CASAS REALES

La reina se va de boda: no a Mónaco; sí a Jordania

Tras pasar unos días en Marivent en compañía de su hermana Irene, la reina Sofía estuvo este viernes en la boda de Rashid Bin Hassan, hijo

Tras pasar unos días en Marivent en compañía de su hermana Irene, la reina Sofía estuvo este viernes en la boda de Rashid Bin Hassan, hijo de Hassan, hermano del fallecido rey Hussein de Jordania, y Zeina Shaban, que se celebró en Amán ante la presencia de la familia real hachemí y numerosos ‘royals’ europeos. Ana María de Grecia, el príncipe Felipe de Edimburgo – que acudió sin su esposa, la reina Isabel II-, Victoria y Daniel de Suecia… Aunque el protagonismo se le volvió a llevar Rania, que no logró desbancar en elegancia a Noor, la reina viuda de Jordania.

La reina Sofía acudió sola al enlace porque, como ya es costumbre a pesar de su convalecencia por la operación de rodilla que ha sufrido recientemente, el rey Juan Carlos decidió quedarse en casa y no acompañar a su esposa a la boda del sobrino de Hussein de Jordania, con el que mantenía un estrecho vínculo de amistad. Pero, lo que más llamó la atención de esta ceremonia- más allá de los centímetros de distancia que separan al novio de la novia- fue que la Casa Real española mandara representación oficial y no lo hiciera, en cambio, en la 'gran boda monegasca' de Alberto de Mónaco y Charlene Wittstock.

Entonces, Zarzuela afirmó que la invitación tan sólo fue  cursada por la Casa Principesca de Mónaco a jefes de Estado, y, por lo tanto, el único representante posible por parte de la Casa Real española era el Rey, que al encontrarse en plena recuperación, excusó su asistencia. En cambio, la explicación oficial perdió fuelle cuando los herederos de Dinamarca, Noruega o Suecia aparecieron en la alfombra roja en la que se convirtió Montecarlo durante la boda de su soberano.

La asistencia de la reina Sofía a este enlace de sus ‘amigos’ jordanos viene a confirmar que, en efecto, existe un malestar entre ambas casas reinantes y que el plantón no tenía más justificación que la de darle su merecido a Alberto de Mónaco por su incómoda pregunta durante la elección de la sede de los Juegos Olímpicos para 2012, que acabó con el sueño de convertir a Madrid en ciudad olímpica.

Noticias relacionadas

- Segundo gran día para Mónaco: Alberto II y Charlene se casarán en un enlace religioso

- Los desplantes de los Borbones a la familia Grimaldi

- El Rey comunica a Alberto de Mónaco que no podrá asistir a su boda el sábado

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios