la actriz sorprende en los premios tony

'Meg Transformer Ryan': analizamos su nuevo cambio estético

"Siempre aconsejo a los pacientes que si se van a aplicar bótox y tienen un evento próximo, se hagan el tratamiento como mínimo dos o tres semanas antes", asegura un experto en medicina estética

'Meg Transformer'. Así es como llamaban a Meg Ryan algunos usuarios en las redes sociales tras ver a la actriz, el pasado domingo, presentando un galardón en la gala de los Premios Tony. Su cara, siempre mirada con lupa debido a los continuos retoques estéticos, volvía a causar sorpresa en todos aquellos que conocieron a la dulce protagonista de innumerables y empalagosas comedias románticas en las décadas de los 90. El exceso de cirugía es tan evidente que ha convertido a la actriz en otra persona. "Se nota un abuso de procedimientos estéticos en varias áreas", afirma a Vanitatis el director de Esbeltic Model, José Luis Vicente-Péix. Sin embargo, los procesos estéticos de la actriz vienen de largo. Según contaba a Vanitatis el cirujano plástico y director del Instituto Javier de Benito, el doctor Javier de Benito, el precio de mercado en España de todas sus intervenciones estéticas ascendería a unos 24.000 euros sin contar con el periodo de ingreso en una clínica. "Podría haberse sometido a un retoque en la punta de la nariz, un relleno con grasa en los párpados inferiores, un ligero aumento en su dorso nasal o un 'lifting' en los párpados", aseguraba viendo fotografías de la estrella que, a menudo, pueden llevar a engaño porque también entran en juego el maquillaje y otros  factores.

INTERACTIVO: Estos son los retoques que se ha hecho Meg Ryan

Según Vicente-Péix, Ryan tendría, a sus 54 años, una imagen bastante similar a la que tiene sin los tratamientos estéticos. "Su cara podría ser diferente, pero no mejor", explica. El pasado mes de julio, en la Semana de la Moda de París, la aparición de la actriz ya causó estragos. Entonces fue comparada con Renée Zellweger o Nicole Kidman, estrellas de Hollywood cuya expresión facial parece congelada debido a los innumerables retoques estéticos. Con mejor o peor fortuna, son muchos los actores y las actrices que se han pasado con el bisturí.

En el caso de Ryan, sus cambios estéticos coinciden con un declive importante en su carrera como actriz. Si hace años era uno de los grandes bastiones de la comedia romántica, como Julia Roberts o Sandra Bullock, en los últimos tiempos participa de cuando en cuando en alguna serie televisiva y su debut al otro lado de la cámara con la película 'Ithaca', que dirigió en 2015, parece estar en un limbo, ya que aún no ha encontrado distribución ni tiene fecha fija de estreno. La suma de lo personal (su divorcio de Dennis Quaid y el criticado romance fugaz con Russell Crowe), lo profesional y lo estético, parece decir que, en el caso de Meg Ryan, hubo tiempos mejores en el pasado; unos tiempos que le dejaron, como reza el título de una de sus películas, 'algo para recordar' ya que, hoy por hoy, la actriz no parece ni la sombra de lo que una vez fue.

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuetros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios