Shanghái exprés: de paseo por el Bund

Estas cosas suceden: una escala larga entre dos vuelos, una visita telegráfica por motivos de trabajo... Supongamos que apenas tienes unas horas.
Foto: Shanghái exprés: de paseo por el Bund

Estas cosas suceden: una escala larga entre dos vuelos, una visita telegráfica por motivos de trabajo... Supongamos que apenas tienes unas horas para zambullirte en la capital económica de China: ¿qué hacer, dónde ir? La respuesta está clara: encamina tus pasos al Bund. No necesitas más para enamorarte de Shanghái. 

El Bund es el símbolo por excelencia de Shangái y el epítome de su historia, un retazo de Europa que, en forma de malecón, es y siempre ha sido uno de los principales escaparates de China al mundo. El Bund tiene los límites bien definidos: una avenida -que tiene en los mapas el nombre de Zhongshan Road- a orillas del río Huangpu, de un kilómetro y medio aproximadamente de largo, entre los puentes de Nanpu y Waibadu- que flanquean, de un lado, cincuenta y dos edificios protegidos y preservados por la ley -ya quisieran poder decir lo mismo los centenares de shikumen, las corralas tradicionales, que caen bajo la piqueta para dar paso a otro rascacielos más- que son un auténtico museo de arquitectura al aire libre.

Y del otro, el malecón, donde siempre hay gente fotografiándose con el futurista skyline de distrito de Pudong de fondo, donde destacan, como faros en la noche, la Torre de Shanghái -el segundo rascacielos más alto del mundo, con 632 metros-, el World Financial Center o la Torre de la Perla Oriental, con su espectáculo de iluminación nocturna. 

EL ROCKBUND

Y es que el corazón de la antigua colonia europea -de los años del siglo XIX en que Shanghái era dominada por las potencias internacionales de la época, al estilo del Berlín posterior a la II Guerra Mundial- es donde sus habitantes se citan, comen y, sobre todo, la razón de que, durante décadas, ostentara el sobrenombre de 'París de Oriente', y que tiene en el Rockbund -un conjunto de manzanas que tiene su punta de lanza donde se encuentran los ríso Suzhou y Huangpu-, su mayor exponente. Aquí, los edificios de los años 20 y 30 del siglo pasado están hoy repletos de restaurantes, cafés y carísimos apartamentos (nada como pasarse por el Rockbund Atr Museum, en el antiguo edificio de la Real Sociedad Asiática, en Huqui Road nº20, para saberlo todo sobre la historia del distrito). 

A LA MESA

Una visita exprés como la nuestra nos llevará, sí o sí, bajo la sombra del Three on the Bund, el primer edificio de acero que se edificó en la ciudad, y que hoy alberga en su quinta planta el restaurante Whampoa Club. Para comer -y para ver y dejarse ver-, en el mismo Bund está el muy recomendable Wei Jing Ge, el restaurante del Waldorf Astoria Shanghái (en el número 2), un suntuoso local de aires victorianos que en su día albergó un club para expatriados británicos y, desde luego, el Roosevelt Sky Restaurant (en el número 27), uno de los restaurantes más antiguos del Bund -y antes de eso, sede de una compañía británica dedicada al comercio del opio- y donde las vistas del skyline de Pudong le roban protagonismo a la mesa.

Otro de los puntos imprescindibles del paseo es el 22 on the Bund, un edificio de 1906 y que destaca, además de por la por ser el único con balcones de toda la avenida y albergar alguna de las tiendas más caras de la ciudad, por sus restaurantes: El Willy, el restaurante español más conocido de la ciudad -y de largo el más divertido e informal-, donde opera el barcelonés Willy Trullas, el Bocca -cocina italiana- y el Brix, un pub al estilo de los biergarten alemanes. 

CITA CON EL MEJOR ARTE

La esquina por excelencia del Bund es la que le junta con Nanjing Road (la principal arteria comercial de Shanghái, una extensa avenida donde enloquecer de shopping) y donde se yergue el Swatch Arts & Peace Hotel, uno de los edificios más históricos de la ciudad y que es hoy un hotel de lujo propiedad de la compañía relojera Swatch.

Y tiene además una particularidad muy especial que lo convierte en único en el mundo: alberga 18 habitaciones-taller en las que artistas de todo el mundo, todas las edades y todas las disciplinas disfrutan de un programa de residencias artísticas que han dado como fruto, tres años después de la apertura del hotel y del comienzo del programa, la exposición Faces & Traces, que se puede visitar hasta el 15 de enero de 2015 en el propio hotel y donde se exponen pinturas, esculturas, dibujos, fotografías y vídeos, que se suman a piezas musicales, textos manuscritos e incluso performances de canciones, bailes y teatro...

Una muestra tan brillante como ecléctica que puede verse, en su mayoría, en la gran sala de exposiciones de la primera planta, pero que también se extiende al vestíbulo, la Swatch Store del hotel, las dos plantas que ocupan los artistas y tres de las exclusivas suites situadas en la cuarta planta. 

Puedes seguirme en Tu Gran Viaje 

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

NERUDA - Tráiler en HD
Que Dios nos perdone - Tráiler Final Castellano HD
KIKI, el amor se hace (2016) Tráiler Oficial #2 Español