VIAJE

El hechizo de la isla de Yakushima

Los lugares de cuento de hadas existen y no sólo en los libros. Uno de esos lugares con encanto y magia se haya en el país
Foto: El hechizo de la isla de Yakushima
El hechizo de la isla de Yakushima
Fecha
Tags

    Los lugares de cuento de hadas existen y no sólo en los libros. Uno de esos lugares con encanto y magia se haya en el país del Sol Naciente, o lo que es lo mismo Japón. Se trata de la Isla de Yakushima, situada en el sur de la Isla Kyushu, una de las grandes junto a Hokkaidoo y Honsiuu. Fue hace catorce millones de años cuando, debido a la actividad sísmica, surgió del mar esta extensión de terreno de 500 kilómetros. Algunos, movidos por dicha circunstancia, la han llamado los Alpes del Mar. 

     

    Su principal característica, motivo por el cual fue elegido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1993, es que tiene el mayor índice de lluvias anuales. Tanto llueve que sus habitantes suelen decir que en Yakushima llueve 35 días al mes. Algunos de sus aguaceros llegan alcanzan tal intensidad, que llegan a provocar corrimientos de tierras. Véanse algunos datos: de 4.000 a 10.000 litros por metro cuadrado anuales, una cifra ‘sensiblemente’ superior a las que se registran en nuestro país: en Madrid anualmente caen unos 400 litros por metro cuadrado y en Galicia (donde las precipitaciones son más asiduas) unos 1400 litros por metro cuadrado.

     

    Este aspecto confiere a la zona un aire singular y misterioso formado por un espeso manto vegetal de un verde intenso. Aunque se han catalogado más de 1900 especies y otras tantas subespecies, es el cedro japonés, el árbol que más se prodiga en la isla. Gracias a la humedad del ambiente se pueden vislumbrar cedros de más de 7200 años de antigüedad, razón por la que los habitantes de la isla, unos 15.000, tienen nombres definidos para cada uno de ellos. Sus ramas y troncos suelen estar, en la mayoría de las ocasiones, recubiertos de musgo y hongos. Tal y como se puede deducir, un paisaje de ensueño que ha inspirado los escenarios de múltiples películas (entre ellas las del famoso director de animación Hayao Miyazaki) y cómics manga.

     

    A la isla se puede llegar de diferentes maneras: tanto en avión como en ferrocarril y, siempre hasta la ciudad principal, Yakushima (ciudad- castillo), nacida en el siglo XIV, asociada a la época de la Restauración Meiji, tiempo durante el cual se procedió a la unificación de Japón tras años de feudalismo. Algo que ha motivado una arquitectura histórica relacionada con aquél tiempo. En sus calles tiene lugar en la época de otoño un festival que aprovecha la importancia del terreno y en el que se dan cita más de 20.000 bailarines. Algo que consigue atraer a más de 600.000 visititantes a la zona. Dicha ciudad está situada en la parte noroeste de la isla, enfrente de la Bahía de Kagoshima, también conocida como Kinko Bay.  

     

    Es, de obligada visita, el Monte Miyanoura- dake, de 1935 metros. Así como el volcán Kirishima, activo en la actualidad. Destacar, por último, que el fabricante de coches Honda usó la isla para probar un modelo de coches dotados de un nuevo sistema que les permite producir hidrógeno pero sin emitir gases de efecto invernadero. Al no ser un lugar especialmente atractivo o turístico para pasar una larga temporada, hay excursiones organizadas de tres días (se pueden contratar desde la Web de Turismo Japonesa). Realmente, el sitio merece la pena.