Ponte en forma

¿Te pones excusas para no hacer ejercicio? Te las desmontamos (todas)

Si quieres un cuerpo en forma, ve mentalizándote. Tumbamos todos tus pretextos para saltarte el ejercicio diario

Foto: Deja de remolonear y levántate (Foto: Stella McCartney para Adidas)
Deja de remolonear y levántate (Foto: Stella McCartney para Adidas)

Es que he de llevar a los niños al partido de fútbol, tengo la nevera vacía y no me queda otra que pasar por el súper; hoy me duele la cabeza un montón, acabo de terminar un informe y me he quedado sin fuerzas para nada... Cuando queremos, los adultos somos como niños (o peor). Cualquier excusa nos vale con tal de saltarnos la sesión de gimnasio o el partido de pádel semanal con los amigos.

Pues el quejarse se va a acabar. Desmontamos, uno por uno, todos los pretextos que te gusta utilizar para dejar de entrenar día sí y día también. ¡A ver cómo te lo montas ahora!

• ¡Si es que no tengo tiempo para nada! Pero para hurtar unos minutos cada día en el trabajo e irte a tomar un café, sí, ¿verdad? Y para una cervecita al final de curro, por eso de desestresarte, también. Y no digamos para arañar unos minutos al despertador por la mañana y salir después pitando al trabajo sin desayunar. Al final, todo es cuestión de organización. ¿Por qué no te levantas 20 minutos antes y sigues una tabla de ejercicios de alto rendimiento en casa?

• Me ha venido la regla. ¿Y qué? La menstruación no incapacita para hacer deporte, lo mismo que no lo hace para andar o realizar cualquier otra actividad. Si habitualmente te duele y tienes que medicarte para contrarrestar ese malestar, hazlo, no pasa nada, a menos que vayas a participar en una competición internacional y tengas que pasar una prueba antidoping. Como seguro que no es el caso, insistimos, esto no te incapacita. Es más, algunos estudios demuestran que, puesto que al hacer ejercicio aumenta la producción de endorfinas, esto provoca la disminución del dolor y un mayor bienestar.

Hoy ha sido un día durísimo en el trabajo y estoy cansado. Razón de más para liberarte con algo que no te exija gran atención y que te aporte un chute de energía. El tumbing en el sofá con manejo de mando a distancia, por mucha destreza que tengas en su ejecución, no se cuenta como ejercicios de plancha estática y levantamiento de pesa, que lo sepas.

Empiezo a incubar una gripe o algo parecido. Bien, de momento, es una ENI; esto es, una enfermedad no identificada… El único síntoma claro son tus pocas ganas. Pues se te acabaron las excusas, porque sudar es un buen método para eliminar toxinas; así que si estás resfriado, dale al spinning.

Estoy viajando todo el día y no puedo apuntarme a un gimnasio. Qué suerte que puedes conocer otros lugares sin pagarlos de tu bolsillo… y pateártelos. Cálzate las zapatillas, que previamente habrás tenido que meter en tu maleta, y sal a conocer el sitio a golpe de zancada. Que el running no es lo tuyo, pues entonces asegúrate de alojarte en un hotel que tenga gimnasio.

Yo es que tengo hijos. Vale, ¿cuál es el problema? Ya tienes compañeros de juegos. ¿Qué tal si en vez de mirarles mientras echan un partidillo, patinan o cogen la bici, les acompañas?

En resumen, nada puede pararte, salvo tú mismo. Ya sabes, querer es poder.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios