Viajes

Disfruta de Teruel y de sus dinosaurios en familia

Teruel, ciudad que acoge a sus visitantes con los brazos abiertos, es uno de esos lugares de la Península que merecen ser visitados en familia. Situada

Teruel, ciudad que acoge a sus visitantes con los brazos abiertos, es uno de esos lugares de la Península que merecen ser visitados en familia. Situada al sur de la Comunidad de Aragón, presenta todo lo que se necesita para hacer turismo con los más pequeños de la casa de una forma divertida y entretenida. Y es que, gracias a su importante patrimonio histórico y a su variada oferta turística, Teruel es el destino ideal para que niños y adultos disfruten juntos de las riquezas de este lugar que, sin duda alguna, “existe” y merece ser recorrido.

Paseo entre Dinosaurios

Formado por un gran parque central en Teruel y cinco centros más en diferentes localidades de la provincia, Territorio Dinópolis es un parque cultural, científico y de ocio, dedicado a la Paleontología. Inaugurado hace justo 10 años se trata de un  proyecto promovido por el Gobierno de Aragón a través del Instituto Aragonés de Fomento (IAF), con la clara voluntad de dar a conocer la riqueza paleontológica de la provincia.

Pese a estar orientado a los niños, el parque ofrece a los más mayores la oportunidad de admirar una excepcional representación de fósiles provenientes de diversos lugares del planeta. El museo cuenta entre sus más de 500 piezas, con los restos originales de Turiasaurus riodevensis, el dinosaurio más grande de Europa y uno de los más grandes del mundo, encontrado por los paleontólogos de la Fundación Dinópolis en Riodeva (Teruel). 

En Dinópolis se encuentra además el laboratorio de Paleontología, el lugar donde trabajan los científicos con fósiles auténticos, con réplicas y con todo tipo de material relacionado con la investigación científica.

Y para los más valientes, el parque cuenta con diferentes atracciones que permiten conocer de una forma divertida como era la tierra hace millones de años, como por ejemplo, “El Último Minuto”, en el que se hace un recorrido en barca por 200 metros de longitud, o el “Terra Colossus”, un espectacular simulador virtual 4D.

Patrimonio histórico

Teruel esconde un gran patrimonio histórico que merece ser visitado. Cruce de caminos y culturas, es una ciudad con una arquitectura Mudéjar declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986 por la UNESCO. El conjunto de las torres Mudéjares, El Salvador, San Martín, San Pedro y la torre de la Catedral son el más claro ejemplo de este arte.

Lugar de paso obligado es la plaza del Torico, el punto neurálgico de la ciudad. Aquí se encuentra una pequeña estatua de un toro, elevada sobre una columna de piedra, datada en el año 1858, y que da nombre a la plaza. Bajando por la torre de El Salvador llegamos al paseo del Óvalo, uno de los lugares que mejores vistas ofrece sobre la vega del río Turia. La muralla del paseo termina en una escalinata de estilo mudéjar construida en 1920 que rinde homenaje al pasado árabe de la ciudad.

Otro de los mayores atractivos de Teruel, es la Fundación de los Amantes. Se trata de un museo que pretende acercar la leyenda de los enamorados al visitante a través de un recorrido en el que se puede visitar el Mausoleo de los Amantes, donde se encuentran las momias de estos y la impresionante iglesia de San Pedro, cuyo ábside y torre forman parte del conjunto mudéjar de la ciudad.

Gastronomía turolense

El viajero que pasa por Teruel no puede irse sin probar su célebre jamón de Denominación de Origen, un producto único y natural, de exquisito sabor, textura y aroma. Además del jamón, sus dulces son también uno de sus mayores reclamos. Par probarlos, Muñoz es el mejor lugar. Abierta hace 150 años, esta pastelería situada en la misma plaza del Torico, es la encargada de preparar los dulces más buenos de Teruel, entre los que destacan los guirlaches, las trenzas o los suspiros de los amantes.

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios