CASAS REALES

Los Príncipes de Asturias, los grandes ausentes de la cena de gala de los grandes duques herederos

Luxemburgo. Siete de la tarde. Los asistentes a la cena de gala organizada por Stéphanie y Guillermo de Luxemburgo empiezan a llegar al palacio ducal. Matilde

Luxemburgo. Siete de la tarde. Los asistentes a la cena de gala organizada por Stéphanie y Guillermo de Luxemburgo empiezan a llegar al palacio ducal. Matilde y Felipe de Bélgica, Victoria de Suecia, Mette-Marit y Haakon de Noruega, Lalla Salma de Marruecos, Pavlos y Marie-Chantal de Grecia, Máxima y Guillermo de Holanda; todos se preparan para compartir con la pareja la noche previa a su enlace religioso. Entre los invitados, una ausencia destacable: la de los príncipes de Asturias. 

Todo el mundo quería ver el modelo que luciría doña Letizia la noche del viernes, durante la recepción organizada con motivo de la boda de la condesa de Lannoy y el príncipe Guillermo de Luxemburgo. Sin embargo, la desilusión llegó al ver que, tras llegar los últimos invitados, los príncipes españoles no estaban entre los asistentes al banquete; una ausencia que llama la atención puesto que la mayoría de las casas reales europeas se encontraban allí. 

“Esta mañana, la princesa tenía un acto en Toledo que ha terminado a mediodía. Por su parte, el príncipe tenía que trabajar también. Han salido de Zarzuela cuando ya era de noche. No les resultaba compatible acudir a la cena del viernes. No podían estar desde el principio de los festejos hasta al final y decidieron acudir únicamente a la ceremonia en la catedral y al banquete posterior, es decir, los actos centrales. No es lo mismo ir desde Bruselas, por ejemplo, que desde Madrid”, argumentan desde el departamento de prensa de Casa Real, para justificar este hecho, que según explican, no fue nunca confirmado por ellos.

En efecto, si uno mira la agenda real de los príncipes de Asturias, únicamente aparece su asistencia a la ceremonia religiosa en la catedral, algo que encaja con las explicaciones de Zarzuela. Aún así, en este tipo de acontecimientos es habitual encontrarse con los novios la noche antes del enlace en una cena en palacio; como sucedió en las bodas de Catalina y Guillermo de Inglaterra o Victoria y Daniel de Suecia, banquetes a los que sí asistió la pareja española.
“Era una cena para agasajar a los invitados que ya se encuentran en territorio luxemburgués. No forma parte de los celebraciones centrales de la boda”, puntalizan desde Casa Real, para quitarle importancia a este detalle.
“La casa real luxemburguesa tiene muy buenas relaciones con la casa real española. En todo momento han estado en contacto y sabían que no acudirían a la cena de gala. De hecho, les llamamos ofreciendo nuestra ayuda para lo que necesitarán. No están alojados en un hotel, forman parte del grupo de invitados “especiales” de los duques y están en una de sus residencias”. 
La ausencia de los príncipes de Asturias cobra quizás mayor importancia cuando se hace un repaso de los invitados que acudieron a la cena organizada por los novios en el palacio real: la familia real belga al completo, Victoria de Suecia, Mette-Marit y Haakon de Noruega, Marta Luis de Noruega y Hari Behn, Carlota de Mónaco, Lalla Salma de Marruecos, Pavlos y Marie-Chantal de Grecia, Máxima y Guillermo de Holanda, Emanuel Filiberto de Saboya, etc. 
Entre los invitados detacó la presencia de la reina Fabiola de Bélgica, que pese a no estar anunciada en un principio quiso honrar con su presencia a la condesa de Lannoy, de origen belga.
Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios