gastronomia

Caballos, música, cócteles... y ahora cocina de autor

El Hipódromo de la Zarzuela da un salto cualitativo en su oferta de ocio con la incorporación de un nuevo espacio gastronómico dirigido por el estrella
Foto: Caballos, música, cócteles... y ahora cocina de autor
Caballos, música, cócteles... y ahora cocina de autor
Fecha
Tags

    El Hipódromo de la Zarzuela da un salto cualitativo en su oferta de ocio con la incorporación de un nuevo espacio gastronómico dirigido por el estrella Michelín de Chirón Iván Muñoz, Latapa Madrid, y una zona lounge, Handicap, consagrada al perfect serve de la copa Premium. La nueva cocina madrileña en diferentes versiones, unas vistas privilegiadas al skyline de la cuidad, cócteles y carreras de caballos nocturnas, convierten a este restaurante al aire libre en la terraza más completa y especial de la capital.

    Con unas instalaciones recientemente renovadas y muchas más carreras que en años anteriores, el Hipódromo de La Zarzuela inicia la temporada estival el próximo 4 de julio y hasta mediados de septiembre. Abrirá las noches de jueves a sábado, incluyendo el mes de agosto por primera vez desde su reapertura en 2005, y lo hará de la mano del último estrella Michelín en incorporarse al firmamento gastronómico de la Comunidad de Madrid. Iván Muñoz, chef del restaurante Chirón en Valdemoro, es el encargado de convertir el hipódromo en el nuevo punto de encuentro de moda en Madrid con un espacio consagrado a la cocina madrileña de autor en diferentes formatos, una nueva zona de coctelería ideada para albergar las noches más especiales del verano y la singularidad de poder disfrutar en vivo y en directo de las carreras de caballos.

    Cocina de autor en un entorno único

    Ubicado sobre la pradera sur del Hipódromo, con vistas panorámicas al Monte de El Pardo, a Las Cuatro Torres y a las pistas y gradería del recinto, Latapa Madrid se presenta como un multiespacio de 300 metros cuadrados estructurado en dos ambientes diferenciados: uno de tapas de autor para 500 personas, con mesas altas y bajas franqueadas por siete barras de servicio, y una de restaurante bajo reserva, con mantel largo, vajilla de loza, cristalería Riedel y capacidad para 100 comensales. Ambas protegidas por amplias sombrillas de última generación y con una elegante y cuidada iluminación.

    Galardonado en 2013 con su primera estrella Michelín y considerado ya como la joven promesa de la alta cocina madrileña, Iván Muñoz esgrime aquí su particular estilo culinario; un estilo fresco y desenfado, sustentado en el respeto al producto de calidad y proximidad, enraizado en el recetario tradicional y aderezado con fuertes dosis de creatividad con sentido. Bajo estas premisas ha diseñado una carta de tapas de altura a precios populares (de entre 3 a 9 €) entre las que destacan la mini burguer de ternera de Guadarrama, las croquetas de jamón ibérico, los  boquerones en vinagre crujientes, los donetes de foie, los callos o las sopas frías de gazpacho, salmorejo y ajo blanco. Todas servidas en originales recipientes como cazuelitas, sartenes, cajas de cartón de inspiración neoyorquina e, incluso, tejas.

    Para una cena más relajada ofrece, en la zona de restaurante formal, un menú degustación con platos que varían semanalmente y que siguen la línea de las imaginativas y sápidas creaciones de su casa madre en Valdemoro. Esto es, inspirados en productos de la huerta y la sierra madrileña, con reminiscencias también a las raíces manchegas del chef y equilibrados en ingredientes, texturas y sabores. Gazpacho de fresas de Aranjuez con langostinos o taco de bacalao con pisto serán algunas de las propuestas de un menú que incluye, por 29 €, aperitivo, entrante, un pescado y una carne y postre.

    Todo ello se completa con dos nuevos espacios, también al aire libre, pensados para completar la experiencia hasta altas horas de la noche: la terraza chill out Handicap, perfecta para rematar la velada con una amplia gama de cócteles y destilados, con precios que oscilan entre los 6 € y los 12 € de las referencias Premium y al ritmo de los greatest hits que pincha Curro Ariza, DJ residente del local y asiduo de los mejores clubs de la capital; y la Red Carpet, una zona VIP con vistas a las carreras que puede reservarse para fiestas y presentaciones privadas.

    Este verano los visitantes podrán volver disfrutar de las carreras de caballos nocturnas, las noches de los jueves, y de toda clase de espectáculos, proyecciones y eventos temáticos los viernes y sábados en uno de los más bellos hipódromos del mundo, un recinto declarado Bien de Interés Cultura. En definitiva, un escenario vivo en el que cada noche y durante todo el verano se sucederán las sorpresas, la magia y los planes más animados.