gastronomia

Tras el reinado de la "cuisine française", aterrizan en Madrid los sabores belgas

Durante décadas, los paladares más exclusivos se han rendido ante las delicias de la alta cocina francesa; sin embargo este reinado ha llegado a su fin
Foto: Tras el reinado de la "cuisine française", aterrizan en Madrid los sabores belgas
Tras el reinado de la "cuisine française", aterrizan en Madrid los sabores belgas
Fecha
Durante décadas, los paladares más exclusivos se han rendido ante las delicias de la alta cocina francesa; sin embargo este reinado ha llegado a su fin con el boom de la gastronomía belga, una mezcla de sabores que han conquistado a los comensales más exigentes, aburridos de los minimalismos galos.
Cuando Etienne Bastraits llegó a Madrid con 25 años para ejercer de ayudante de cocina, dejando atrás su Bruselas natal, nunca pensó que años más tarde sería el encargado de abrir el primer restaurante belga de la capital, un título del que presume cada vez que habla de su “Atelier Belge”.
“Aterricé en Madrid sin hablar castellano y sin saber nada de la gastronomía española. Quería salir de Bélgica y dudaba entre España y Portugal, pero al final un compañero belga me dijo que conocía a alguien que buscaba a un cocinero extranjero y me vine”, comenta entre risas el chef recordando aquella “locura”.
Tras casarse y afincarse definitivamente en nuestro país, su esposa le convenció para abrir un restaurante, en el que pudiera dar a conocer la gastronomía de su país; un proyecto que se ha materializado en el “Atelier Belge” (Martín de los Heros 36), el mejor rincón donde respirar y degustar la esencia y la magia belga. 
“La idea del nombre “atelier”, es por qué todo lo hacemos aquí: el pan, el hojaldre, la mantequilla, el paté, los helados… Es como una fábrica. Por el momento no me puedo quejar, podría irme mejor, pero he tenido muy buena aceptación y los comentarios de la gente son muy buenos”, explica el propietario de este local, decorado con imágenes de René Magritte, Audrey Hepburn, Tintín o Hércules Poirot.
Pese a que algunos clientes confunden la gastronomía belga con la francesa, lo cierto es que todos los que llegan al “taller” aprovechan para probar los conocidos mejillones con patatas, el plato belge por excelencia. 
“La mayoría de la gente que viene al restaurante ya conoce la gastronomía belga porque ha visitado el país: Brujas, Bruselas, Amberes o Gante y la tienen en muy buena consideración. Los mejillones gustan muchos. Los traigo directamente desde allí, porque son diferentes a los españoles: la cáscara es más pequeña, pero el bicho tiene más carne. Lo mismo pasa con las patatas fritas. Nosotros utilizamos unas especiales que tienen más sabor y quedan más crujientes”, añade el cocinero
Además de las “moules frites”, el Atelier belge también cuanta con una amplia gama de platos “typiquement belges” entre los que destacan el Codillo confitado a la cerveza de Kriek, la Sopa de cebolla, el auténtico Paté de campaña casero, o un el Steak tartar "Julio Cortázar”, que alude al ilustre escritor argentino que nació en Bruselas.
Todos ellos son platos elaborados con los mejores ingredientes que el propio Etienne selecciona cada mañana a las 6h30 en el mercado o que importa directamente de su país, como por ejemplo el chocolate que utiliza para crear el “Todo chocolate”, un postre elaborado con varios tipos de cacaos. 
Como buen restaurante belga, "El Atelier Belge" cuenta además con un amplio abanico de cervezas con carácter y sutileza como la Kriek, Hoegaarden, Left, Jupiler o Pecheresse.
#5
Compartir
3 Por supuesto que no tiene nada que ver. La cocina belga tiene un poquiito de la francesa y otro poquito de la alemana, además de bases autóctonas.

Pero no hay que desdeñar la cocina belga, que evoluciona mucho tanto en los fogones como en el buen manejo de las salas. Cada vez hay mejores restaurantes en Bélgica que llenan, a pesar de tener, los de lujo, unos precios muy altos comparativamente con los españoles.

Y el asunto de los mejillones parece muy manido a la hora de hablar de cocina belga pero reparemos en la enorme calidad de los nuestros y las poquísimas maneras en las qe los solemos presentar. Allí hay un espectro mucho más amplio, lo cual se agradece.
Ampliar comentario
#4
Compartir
Bueno, eso de que los mejillones belgas son mejores es más que discutible.

Normalmente en las cartas de los restaurantes buenos de Bruselas, ponen los &034;moules d&039;Espagne&034; más caros...
Ampliar comentario
#3
Compartir
La cocina belga es a la francesa, lo que un belga a un francés...años luz.

Todavía tengo escalofríos de los últimos mejillones con patatas; se me aparecen en sueños.
Ampliar comentario
#2
Compartir
qué cursi, coñazo y repelente es la gente!!! por qué no hace una cosa, se compra una gorra de aquellas con visera verde, se pone un traje de tweet, se prepara un café cargado, se cala un buen puro en la boca.. y se imagina en la soledad de su casa que dirige un periódico. Pegue gritos, chille a los redactores, quéjese del café, y pida malhumorado reuniones de urgencia en su despacho. Pero por favor no sea pedante y puntilloso...es penoso. Le ha faltado arremeter contra un becario imaginario...

Muy bueno este restaurante! gran artículo monstrando uno de los secretos de la gran calle Martín de los Heros.
Ampliar comentario
#1
Compartir
las tildes son como los intermitentes del coche: algunos no los traen de fábrica. Por lo demás, me siguen sobrando extranjerismos. ¿Son necesarios para entender el artículo? Yo creo que noo.
Ampliar comentario