escapadas

Lujo natural: cinco hoteles rurales para sibaritas

Suites abuhardilladas con salón y chimenea, café y té de cortesía, terrazas acristaladas con vistas... Estos hoteles practican el lujo lejos de la ciudad.
Foto: El Hotel Iturregi, en Guetaria
El Hotel Iturregi, en Guetaria

Suites abuhardilladas con salón y chimenea, café y té de cortesía, terrazas acristaladas con vistas, sistemas ecoahorradores de agua o ropa de hilo y algodón egipcio. Estos hoteles practican el lujo en medio del campo, rodeados de paisaje y vegetación. Rurales, sí, pero hechos a las medida de los más sibaritas.

1. ITURREGI, EN GUETARIA (GUIPÚZCOA)

Al Iturregi de Guetaria no le falta de nada. Al contrario: te hará pensar en el paraíso. Una fachada de amplios ventanales que mira a la costa vasca y enfoca al faro, viñedos de txakoli que lo rodean como un gran abrazo, y esa combinación de tradición y modernidad que a veces es tan oportuna. El desayuno es gourmet y se sirve tanto en sala como en las habitaciones, que, por cierto, tienen nombres como Orio, Jaizkibel, Igeldo o Zumaia, según sus vistas dan al mar o a la montaña, y hay ordenador disponible para huéspedes. La suite Iturregi es abuhardillada y con salón integrado. El hotel está en Guetaria, entre Zarautz y Zumaia, a 25 minutos de San Sebastián y 35 de Bilbao. 

NO TE PIERDAS: la estancia bautizada como Alta Costura, que incluye, además del alojamiento, el desayuno gourmet y una botella de cava de bienvenida, la visita al Museo Balenciaga.

2. HACIENDA EL SANTISCAL, EN ARCOS DE LA FRONTERA (CÁDIZ)

Es verdad que Arcos de la Frontera bien vale una visita, pero si eliges como hotel la Hacienda El Santiscal, el sibarita que hay en ti saltará de felicidad. Habitarás una casa noble del siglo XV, cuyo nombre viene de una villa rústica romana que hubo en sus términos. Curiosamente, es un Monumento Histórico Artístico con muebles y piezas antiguas (una cómoda del XVI o un sofá isabelino con la tapicería original), pero también wifi y un guiño al pop art, y todo muy eco. ¿Quieres más? Conserva el artesonado de madera, los suelos de ladrillo árabe o terracota natural y los techos altos abovedados. Y los desayunos son exquisitos: tostadas de pan casero, miel serrana, yogur hecho en casa o huevos de la Hacienda. Te espera la ruta de los pueblos blancos, la sierra de Grazalema, el parque natural de los Arcornocales y Barbate. 

NO TE PIERDAS: la habitación Debajo de la Torre, que fue en otro tiempo el campanario de la capilla privada. Ni el restaurante, que cuenta con una terraza acristalada con vistas al lago y un chef egipcio; un cenador con techo de cristal y un patio central andaluz, entre jazmines y buganvillas.

3. HOTEL NOVAVILA RIAS BAIXAS, EN MEIS (PONTEVEDRA)

Se hace llamar Wine Hotel porque lo que se practica aquí es enoturismo. Pero un enoturismo muy especial. Porque la familia Vilanova Peña, con gran tradición en diseño e interiorismo, quieren que los huéspedes compartan lo que es suyo y hasta que se lo lleven, si lo desean. Han convertido el hotel en un showroom: si te gusta ese mueble, ese sofá o esa pieza de decoración, la puedes comprar. Y mientras te lo piensas, puede tomarte un albariño, el vino de la casa. Cuenta con seis habitaciones con nombres de uvas gallegas: Loureiro o Treixadura, con diferentes tipos de almohadas, ropa de hilo y algodón egipcio y mantas de cashmere, y es solo para adultos. Entre sus muros, o fuera de ellos, puedes praticar el tai chi o el chi kung.

©Pepe Fernández
©Pepe Fernández

NO TE PIERDAS: el paquete de fin de semana, con cena de bienvenida, degustación de vinos en la bodega y desayuno-brunch. Además, tienen su propia línea de cosméticos elaborados a partir de uvas tintas. Y, por supuesto, los alrededores. ¡Estás en la verde Galicia! En la parroquia de Santo Tomé de Nogueira (Meis).

4. CAN LLUC, EN IBIZA

Este Boutique Country Hotel & Villas es, en realidad, un agroturismo que se se alza en la Ibiza más rural presumiendo de lujo. Está rodeado de frondosos bosques de pinos, cerca de las más tentadoras calas y a tan solo diez kilómetros de la ciudad de Ibiza, y no solo ofrece habitaciones, como la Casa de Baix, con paredes de piedra, techos de madera y chimenea, o la S’Era, con jacuzzi y terraza privada al sur, sino también villas y una casa privada, Can Jaume Curt. El restaurante se abastece de su propia finca y de las vecinas. 

NO TE PIERDAS: su chill out, sus jardines, la terraza exterior para los desayunos, su carta de masajes y tratamientos en un espacio zen en plena naturaleza, y la zona de relax y be fit con sauna finlandesa, gimnasio y entrenador personal.

5. TORRE DE VILLADEMOROS, EN CADAVEDO (ASTURIAS)

No es solo el hotel, que es una típica casona solariega del siglo XVIII, y la torre medieval que le da nombre, sino los alrededores, que son magníficos. Entre Cudillero y Luarca, al ladito del río salmonero Esva-Canero con sus hoces espectaculares que solo podían ser monumento natural y en medio de la comarca muy marinera de Entrecabos. Sus atractivos: el porche abierto al campo, el jardín que rodea la casa, los 9.000 metros cuadrados con robles, castaños, tilos, arces…, las innumerables plantas, y los campos de siega y sembrados que tienen salida al mar. El hotel dispone de una suite, en la torre, y diez habitaciones, algunas con vistas al mar. Han huido de la austeridad rural y la homogeneidad de los establecimientos urbanos. También tiene huerta propia de la que se sirve el restaurante. 

NO TE PIERDAS: los desayunos en el porche o las cervezas cuando el sol se pone en el horizonte, la sidra escanciada en algún rincón del jardín, o una copa junto a la chimenea ahora que el frío está al caer.

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

NERUDA - Tráiler en HD
Que Dios nos perdone - Tráiler Final Castellano HD
KIKI, el amor se hace (2016) Tráiler Oficial #2 Español