CASAS REALES

Los correos subidos de tono de Iñaki Urdangarin

El sábado 16 de febrero, Diego Torres y su mujer, Ana María Tejeiro, se personarán nuevamente ante el juez Castro en calidad de imputados. El socio
Foto: Los correos subidos de tono de Iñaki Urdangarin
Los correos subidos de tono de Iñaki Urdangarin

El sábado 16 de febrero, Diego Torres y su mujer, Ana María Tejeiro, se personarán nuevamente ante el juez Castro en calidad de imputados. El socio de Iñaki Urdangarin lo hará a las once de la mañana y Tejeiro un poco antes, a las nueve y media. Ambos podrán acogerse a su derecho a no declarar como en anteriores ocasiones. Esta comparecencia, al igual que la del duque de Palma, que tendrá lugar el día 23, fue solicitada por la Fiscalía Anticorrupción el 18 de enero pasado y parece que esta vez el examigo del yerno del Rey está dispuesto a defenderse utilizando todos sus recursos. Pero además, como confirman fuentes de toda solvencia a Vanitatis, Torres tiene en sus manos material intrascendente desde el punto de vista judicial que, sin embargo, podría dañar mucho la ya de por sí deteriorada imagen de Urdangarin.

De momento se ha conocido el contenido de varias remesas de “bombas informativas”, que es como definió su abogado, Manuel González Peeters, los correos electrónicos que Torres ha ido filtrando con cuentagotas, pero con un efecto mediático y judicial enorme. De hecho, a raíz de uno de ellos, el juez Castro imputó al secretario personal de las infantas, Carlos García Revenga. Otra de las misivas, en la que Urdangarin se despedía como “el duque em…Palma…do”, originó la retirada de la placa con el nombre de los duques en la Rambla de Palma y que Casa Real eliminara todo rastro de Urdangarin el su página web oficial.

Ahora habría otra partida que Torres que no afectaría al procedimiento judicial, pero sí resultaría demoledora para la imagen del yerno del Rey, ya que se trataría de mensajes subidos de tono, de carácter sexual y de corte machista. Estos comentarios de tipo tabernario podrían la guinda a la maltrecha imagen del exjugador de balonmano, pero probablemente no tendrían mayor trascendencia en su relación afectiva con la infanta Cristina, ya que ella y Casa Real conocen a la perfección el contenido de los mismos.

A pesar de que en su día se planteó el divorcio como alternativa para salvar de los desmanes a la Institución, está opción está totalmente descartada. Ni la investigación del CNI a una joven espectacular de nacionalidad rusa, que sólo era amiga y no espía, como se llegó a publicar, ni los nombres de otras amistades femeninas del duque (aparezcan o no en esos mails) han supuesto ningún problema para el matrimonio. Llama la atención que si Urdangarin tiene copia de todos estos correos y los facilitó en su día a quien correspondiera en Zarzuela no existan maniobras alternativas para frenar el impacto de las “bombas” de Torres. 

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios