QUIERE QUE él VEA LO QUE LE HA HECHO

La Miss italiana que fue desfigurada con ácido por su ex da la cara en televisión

Su testimonio es desgarrador, pero quizá duela más escucharla decir que “jamás perdonaré a Edson, pero no lo odio”. Su exnovio le ha arruinado la vida, su trabajo y su mayor pasión: los delfines

Foto: Gessica Notoro durante su aparición televisiva.
Gessica Notoro durante su aparición televisiva.

Concepciones de lo que es amor o no hay tantas como personas en el mundo, pero lo que tiene claro Gessica Notaro (28) es que la forma en la que se lo demostró su expareja no lo es. El 10 de enero del presente año, ella se encontraba en Cabo Verde cuando su exnovio Edson Tavares (29) le roció la cara con ácido, desfigurándosela por completo y cuyas secuelas ha lucido este jueves en el programa 'Maurizio Costanzo Show' con un claro cometido: “Quiero que vea lo que me hizo. Esto no es amor”, aseguraba la Miss italiana, que quedó finalista en el certamen en 2007 y fue presentadora durante los siguientes años.

Su novio no aceptó que ella le dejase, por lo que optó por arruinarle la vida de esta forma tan trágica, teniendo en cuenta que la modelo se ganaba la vida gracias a su físico, a pesar de que también trabajaba como entrenadora de leones marinos en el delfinario de Rímini. Ahora, tres meses después de sufrir este ataque de violencia de género, la joven se sienta en un plató de televisión, al que acudió con un jersey y tapando su rostro completamente con una bufanda. El presentador le animó a realizar la entrevista con ella si lo consideraba oportuno, ya que comprendía que el alcance de sus lesiones son impresionantes, a lo que ella finalmente se negó: “Prefiero quitármela. Quiero que se vea todo lo que me ha hecho Edson, el hombre que decía que me amaba. Esto no es amor”, sentenció la exmodelo entre los aplausos de los allí presentes.

Su rostro luce muy distinto al que le granjeó un pase a la final de Miss Italia en 2007. Ahora está desfigurada, pero quizá esto no sea lo peor, dado que ahora debe llevar permanentemente un parche en el ojo izquierdo, el cual ha sido operado en numerosas ocasiones durante estos tres meses en un intento desesperado de salvarle la vista. Ha narrado lo primero que pensó cuando el ácido descomponía su belleza: “Mientras el ácido me comía la cara, yo de rodillas rezaba. Pedía a Dios que me quitara la belleza, pero que me dejara la vista”.

Su testimonio es desgarrador, pero ella no ha adoptado un papel de víctima y tampoco quiere ser la verdugo que criminalice a su expareja, dado que él ya lo tiene todo perdido. Tan solo se limitó a narrar cómo era su día a día y las limitaciones que su nueva vida conlleva: “Durante años no podré mirar el sol, a no ser que sea con máscaras y vendada. No podré bañarme con mis amados delfines, porque el cloro sería devastador. No perdono a Edson, pero no lo odio”.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios