CASAS REALES

El enésimo desplante del príncipe Felipe a Luis Alfonso de Borbón

Nuevo episodio en la cronología de desencuentros entre Luis Alfonso de Borbón, hijo del fallecido duque de Cádiz y de la famosísima Carmen Martínez Bordiú, y
Foto: El enésimo desplante del príncipe Felipe a Luis Alfonso de Borbón
El enésimo desplante del príncipe Felipe a Luis Alfonso de Borbón

Nuevo episodio en la cronología de desencuentros entre Luis Alfonso de Borbón, hijo del fallecido duque de Cádiz y de la famosísima Carmen Martínez Bordiú, y la Casa Real española. Horas después de viajar al enlace nupcial de los grandes duques herederos de Luxemburgo, el príncipe Felipe acudió, en Évora, una pequeña localidad medieval del sur de Portugal, al bautizo de su nueva ahijada. Se trata de la princesa Beatriz, primogénita del príncipe Carlos Felipe de Orleans, hijo de la conocida Beatriz de Orleans, y de la princesa Diana Alvares Pereira de Melo, duquesa de Cadaval. Desde el primer momento en el que los padres de la pequeña le propusieron al heredero que fuera el padrino de su primera hija, don Felipe se mostró “honrado”, según confirma la abuela paterna del bebé, y dispuesto, sin cortapisas, a participar en la ceremonia religiosa. Sin embargo, su determinación ha encendido los ánimos de Luis Alfonso y su familia, que ven en este acontecimiento un nuevo desplante, el enésimo de la Casa Real al heredero de un inexistente trono francés.

Con la asistencia de don Felipe al bautizo de la polémica, parece evidente que éste y su padre, el rey don Juan Carlos, se llevan mejor con la rama de los Orleans, en pugna dinástica -quimérica para muchos- con Luis Alfonso por la corona de Francia, que con su propio familiar. Tal y como ha podido saber Vanitatis, el enfado en el entorno del bisnieto de Franco ha sido mayúsculo y evidente, entre otras cosas, porque el hijo de Beatriz de Orleans y el conde de París también utiliza el título de duque de Anjou, que ahora don Felipe ha 'legitimado' en cierto modo. En España, Luis Alfonso no tiene tratamiento de Alteza Real, como si ocurre en Francia o Italia por ejemplo, y solo es excelentísimo señor. De ahí que hayan entendido la presencia del príncipe de Asturias en la celebración del sacramento como un “agravio totalmente gratuito”, según estas mismas fuentes. Un término que Carmen Martínez Bordiú, la madre del duque Borbón, ya utilizó en su día cuando la Casa Real evidenció su mala relación con ellos y declinó la invitación a la boda de Luis Alfonso con la rica heredera venezolana Margarita Vargas en La Romana, una paradisíaca urbanización en República Dominicana. “No entiendo el enfado, yo quiero mucho a Carmen y su familia”, confiesa Beatriz de Orleans a Vanitatis.
 
En cambio, la ausencia de representante al enlace nupcial por parte de la monarquía española fue algo muy comentado en su día. Luis Alfonso es sobrino segundo del Rey y primo segundo del príncipe Felipe. A pesar de este desplante, éste, tan bisnieto de Alfonso XIII como Elena, Cristina, Felipe o los hijos de Doña Pilar y doña Margarita, siempre ha optado, de puertas hacia fuera, en remarcar que su relación con la Casa Real española era cordial. En cambio, en petit comité se despachaba a gusto y criticaba que, teniendo una vida tan trágica, ni su tío ni su primo le arroparan al menos públicamente. Lo cierto es que el duque de Anjou nunca ha estado en una recepción en Zarzuela. Es más, ni los Reyes ni las infantas ni los príncipes conocen a ninguno de sus tres hijos. Ni han estado en el bautizo de estos, a pesar de que Luis Alfonso siempre les ha invitado formalmente. El primogénito del duque de Cádiz y la nietísima ha mostrado su indignación en más de una ocasión, ya que su benjamina podría compartir perfectamente juegos con las infantas Leonor y Sofía, de edades parecidas. Además, la Casa Real tampoco se personó en el entierro de Emmanuella Dampierre, abuela y una de las personas más importantes de su vida, que falleció hace unos meses. Pero parece que no hay visos de que la relación mejore.
 
Posiblemente, esa ausencia en el entierro es la clave del misterio de toda esta historia, porque la aristócrata italiana-francesa, con fama de mujer férrea e inconmovible, fue la que más luchó para convertir a su hijo Alfonso de Borbón, fallecido en un accidente de esquí en Estados Unidos en 1989, en rey de España. La recuperación dinástica una vez muere Franco, que se personalizó en la figura de don Juan Carlos, es algo con lo que nunca estuvieron de acuerdo el duque de Cádiz y su familia. Y siempre lo manifestaron. Las hemerotecas recuerdan cómo el marqués de Villaverde llamaba al actual monarca “El Príncipe”, de una forma, que a Don Juan Carlos le sonaba peyorativa. Hubo una tregua cuando murió el benjamín de Martínez Bordiú en un accidente de tráfico. El Rey le puso un avión a su disposición, pero Carmen lo rechazó. Desde entonces, los malentendidos y los desplantes entre ambas ramas de los Borbón han sido una constante. Ahora, la historia se repite.
Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

El sentido de las lágrimas de Djokovic
Crisis in Six Scenes Season 1 – Sneak Peek
Un perro llamado dolor (Luis Eduardo Aute)