HOY ES SU CUMPLEAÑOS

La princesa Leonor, una década de peculiar y oficiosa 'normalidad'

Diez años de normalidad en términos oficiosos. Visto desde el otro lado de los 80 kilómetros del muro que bordea el monte El Pardo, el término normalidad adquiere otra categoría

Foto: La princesa de Asturias en un montaje realizado por 'Vanitatis'
La princesa de Asturias en un montaje realizado por 'Vanitatis'

Si veinte años no es nada, como dejó escrito Alfredo Le Pera en el histórico tango interpretado por Carlos Gardel, diez años es… toda una vida, al menos para la princesa Leonor de Borbón y Ortiz. O un año menos, desde su punto de vista, para que sus padres le autoricen el uso de ese ansiado móvil —¡que funcione de verdad!— con el que sueñan ahora todos los niños.

Este 31 de octubre, fecha en la que desde 1924 se celebra el Día Mundial del Ahorro, Leonor de Todos los Santos de Borbón y Ortiz celebra su primera década de la vida; y al mismo tiempo, su segundo cumpleaños como princesa de Asturias; o lo que es igual, como heredera del trono de España.

Diez años de normalidad, en términos oficiosos. Y es muy probable que así haya sido. Porque su rutina diaria genera, para ella, una sensación muy similar a la que pueda sentir cualquier escolar de su edad, independientemente de que se suba cada mañana a un todocamino Lexus o a un utilitario biplaza.

De momento (a sus diez años), transmite síntomas de poder consolidar a medio plazo un carácter con más ingredientes similares a los de su padre que a los de su madreAunque, en fin, visto desde el otro lado de los 80 kilómetros del muro que bordea el monte El Pardo, el término normalidad adquiere otra categoría. Muy pocos escolares pueden hacer la tarea cada tarde, por ejemplo, en un entorno habitado por miles de ciervos, miles de gamos y centenares de animales de otras especies. Y ninguno, desde luego, celebra su décimo cumpleaños a escasas fechas de que la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre haya emitido más de 300.000 sellos de Correos con su imagen.

La normalidad por la que ha transitado la infanta Leonor, luego princesa y ahora heredera, es la que se desprende de su propia naturaleza: la de una niña que asume progresivamente su rol y que poco a poco toma conciencia de quién es por el hecho de haber nacido en la familia a la que pertenece. Y precisamente por ello, Leonor de Todos los Santos de Borbón y Ortiz ni es ni puede ser una niña que haya disfrutado o pueda disfrutar de la 'normalidad' de los demás niños y niñas de su generación.

Más cercana a Felipe que a Letizia, más griega que Borbón

Así está siendo educada en su casa. Y así vive su peculiar normalidad. Consciente, ya, de que está llamada a ser la reina de España, como lo estuvieron cada una de las diez mujeres que han ostentado el título de Princesa de Asturias desde 1402, de las que solamente cuatro llegaron a ocupar el trono al que en algún momento de su vida debían aspirar.

Leonor con sus abuelos, los Reyes eméritos (Gtres)
Leonor con sus abuelos, los Reyes eméritos (Gtres)

La princesa Leonor es la undécima. Y apunta maneras. De momento (a sus diez años), transmite síntomas de poder consolidar a medio plazo un carácter con más ingredientes similares a los de su padre que a los de su madre; más próximos a los que identifican a su abuela que a los de su abuelo. Más griega que Borbón.

La pequeña heredera es reflexiva, observadora, reservada, serena, tenaz, bastante disciplinada… Otra cosa será cómo evolucione durante la adolescencia, qué rasgos sobrevivan a la denominada 'edad del pavo' y cuáles se consoliden en la etapa de su primera madurez. Pero, hoy por hoy, ella transmite la sensación de ser consciente de su responsabilidad.

Y si esta peculiar normalidad persevera en el tiempo, la princesa Leonor podrá convertirse algún día en Leonor I de Borbón, saltándose así las veintitantas Leonores que jalonan los siglos XII, XIII, XIV y XV de los distintos reinos de la Península, con presencia también en las casas reales de Inglaterra, Francia, Dinamarca, Italia… Ninguna en Grecia, curiosamente, a pesar de que el nombre de Leonor hunde sus raíces en la mitología griega (Helios, dios de la luz).

Las otras Leonores

Leonor fue, por ejemplo, la esposa de Alfonso VIII. Ella era hija de Leonor de Aquitania, una mujer 'rompedora' que reinó en Francia (fue esposa de Luis VII) y posteriormente en Inglaterra (esposa de Enrique II). De su segundo matrimonio nació Leonor de Castilla y Plantagenet (1191-1214), reina consorte por su matrimonio con Jaime I el Conquistador. Y bisabuela de la infanta Leonor de Castilla (1256-1275), que a su vez era nieta de Alfonso X El Sabio.

La última reina Leonor fue Leonor de Viseu (1458-1525), esposa de Juan II de Portugal, la madre de Alfonso de Portugal, casado desde muy niño con Isabel de Aragón, la primera de los cinco hijos que tuvieron los Reyes Católicos.

De una a otra se contabilizan más de veinte Leonores. Entre ellas, Leonor de Borgoña (esposa de Valdemar III de Dinamarca), hija única de Alfonso II de Portugal y Urraca de Castilla; Leonor de Provenza (esposa de Enrique III de Inglaterra) y madre de Eduardo I de Inglaterra, que a su vez se casó con Leonor de Castilla, hija de Fernando III El Santo; Leonor de Guzmán, la 'preferida' de Alfonso XII de Castilla; Leonor de Sicilia, tercera esposa de Pedro IV de Aragón y madre de Leonor de Aragón, esposa de Juan I de Castilla; Leonor de Trastámara, hija de Enrique II, esposa de Carlos III de Navarra y madre de Blanca I de Navarra; Leonor Urraca de Castilla, esposa de Fernando I de Portugal, madre de Leonor de Aragón (mujer de Eduardo I de Inglaterra) y abuela de Leonor de Portugal (esposa de Fernando III de Habsburgo).

Pero solamente ha habido otra Leonor que recibió el título de Princesa de Asturias. Fue la segunda hija de Juan II de Castilla y de María de Aragón, que heredó el título cuando tan solo tenía un año, al morir su hermana mayor (Catalina, fallecida a los dos años de edad), si bien posteriormente lo perdió al nacer su hermano Enrique, posteriormente Enrique IV de Castilla. Leonor también falleció muy pronto, a los dos años, en 1425, el mismo año en el que nació su hermano Enrique. Como es sabido, Juan II contrajo matrimonio posteriormente con Isabel de Portugal, con la que tuvo dos hijos: Isabel I la Católica y Alfonso de Castilla.

Y después de más de 500 años, otra Leonor —la pequeña heredera de la Casa de Borbón— está llamada a recuperar tal histórico nombre para la monarquía de España. La cuarta reina desde Isabel la Católica (1451-1504).

Fermín J. Urbiola
Fermín J. Urbiola

Fermín J. Urbiola

Periodista y escritor

www.ferminjurbiola.com o en Facebook

 

 

 

 

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
62 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios