La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

CASAS REALES

El Rey, cada vez más alejado de los Príncipes en su treinta y cinco aniversario como monarca

Hace treinta y cinco años, cuando don Juan Carlos fue proclamado Rey de España, no estaba nada claro que pudiera hacerse con las riendas de un país

Hace treinta y cinco años, cuando don Juan Carlos fue proclamado Rey de España, no estaba nada claro que pudiera hacerse con las riendas de un país donde la mayoría de los ciudadanos querían vivir en libertad, en una democracia aún sin consolidar. El pasado pesaba sobre la corona por ser heredero impuesto y con el acatamiento de los Principios del Movimiento como telón de fondo. Un currículum nada prometedor. Pero lo que parecía imposible, se hizo aceptable y, más tarde, el 23 de febrero de 1981, don Juan Carlos se convertiría en rey de todos los españoles, al imponerse al golpe de estado con unos activos que aún perduran, pero que no se heredan. Es la diferencia entre padre e hijo. Mientras el titular ya lo ha demostrado durante más de tres décadas, el heredero aún tiene la mayor parte de su futuro profesional sin escribir. El ADN dinástico forma parte de la herencia pero, como dijo el Rey: “Este es un trabajo que hay que ganárselo todos los días”.

Para el monarca, ayer fue un día como otro cualquiera. Recibió en audiencia al presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno y nada más. No hubo celebración institucional de ningún tipo y tampoco reunión doméstica en Zarzuela, porque los miembros de la Primera Familia andaban  todos ellos desperdigados. La infanta Elena en Sevilla, inaugurando el Salón Internacional del Caballo de Pura Raza (SICAB); la duquesa de Palma, de regreso a su hogar norteamericano; la Reina, ejerciendo de reina; los príncipes volando a Perú…

La austeridad es la única explicación para la ausencia de repercusión festiva de estos treinta y cinco años de reinado. A veces, y más después de la intervención a la que fue sometido el Jefe del Estado en mayo pasado, cualquier envoltorio mediático es bueno como promoción. No habrían estado mal unas fotografías sino oficiales sí oficiosas del Rey con su hijo y con la heredera del heredero posando en una especie de liturgia dinástica que, al fin y al cabo, es la base en la que se sustentan las monarquías.

Salvo las que se hicieron al poco de nacer la infanta Leonor, no hay imágenes del abuelo real posando exclusivamente con su nieta. Existen de grupo familiar en Palma, pero no marcando la diferencia como heredera del heredero, como hacen otros titulares europeos. La conexión filial de don Juan Carlos con su hijo es muy diferente a la que mantiene con su primogénita. Mientras que al monarca se le ha visto muchas veces comiendo con la infanta Elena, en los toros y hasta de cañas en el hotel Ritz, la relación con el Príncipe es más adusta en todo aquello que tenga que ver con temas no oficiales y sí lúdicos.

Los encuentros eran más numerosos en la época de soltería. Ahora son escasos. En los veranos, por ejemplo, antes de la llegada de doña Letizia a palacio, era habitual ver a padre e hijo desayunando juntos en el Club Náutico de Palma durante las regatas. Después, esas charlas filiales y públicas desaparecieron. Siempre se ha dicho que el Príncipe tiene más afinidad con su madre que con su padre. La propia Reina contaba a Pilar Urbano que el carácter de su hijo es más parecido al suyo y, por lo tanto, hay más apego maternal. Estos treinta y cinco años habrían sido un buen momento para esas esperadas y deseadas fotos del Jefe del Estado con el Príncipe y con Leonor. Tres generaciones con un mismo destino.

Enlaces relacionados

Botín y Amancio Ortega se negaron a dar su opinión sobre el Príncipe en el libro de José María Iñigo

La realidad de la Casa Real supera a la ficción

El Rey Juan Carlos que sólo Selina Scott conoció

#20
Yo al rey siempre me lo imagino agarrado a un manojo de zanahorias, en plan Escarlata O
Ampliar comentario
#19
13

Vuelvo a discrepar, desde mi supina ignorancia, pues, la diferencia, entre súbdito, y ciudadano, la otorga la plenitud de derechos del segundo, y la restricción de estos en el primero.

Cuando un individuo, vinculado por razón de nacimiento con un Estado [esto es, sin haber prestado su consentimiento individual], puede acceder, en igualdad de condiciones, con el resto a cualquier cargo público, en un sistema más o menos democrático, hablamos de ciudadanos, cuando el individuo nace capitidisminuido [monarquías], e impedido para el acceso a ciertos cargos, son súbditos.

Por supuesto todo ello en una terminología clásica, que hoy se usa poco, porque no es políticamente correcta.

En cuanto a la Democracia, requiere, sine qua non, una serie de requisitos, como la igualdad [14 CE], y la división de poderes [Montesquieu], cosas, ambas, que en España no existen, hay dos tipos de individuos, los llamados a la corona, y los demás, y los jueces dependen de un Consejo nombrado por el Legislativo y cobran del Ejecutivo, ¿hay mayor barbaridad que un Ministerio de Justicia en una Democracia?, al gobierno le corresponde la Gracia, no la Justicia.

Y, además, lo de Leticia..... Uff...
Ampliar comentario
#18
Me parece un articulo fuera de lugar, que mala le... e Paloma B. Que tonterias se escriben, asi nos van las cosas en general. Que sabe Barrientos de la relaccion del principe con su padre? La princesa lo esta haciendo bien , no dar mas vueltas...que quereis? Que pais de envidiosos y chismosos
Ampliar comentario
#17
Me parece un articulo fuera de lugar, que mala le... e Paloma B. Que tonterias se escriben, asi nos van las cosas en general. Que sabe Barrientos de la relaccion del principe con su padre? La princesa lo esta haciendo bien , no dar mas vueltas...que quereis? Que pais de envidiosos y chismosos
Ampliar comentario
#16
Ni el republicano más combativo podría imaginarse mejores embajadores para que vuelva la República que el Heredero y, sobre todo, su consorte.

Ampliar comentario
#15
Elena Reina
Ampliar comentario
#14
El principe es un niñato. Se caso de prisa y corriendo, sin reflesionar con tiempo por medio. La chica quiere vivir muy bien pero sin sacrificios No quiere veranear aqui, que no le saquen fotos alli......Las amistades que tiene no son las mejores para una futura reina El con toda la formacion que trataron de darle es un calzonazos MANDARA ELLA
Ampliar comentario
#13
8 Querido contertulio, me alegro de que su discrepancia, aunque tengo que decirle con el máximo respeto que no tiene vd. ni idea de lo que está hablando.
Decir subditos en un sistema de monarquia constitucional, es muestra de un desconocimiento sideral de la cuestión, que con tanta osadia e ignorancia aborda.
Todos lo ssitemas democráticos del mundo, tienen por diversas razones un Presidente del Estado, que debe moderar la vida política entre otras funciones, y un Presidente de Gobierno que es el que real y unicamente gobierna.
Así las cosas la evidente ventaja de la Monarquia sobre la república reside precisamente eneso que Vds. critican, en que el Rey nace Rey y por tanto no se debe a ningún partido político o grupo de presión, pudiendo por tanto ser de esta manera, y solo de esta manera, totalmente imparcial.
Reducir la cuestión a que si me cae mal Letizia porqué noseque...no supone un análisis serio de una cuestión que si lo es.
Por último dar la enhorabuena a El Confiodencial, que parece que está consiguiendo que muchos de sus lectores [Beee] dejen de pensar en profundidad sobre la cuestión, y con simplezas puedan tomar postura a favor de a República.
Saludos,. B.E.R.
Ampliar comentario
#12
10 Y toda su prole tan prolifera.
Ampliar comentario
#11
5 Si, si. Claro. ¿Te imaginas un Zapatero de Rey? Los arabes nos cortarían el petroleo, o aún peor, a Belén Esteban [ya es la princesa del pueblo] de Reina?
El ser Rey no se enseña en 2 tardes y los contactos y las confianzas no se pasan así como así.
O Monarquía o No Monarquía, pero nada de chanchullos. Yo, sinceramente creo que la Monarquía nos ha dado más de lo que nos ha costado... aunque me gustaría saber cuanto se destina a ella.
Ampliar comentario
#10
Pues yo prefiero a Pepiño Blanco, o a Acebes o a cualquier otro inútil al frente de una República antes que a un Borbón al frente del Estado. Pero por una razón muy obvía. Al inútil de la república lo puedo quitar a los cuatro años. Al otro inútil lo tengo que aguantar hasta que se muera.
Ampliar comentario
#9


Personalmente creo que tanto el Rey como la Reina han jugado un gran papel en estos 35 años de reinado o transicion.Por mi parte gratitud por el pasado,pero exigente con el presente y el futuro.

Los 100 mejores empresarios españoles,de la mano del exministro Serra le han presentado un documento evaluando la realidad española.

Tanto el Rey como el principe Felipe tiene ahi la mejor ocasion para jugar su papel el uno como Jefe de Estado y el otro como sucesor.

A partir de ahi Sr Barrientos sabremos si nuestra Monarquia,ademas de buenisimo relaciones publicas,de buenisimo representantes en el exterior de la &034;marca España&034; son utiles y necesarios para los problemas actuales.
Ampliar comentario
#8
7

El problema, el auténtico problema, que usted apunta, no es otro que el miedo a la libertad.

Ante la posibilidad de que la Democracia, de lugar a designaciones como La Condesa, o Pepiño, es mejor renunciar a ella, que correr el albur del ejercicio de la misma.

Y, perdone, si discrepo, pero entiendo que el ejercicio de la libertad es irrenunciable.

Si nuestro actual Rey, o el segundo marido de Leticia, son tan maravillosos y fantásticos, que se presenten a las elecciones a Presidente de la República [que no sería la primera vez], y que las ganen, y aprendan el esfuerzo, el sacrificio, y a tragarse un sapo cada mañana, como los demás.

Ahora bien, si la imagen que tenemos es la almibarada de una prensa servil, incapaz de crítica, que cuando el escandalazo del oso calló, cuando metieron en la cárcel a su administrador, calló, cuando sus amigos íntimos, De la Rosa y Conde, fueron detenidos y condenados, calló, y solo sabe sacar la imagen dulce y típica, para súbditos, pues existe un error de información, no monárquicos por convicción.

Entristece que alguien, pueda preferir el servilismo de ser súbdito, a la plenitud de ser ciudadano, solo por miedo.

Eso es un drama.
Ampliar comentario
#7
No me gusta Juan Carlos Borbón, no me gusta su hijo, me disgusta enormemente que el segundo herede, porque sí, el poder del primero. La figura del Sr. Borbón sólo ha servido para afianzar la partitocracia que tenemos, es decir, la falta de democracia desde un inicio.

Nos vendieron la transición como algo magnífico y ejemplar, no han parado de vendernos la imagen de Borbón, a base de &034;publi-reportajes&034; disfrazados de grandes producciones televisivas, nos han tratado de ocultar siempre todos sus lados oscuros que me temo que son más que aquellos que se conocen.

¿Qué pasó el 23-F?. No me creo que no supiese nada de lo que iba a ocurrir, que no estuviese al tanto. Suarez lo sabía y decidió dimitir antes de tamaño disparate montado desde arriba y en el que metían a Tejero, haciéndole creer que se metía en un verdadero golpe. Por eso le dijo a Armada que él de ahí no salía, cuando éste se lo pidió, y ahí se rompió el guión ... y sálvese quien pueda y primero el Borbón.

Ha sido y es un triste y mal Jefe de Estado que sólo ha mirado por sus intereses y el de aquellos que arriba lo mantenían. Su hijo hará otro tanto.

¿Solución?: la República y, por favor, no tengamos miedo a la libertad
Ampliar comentario
#6
Otro articulito plagado de falsedades, medias verdades y sobre todo mucha intencióbn republuicana que ya no se molestan en disimular en El Confidencial....en fin...


Por mi parte gracias a S.M. el Rey, y espero que los descerebrados que pululbn con tanta impunidad por nuestro panorama público no se afanen en el futuro en cargarse la institución más seria [la únca diría yo] la más fiable y la que mejor resultado nos está dando, para colocar a un Pepiño Blanco o un Acebes de Presidente de la República.

Saludos, B.E.R.
Ampliar comentario