familia imperial de japón

La otra princesa triste de Japón: Aiko no puede mantenerse en pie

Según ha informado este miércoles la agencia de la casa imperial de Japón, Aiko está enferma y lleva ya un mes sin acudir al colegio

Foto: Aiko junto a sus padres, los príncipes Naruhito y Masako (Gtres)
Aiko junto a sus padres, los príncipes Naruhito y Masako (Gtres)

La princesa que nunca sonríe está en problemas. A punto de cumplir los 15 años, Aiko de Japón ha vivido duros momentos a lo largo de su corta vida. Aparte de la discriminación que sufre por parte de la casa imperial nipona, en la que sigue vigente la ley sálica que le impedirá convertirse en emperatriz algún día, la hija de Naruhito y Masako tuvo hace unos años problemas escolares por culpa del acoso de otros alumnos. A causa de su carácter tímido e introvertido, Aiko tuvo que ausentarse del colegio y estar bajo tratamiento psicológico para superar el 'bullying' y poder así regresar a las aulas. Ahora la princesa se ha visto obligada a faltar de nuevo a la escuela por nuevos problemas de salud.

Según ha informado este miércoles la agencia de la casa imperial de Japón, Aiko está enferma y lleva ya un mes sin acudir al colegio. En abril, la princesa inició el tercer curso de secundaria con total normalidad, pero el 26 septiembre empezó a encontrarse mal, lo que provocó que tuviera que permanecer en casa por ya más de cinco semanas. La causa a la que la Corona atribuye esta ausencia es el estrés por los exámenes y el sobresfuerzo que hizo Aiko al enfrentarse a una dura prueba de atletismo. Los síntomas que presenta la hija de Naruhito y Masako son bastante difusos, desde dolor de estómago a inapetencia y fatiga.

Aiko empezando la escuela con sus padres (Gtres)
Aiko empezando la escuela con sus padres (Gtres)

El portavoz de la familia imperial nipona ha aclarado que los médicos han descartado cualquier enfermedad grave y que, poco a poco, la joven princesa se va encontrando mejor, aunque continúa sin poder mantenerse de pie de forma estable y está en completo reposo. Aiko está recibiendo toda la atención de sus padres, sobre todo de Masako, quien la pasada semana canceló un acto oficial para poder estar al lado de su hija. Desde la casa real también se ha querido alejar la rumorología que apunta que la princesa estaría teniendo de nuevo dificultades con sus compañeros u otros problemas de tipo psicológico.

Desde bien pequeña, Aiko se ha mostrado como una niña muy seria, poco sociable e incluso retraída, algo que le valió el apodo popular de 'la princesa que nunca sonríe'. A pesar de que la Corona ha intentado quitarle hierro a todos los problemas que ha sufrido, hay quienes no dudan en asegurar que la joven sufre problemas psicológicos como su madre. Masako, conocida por todos como 'la princesa triste', tiene depresión desde hace dos décadas, una enfermedad que se desencadenó tras las continuas presiones recibidas por no poder concebir a un heredero varón. Parece que, poco a poco, la esposa del heredero ha ido superando la depresión, pero sigue medicándose.  

Aiko, la gran víctima de la ley sálica

El nacimiento de Aiko de Japón en 2001 fue una verdadera alegría para los príncipes Naruhito y Masako, quienes, tras varios intentos fallidos de inseminación artificial y algunos abortos, veían hecho realidad su sueño de convertirse en padres. Sin embargo, a la severa casa imperial y a los miembros del Gobierno nipón no les hizo tanta gracia. Ellos esperaban con ansias que su heredero tuviera un varón para poder continuar con la dinastía, pues en Japón sigue estando vigente la ley sálica que impide que las mujeres puedan acceder al trono. A pesar de ser la única hija del próximo emperador, Aiko jamás se convertirá en emperatriz porque así lo estipulan unas leyes milenarias que nadie está dispuesto a modificar.

Cuando la joven princesa vino al mundo, los sectores más modernos y abiertos de la sociedad así como del Gobierno intentaron trasladar a la Corona la importancia de derogar una ley que dejaba en tan mala posición a las mujeres. Aunque se hicieron varios trámites y debates sobre ello, finalmente nunca se dijo nada más. Y menos después de que en 2006, el hermano de Naruhito, Fumihito, se convirtiera en padre de un varón, Hisahito. Nada hacía por aquel entonces presagiar que Fumihito y su esposa Kiko volverían a 'abrir la fábrica de bebés' casi doce años después de dar la bienvenida a su segunda hija, la princesa Kako. Este gesto de la pareja real de querer tener un nuevo hijo se vio como una estratagema para conseguir el poder y un golpe claro para Naruhito y Masako: nosotros sí tenemos un varón que será el heredero.

El árbol genealógico y la línea sucesoria de la familia imperial de Japón
El árbol genealógico y la línea sucesoria de la familia imperial de Japón

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios