DISEÑO

Arquitectos del vino: cuando Foster, Gehry o Moneo se pusieron al servicio de los bodegueros españoles

El mundo del vino se encuentra en un momento muy especial. La uva española se cotiza en alza, dentro y fuera de nuestras fronteras, y otro

Foto: Arquitectos del vino: cuando Foster, Gehry o Moneo se pusieron al servicio de los bodegueros españoles
Arquitectos del vino: cuando Foster, Gehry o Moneo se pusieron al servicio de los bodegueros españoles

El mundo del vino se encuentra en un momento muy especial. La uva española se cotiza en alza, dentro y fuera de nuestras fronteras, y otro negocio, el enoturismo, pisa con fuerza en nuestro país. Por esta razón no es extraño que las bodegas inviertan sumas desorbitadas en modernizar sus instalaciones, mejorar la calidad de su materia prima y, en definitiva, crear un producto capaz de competir en el mercado internacional. Desde hace unos años, la inversión más efectiva ha sido la del maridaje ‘arquitectura-vino’. La península cuenta hoy con cerca de diez bodegas concebidas por algunos de los mejores artistas de la escuadra y el cartabón, que convierten estas casas del vino en verdaderas bodegas-museo. Estos edificios atraen a numerosos visitantes para los que está previsto una visita guiada, una cata o la posibilidad de celebrar actos y eventos de empresa en sus originales espacios.

La última en sumarse a esta tendencia ha sido Portia, la nueva generación de Grupo Faustino, que ha dado el salto a la Ribera del Duero por todo lo alto, contando con el arquitecto británico Norman Foster para dar vida a la estructura, el interior y todos los detalles de una nueva y singular bodega con pocos meses de vida.
Una vez cumplidas las expectativas de conseguir un vino de calidad adecuado para el
nuevo milenio, Grupo Faustino quiso dar un paso más en su estrategia innovadora y
decidió contratar al prestigioso Lord para diseñar y proyectar la bodega. Un motivo básico para su elección fue el estilo práctico y funcional que caracteriza la obra del arquitecto, esencial para la construcción de una bodega diseñada y pensada para elaborar vino en condiciones óptimas, manteniendo un riguroso respeto por el medio ambiente y la naturaleza. El terreno en el que se ubica la bodega (Gumiel de Izán) se convierte en un elemento estratégico de este proyecto, ya que el edificio está situado en una loma, de forma que parte de sus elementos más importantes están enterrados de forma natural.
 
El edificio de 12.500 metros cuadrados tiene una capacidad de producción de un millón de botellas al año. Su llamativo diseño en forma de trébol representa las tres principales fases de producción: la fermentación en depósitos de acero, la crianza en barricas de roble y, finalmente, el envejecimiento en botellas. Todo el proceso se controla desde un centro de operaciones situado en el núcleo. Las alas que contienen las barricas y los botelleros están parcialmente enterradas para favorecer el envejecimiento del vino, mientras que el ala de fermentación se encuentra expuesta, para favorecer la liberación de dióxido de carbono. El corazón central, donde se encuentra la tolva receptora de las uvas recolectadas, actúa también como centro de coordinación, incluyendo tienda, sala de cata, auditorio, sala de reuniones y cafetería. Las visitas a esta bodega de diseño no han hecho más que comenzar y ya cuenta con lista de espera para determinados fines de semana.
 
Una carretera sube hasta el techo del edificio, de manera que se puedan liberar las uvas recolectadas directamente en las tolvas. El diseño de la bodega aprovecha la inclinación del terreno, utilizando la gravedad para favorecer el movimiento del vino en su interior, maximizando la eficiencia y minimizando el daño que sufre la uva. La estructura de hormigón está revestida con láminas de acero Corten. Hormigón, madera, acero y vidrio. La conjunción perfecta de cuatro elementos que representan las fases intensas y profundas de la fermentación, envejecimiento y crianza de un tempranillo ya reconocido y premiado en el mundo de la enología.
 
- De cata en cata: las mejores escapadas otoñales para disfrutar del vino con los cinco sentidos

- Lujo, relax y belleza entre viñedos

 

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios