ACUDIÓ AL RESTAURANTE CRUZ BLANCA DE VALLECAS

El Rey Juan Carlos, tras su ruta Michelin, se deja seducir por el mejor cocido del mundo

El Rey emérito ha recorrido mundo probando las propuestas gastronómicas de los grandes chefs. Ahora hace un alto en el camino y opta por algo más tradicional en Vallecas

Foto: El Rey Juan Carlos posa con el equipo de Cruz Blanca Vallecas.
El Rey Juan Carlos posa con el equipo de Cruz Blanca Vallecas.

Don Juan Carlos está disfrutando de una jubilación a cuerpo de rey. Desde que decidiese bajarse del trono para dejar paso a su hijo, el Rey Felipe VI, el monarca está experimentando de nuevo aquellos placeres que le reservaba la vida en juventud y también aquellos otros que sus responsabilidades como jefe de Estado le impedían realizar con asiduidad. Esto incluye practicar de nuevo la vela, conocer mundo y, por supuesto, estimular su paladar con las mejores propuestas gastronómicas haciéndose una particular ruta por los restaurantes con estrellas Michelin. Sin embargo, en ocasiones gusta también de volver a los orígenes, como así hizo el pasado 21 de marzo, cuando se presentó por sorpresa en el restaurante Cruz Blanca Vallecas para comprobar si es cierta la leyenda de que en este local se sirve el mejor cocido madrileño del mundo.

Por motivos de seguridad, Don Juan Carlos prefirió no avisar de su llegada hasta un par de horas antes de su intención de sentarse en la mesa. La reserva para siete personas estaba realizada desde hacía meses, pero no figuraba nombre alguno, aunque desde la Casa Real se realizó una llamada horas antes de ocupar la mesa para informar del especial cliente que estaba a punto de llegar al local, para que su chef, Antonio Cosmen, se pusiera manos a la obra y deleitara al Rey emérito y sus acompañantes con uno de sus cocidos, que ha sido encumbrado como el mejor del mundo según los expertos en la materia y también según los galardones que adornan sus vitrinas.

Llegó la hora de la comida y la puerta lateral del local se abrió. Los clientes no daban crédito al ver al exmonarca apoyado en su bastón saludando a los presentes y acompañado, entre otros, de Samantha Vallejo-Nágera. Pronto ocupó su mesa y, según cuentan desde el citado restaurante a este medio: “Dijo que venía a conocer el mejor cocido del mundo, que me han dicho que se sirve aquí” y así hizo durante las dos horas que duró la velada.

El Rey emérito no se salió del guion y se limitó a pedir aquello que rezaba en la carta. Comenzó degustando los habituales entrantes del local, como son las patatas fritas con anchoas del Cantábrico o las croquetas de la abuela. Eso sí, prefirió no llenar el buche demasiado y dejar hueco al plato estrella, el cocido del que tanto ha oído hablar, pero 'mojado', una expresión que él utilizó para indicar que le gusta comerse tanto la sopa como los garbanzos y demás ingredientes (chorizo, morcilla, tocino, morcillo, jamón y verduras varias) en el mismo plato, sin demasiados rituales o artificios: “Si no hay inconveniente, tengo costumbre de tomar todo el cocido de golpe”. Así fue, dio buena cuenta de su plato y, para bajar el cocido, además de un buen vino, también se dejó seducir por las torrijas caseras que en el local ya indican la cercanía de la Semana Santa.

Imagen del cocido de Cruz Blanca Vallecas. (Página web)
Imagen del cocido de Cruz Blanca Vallecas. (Página web)

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios