Jueves, 21 de febrero de 2013

EL CONFIDENCIAL

ENCUESTA

¿Qué cinta se llevará el Oscar a Mejor Película?
Amour
La noche más oscura
Lincoln
La vida de Pi
Los Miserables
Argo
Django Desencadenado
El lado bueno de las cosas
Bestias del sur salvaje

EDICIONES ANTERIORES

· ARCHIVO

Para amantes del cine en general y de Hitchcock en particular

Lo mejor: La divertida recreación de la escena de la ducha

Lo peor: La subtrama sobre el asesino Ed Gein

Hitchcock: el conservador retrato de un audaz

Valoración:
Usuarios: Valorado (1/5) Valorado (1/5) Valorado (1/5) Valorado (1/5) Valorado (1/5) (1/5 | 74 votos)

Por Jose Madrid

Que las biografías audiovisuales son atractivas para el gran público es algo evidente desde que el cine es cine. Que se lo digan a Paul Muni, que encadenó un personaje real tras otro en los años 30, dando lugar al llamado 'síndrome Paul Muni' término usado cada vez que un actor se obsesionaba con alcanzar un Oscar a base de imitar personajes que habían dejado su impronta en el mundo real. Solo era cuestión de tiempo que Hollywood se decidiese a explotar, más que la Historia con mayúsculas, su propio pasado y más aún en un siglo XXI algo ‘enfermo’ de nostalgia. Tal vez contagiado por algo de ese ‘síndrome Muni’, Anthony Hopkins se convierte en el epicentro de este Hitchcock que se viene a sumar a Mi semana con Marilyn y a los otros biopics que han explotado con más oportunismo que talento la fiebre creativa y los excesos habituales del Hollywood clásico.

Al igual que Mi semana con Marilyn, este Hitchcock se centra en una etapa determinada de la vida del mal llamado ‘maestro del suspense’: aquel año en el que, enfrentando una crisis creativa, encontró en una novelucha de baja estofa su siguiente proyecto: esa laureada Psicosis que se acabaría convirtiendo en su gran éxito. En el periodo de gestación de esa obra maestra están concentradas todas las claves de la oronda figura que le dio vida: su obsesión por las rubias protagonistas de sus películas, la imperiosa necesidad de que su esposa, Alma Reville, fuese parte indisociable del éxito de su cine, su eterna socarronería y su negrísimo sentido del humor. Y todo ello aderezado, papadas aparte, con la magnífica interpretación de Anthony Hopkins, que calca desde la cadencia de su forma de hablar hasta su inquietante y falsa impasibilidad.

La lástima es que, a la hora de reflejar un proyecto que supuso un revulsivo en un Hollywood, el de principios de los 60, que cambiaba a marchas forzadas, el director, Sacha Gervasi, sea tan conservador. No faltan los tópicos de los biopics, desde la planificación telefílmica, hasta el carácter episódico y el que parece ser el gran crimen de esta producción: ciertas ensoñaciones del protagonista que huelen a La dama de hierro y que resultan manidas hasta el extremo. A pesar de la credibilidad de la relación entre Hitchcock y su mitad creativa, su esposa Alma, la película acaba funcionando más como comedia que como drama y no aporta nada nuevo a la conocida historia de Norman Bates, su madre y el motel con ‘madre’ asesina. Una lástima ser conservador y apostar por lo seguro a la hora de hablar de un hombre que, justamente, apostaba por la innovación técnica y por un cine que, sabiéndose comercial, iba a contracorriente.

Sin embargo, como todo lo malo que acaba siendo bueno, la película funciona como un ejercicio ‘camp’ que acaba resultando un divertimento para cualquier cinéfilo. El ir y venir de nombres como los de Vera Miles o John Gavin, los tejemanejes de Paramount para presionar a su director, o la recreación de ciertas escenas míticas como la de la ducha resultan tan deliciosos como los excesos de la Queridísima Mamá que retrató a una despiadada Joan Crawford o el carácter esquizofrénico del David O’Selznick que mostró La guerra por Escarlata O’Hara. Atractivo resulta también todo recurso cómico que explote el negro humor de Hitch y su despiadada visión de la condición humana. Sin embargo, una vez finalizada la película es inevitable pensar que esta no era la comedia que un personaje de la altura de este perturbado genio merecía.

1 .- Hitchcock, como cineasta, está cada vez más revalorizado. Acabamos de ver cómo Vértigo encabeza la última lista de las mejores películas de la historia de la prestigiosa revista Sight & Sound, desbancando a Ciudadano Kane.

Sin embargo, la persona, o el personaje, sufren una viva polémica. La famosa biografía de Donald Spoto, subtitulada expresivamente La cara oculta del genio nos lo presenta como un hombre egoísta, manipulador, pesetero, falto de respeto con sus colaboradores y acosador sexual de sus actrices [sobre esto Tippi Hedren tiene cosas interesantes que contar...]. Como decía el crítico Augusto M. Torres, era más perverso que todos sus personajes.

Otros prefieren no ahondar en los aspectos oscuros y centrarse más en la obra, como la biografía de Mc Gilligan, subtitulada, más pudorosamente, Una vida de luces y sombras.

Por lo que dice el artículo, este film parece un trozo de biopic autorizado, o light, basado sobre todo en las caracterizaciones de su famoso reparto, y nada más. Así puede valer como entretenimiento para el cinéfilo, pero es una pena desperdiciar un tema que podría dar mucho juego.

oveco

01/02/2013, 12:23 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#