ESE COLOR NARANJA DE SU PIEL ERA SOSPECHOSO

El falso bronceado de Donald Trump, al descubierto por culpa del viento

Muchos sospechaban que ese color naranja de su rostro no era del todo natural, hasta que este sábado una ráfaga de viento ha dejado al descubierto el secreto de belleza mejor guardado del presidente de los Estados Unidos

Foto: Donald Trump en una imagen de archivo (Gtres)
Donald Trump en una imagen de archivo (Gtres)

Mucho se ha hablado sobre el estilismo de la primera dama estadounidense, Melania Trump, como viene siendo habitual en cuestiones de moda con relación al mundo de la polémica. Pero el nuevo presidente, Donald Trump, también tiene para escribir un libro en cuestiones de estilo y trucos de belleza. El mandatario, que cada día hace nuevos enemigos en vez de afianzar lazos para conseguir un propósito común, ha sido señalado como un hombre muy preocupado por su aspecto físico. Tanto que confía en trucos de belleza como son el tinte rubio para sus cabellos o el bronceador anaranjado que da color a su rostro.

La actriz Meryl Streep bromeando sobre el bronceador de Trump (Instagram)
La actriz Meryl Streep bromeando sobre el bronceador de Trump (Instagram)

Este último, a pesar de ser muy evidente, pululaba a modo de rumor y chanza en la prensa y en las redes sociales, dado que esa tonalidad anaranjada es difícil de lograr de forma natural sin correr el riesgo de lucir la piel quemada por los rayos del sol en un tono algo más flúor. Y, de nuevo, el viento ha sido su peor enemigo. Los secretos de belleza deberían ser guardados por sus dueños como sus mejores propiedades, pero una inoportuna ráfaga de viento ha echado al traste con este propósito cuando el magnate reconvertido en político recibía en audiencia a Justin Trudeau, primer ministro de Canadá.

El viento se ha atrevido a levantar levemente el flequillo de Trump, dejando al descubierto una evidente línea discontinua en su frente. ¿Qué es eso? Se preguntaron todos al percatarse de que el color de la piel del presidente no es homogéneo por todo su rostro. La única explicación posible -una vez descartada que Trump use una careta con su propia cara- es que efectivamente los rumores eran ciertos y él ha caído rendido a los encantos del bronceado artificial. Eso sí, nos gustaría aprovechar la ocasión para indicarle a Trump que existen en el mercado diversas tonalidades de este producto, por si algún día decide cambiar el naranja zanahoria por un color algo más natural.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios