un bulo que se extendió como la pólvora

20 años de la boda gay de Keanu Reeves

Ocurrió antes de ser el Neo de Matrix, de su fugaz vida familiar junto a Jennifer Syme y de que su posición estelar en Hollywood sufriese una breve consolidación

Foto: El actor en una imagen reciente (Gtres)
El actor en una imagen reciente (Gtres)

Ocurrió antes de ser el Neo de Matrix, de su fugaz vida familiar junto a Jennifer Syme y de que su posición estelar en Hollywood sufriese una breve consolidación. Durante la década de los 90 y desde que protagonizase la icónica Mi Idaho privado, Keanu Reeves se convirtió en la antiestrella de la meca del cine. Los rumores sobre su vida privada se multiplicaban y la publicación de sus excentricidades, también. Sin embargo, la más grande ocurrió hace ahora veinte años, cuando en diciembre de 1994 muchos medios aseguraron que el actor de origen libanés se acababa de casar con un hombre.

Lo que semanarios como Voice o Corriere de la Sera dieron como cierto se fraguó, según dicen, por obra y gracia de enemigos que querían fastidiarle la carrera al actor. La noticia era clara y contundente: Reeves se había casado con David Geffen, un famoso magnate discográfico. Muchos medios hablaban de ‘braguetazo’ y daban datos insólitos de la boda: se habría celebrado en un restaurante cerrado de Los Ángeles y a través de un rito heterodoxo. Otros medios aseguraron que la ceremonia había tenido lugar frente al golfo de México y que a Geffen le había costado nada menos que 15.000 dólares. También se aseguró que a las nupcias de la estrella habían asistido desde Claudia Schiffer a Elizabeth Taylor.

El actor y su gran 'amiga': su moto (Gtres)
El actor y su gran 'amiga': su moto (Gtres)

El rumor tuvo largo recorrido y no se disipó hasta que sus propios protagonistas hablaron de ello. Geffen aseguró que no le había “echado la vista encima” a Reeves y el actor dijo, textualmente: Es tan ridículo que me parece divertido. Es decir, no hay nada malo en ser gay, así que negarlo es emitir un juicio de valor. ¿Por qué hacer tanto revuelo por ello? Si alguien no quiere contratarme porque piensan que soy gay, bueno, entonces tendré que enfrentarme a ello, supongo. O si la gente se negara a ver mis películas, pero aparte de eso, son habladurías, nada más”, dijo cuando se le preguntó por el tema.

Gay o no, lo cierto es que el propio Reeves no ha dejado de ser un paria en la ciudad de los sueños. Desde que estuvo con Jennifer Syme no parece haber superado la tragedia que sufrió tras su unión. Ambos perdieron al bebé que esperaban y, para colmo, poco tiempo después de aquel revés, ella murió en un accidente de tráfico. La gran ironía es que aquello ocurrió cuando el actor protagonizaba la secuela de Matrix y se encontraba en un momento de gloria que jamás volvería a repetirse.

Desde entonces, Reeves ha ido de serie B en serie B e incluso un reciente estreno como director, El poder del Tai Chi, ha pasado totalmente desapercibida. Hoy por hoy, no se le conoce pareja y él sigue circulando errante por las solitarias calles de Los Ángeles con su moto, lo único que hoy por hoy, parece hacer feliz a la estrella más atípica del Hollywood de las últimas dos décadas.

 

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios