detenidos y condenados, calló, y solo sabe sacar la imagen dulce y típica, para súbditos, pues existe un error de información, no monárquicos por convicción.

    Entristece que alguien, pueda preferir el servilismo de ser súbdito, a la plenitud de ser ciudadano, solo por miedo.

    Eso es un drama.
    Ampliar comentario
    #7
    Compartir
    No me gusta Juan Carlos Borbón, no me gusta su hijo, me disgusta enormemente que el segundo herede, porque sí, el poder del primero. La figura del Sr. Borbón sólo ha servido para afianzar la partitocracia que tenemos, es decir, la falta de democracia desde un inicio.

    Nos vendieron la transición como algo magnífico y ejemplar, no han parado de vendernos la imagen de Borbón, a base de &034;publi-reportajes&034; disfrazados de grandes producciones televisivas, nos han tratado de ocultar siempre todos sus lados oscuros que me temo que son más que aquellos que se conocen.

    ¿Qué pasó el 23-F?. No me creo que no supiese nada de lo que iba a ocurrir, que no estuviese al tanto. Suarez lo sabía y decidió dimitir antes de tamaño disparate montado desde arriba y en el que metían a Tejero, haciéndole creer que se metía en un verdadero golpe. Por eso le dijo a Armada que él de ahí no salía, cuando éste se lo pidió, y ahí se rompió el guión ... y sálvese quien pueda y primero el Borbón.

    Ha sido y es un triste y mal Jefe de Estado que sólo ha mirado por sus intereses y el de aquellos que arriba lo mantenían. Su hijo hará otro tanto.

    ¿Solución?: la República y, por favor, no tengamos miedo a la libertad
    Ampliar comentario
    #6
    Compartir
    Otro articulito plagado de falsedades, medias verdades y sobre todo mucha intencióbn republuicana que ya no se molestan en disimular en El Confidencial....en fin...


    Por mi parte gracias a S.M. el Rey, y espero que los descerebrados que pululbn con tanta impunidad por nuestro panorama público no se afanen en el futuro en cargarse la institución más seria [la únca diría yo] la más fiable y la que mejor resultado nos está dando, para colocar a un Pepiño Blanco o un Acebes de Presidente de la República.

    Saludos, B.E.R.
    Ampliar comentario