CASAS REALES

La reina se va de boda: no a Mónaco; sí a Jordania

Tras pasar unos días en Marivent en compañía de su hermana Irene, la reina Sofía estuvo este viernes en la boda de Rashid Bin Hassan, hijo

Tras pasar unos días en Marivent en compañía de su hermana Irene, la reina Sofía estuvo este viernes en la boda de Rashid Bin Hassan, hijo de Hassan, hermano del fallecido rey Hussein de Jordania, y Zeina Shaban, que se celebró en Amán ante la presencia de la familia real hachemí y numerosos ‘royals’ europeos. Ana María de Grecia, el príncipe Felipe de Edimburgo – que acudió sin su esposa, la reina Isabel II-, Victoria y Daniel de Suecia… Aunque el protagonismo se le volvió a llevar Rania, que no logró desbancar en elegancia a Noor, la reina viuda de Jordania.

La reina Sofía acudió sola al enlace porque, como ya es costumbre a pesar de su convalecencia por la operación de rodilla que ha sufrido recientemente, el rey Juan Carlos decidió quedarse en casa y no acompañar a su esposa a la boda del sobrino de Hussein de Jordania, con el que mantenía un estrecho vínculo de amistad. Pero, lo que más llamó la atención de esta ceremonia- más allá de los centímetros de distancia que separan al novio de la novia- fue que la Casa Real española mandara representación oficial y no lo hiciera, en cambio, en la 'gran boda monegasca' de Alberto de Mónaco y Charlene Wittstock.

Entonces, Zarzuela afirmó que la invitación tan sólo fue  cursada por la Casa Principesca de Mónaco a jefes de Estado, y, por lo tanto, el único representante posible por parte de la Casa Real española era el Rey, que al encontrarse en plena recuperación, excusó su asistencia. En cambio, la explicación oficial perdió fuelle cuando los herederos de Dinamarca, Noruega o Suecia aparecieron en la alfombra roja en la que se convirtió Montecarlo durante la boda de su soberano.

La asistencia de la reina Sofía a este enlace de sus ‘amigos’ jordanos viene a confirmar que, en efecto, existe un malestar entre ambas casas reinantes y que el plantón no tenía más justificación que la de darle su merecido a Alberto de Mónaco por su incómoda pregunta durante la elección de la sede de los Juegos Olímpicos para 2012, que acabó con el sueño de convertir a Madrid en ciudad olímpica.

Noticias relacionadas

- Segundo gran día para Mónaco: Alberto II y Charlene se casarán en un enlace religioso

- Los desplantes de los Borbones a la familia Grimaldi

- El Rey comunica a Alberto de Mónaco que no podrá asistir a su boda el sábado

#8
Compartir
3 Ay, pues si los Reyes de España son tan clasistas, primero, que no anden invitando a los &034;pelados&034; del paraíso fiscal a sus bodas, si no le dan importancia, ¿para qué fregaos les extienden invitación, la última a la boda del niñato con la corrientita de Leti, y también les andan organizando desayunos como cuando Alberto vino a una Expo no se qué o Feria...Por ahí hay que empezar y no sólo cuando LES CONVIENE..por favor, un poquito de....
Ampliar comentario
#7
Compartir
No me cae ni bien ni mal Rania pero ¿Por qué va incorrecta? O más bien ¿Por que le falta al respeto a la reina Sofía?
No me parece que vaya como para ir a una boda pero de ahí a faltarle a la reina de España..........
En todo caso se lo faltará a los novios, porque esta chica cuando quiere sabe ir bien despampanante.
Ampliar comentario
#6
Compartir
5

Cuarto; Rania va incorrecta; los demás, perfectos. Ella, parece que va a inaugurar una escuela infantil; es una falta de respeto a la Reina de España, por ejemplo; luego decimos de nuestra Letizia.

Quinto; el novio-sobrino le quita el título de &034;Gran orejas de los royals&034; al mismísimo Carlos de Inglaterra. No me extraña que Felipe de Edimburgo se sienta como en casa.

Ampliar comentario
#5
Compartir
Creo que hay que tener más cuidado al escribir de estas cosas; un poquito de protocolo elemental.

Primero, el Príncipe Felipe de Edimburgo no &034;acudió sin su esposa&034;, es al revés, la importante es ella; más bien la Reina Isabel II [No acude y no puede hacerlo, por protocolo elemental] envió a su consorte en su representación.

Segundo, por el mismo motivo, el Rey de España en persona, no puede acudir a la boda de un sobrino de una casa real. Ya es un inmenso honor que se les hace el que acuda una reina reinante; esto se debe a la gran relevancia que se le quiere dar a la casa real de Jordania, herederos de Hussein.

Tercero, lo de Monaco, pese a tener la consideración de soberanos [NO reyes] es una coña, un puerto deportivo como Marina D&039;Or que vive de la opacidad fiscal y de los moros y sudamericanos horteras que caen por allí. Grace Kelly le dio en sus tiempos, un cierto toque de clase que sus tres hijos se apresuraron a contrarrestar. Hay que recordar que Raniero, bastante más serio que sus hijos, descendía de un individuo llamado &034;El Pirata Grimaldi&034; que actuaba en la zona marsellesa y fundó el &034;Principado&034;.

[sigo]


Ampliar comentario
#4
Compartir
Dadala amistad de los Reyes con la familia real de Jordania es normal la asistencia de la Reina, aunque la boda no sea de estado.
Ampliar comentario
#3
Compartir
No hay comparación posible, Mónaco no pasa de ser un circo con forma de paraíso fiscal, punto pelota.
Ampliar comentario
#2
Compartir
Pues tan molestos están nuestros Royals con Alberto de Mónaco por la susodicha pregunta? No será que pensaban sacar una gran tajada [como ellos hacen]si los Juegos Olímpicos se hubiesen celebrado en Madrid? No será que quizás Albertito les tocó el bolsillo?

Y ya se sabe para los Borbones, la pela es la pela, y máxime teniendo que mantener a toda la prole propia adosados incluidos, más agregados varios [hermanitos se Sofi]y fundamentalmente en tiempos de crisis no solo financiera, sino también de adhesión monárquica.
Ampliar comentario
#1
Compartir
.
Desde la salida de Sabino de la Casa Real, cada decisión de esta se convierte en un motivo de crítica, por la irracionalidad, y por cuanto revela de contradición y capichito, pues nadie, allí, asume que lejos de ellos la condición de pensadores y que deben ser marionetas de cuyos hilos tire gente especialmente preparada -actualmente en la Casa, niguno-.

Si se ha pretendido zaherir al de Mónaco, so pretexto de haber hecho lo que debía, aquello a lo que estaba inexcusablemente obligado -nos guste, o no-, cualquier espectador desapasionado debe entenderlo como timbre de honor y gloria para él. Ha sabido enfrentarse al Rey de España, para cumplir su obligación como miembro del COI [recuérdese Munich 72]. Loor y gloria a quién así actúa.

Dadas su relaciones, y deudas de gratitud, con el Monarca Jordano, no está mal que se vaya, pero bien podría haberse utilizado la diplomacia, mandando representación también a Mónaco, y lo que haya que decir, dígase, como es habitual, en privado, y sin alaracas.

Pero &034;La Casa&034; ha pasado de Palacio a Corrala [quizá la llegada de Leti tenga algo que ver], y gustan demasiado de tender la ropa sucia en el patio.

Lástima!

Ampliar comentario