Melena de playa: cómo conseguir que tu pelo no parezca un estropajo estas vacaciones

Estarás monísima en bikini, pero si no cuidas de tu pelo mientras estés en la playa, dentro de dos semanas en lugar de melena lucirás mocho de fregona. Te contamos cómo evitarlo

Foto: Melena de playa: cómo conseguir que tu pelo no parezca un estropajo estas vacaciones

Llega el verano y vayas o no a la playa la exposición al sol está ahí y sus efectos son devastadores. Tengas el pelo liso o rizado, seguro que te has visto en alguna de estas: el cabello teñido empieza a degradarse a lo loco, no sabes ni cómo peinarte para que el pelo deje de darte un calor atroz en la nuca y la cara, el cuerpo te pide ducha de agua fría cada veinte minutos, pero si te mojas la cabeza tu mata se queda más grasa que el pelo de Mario Conde, la humedad te encrespa el pelo a lo afro mal llevado y las puntas se abren tanto que podrías limpiar los quemadores de la cocina con esa especie de nanas natural en el que se ha convertido tu melena. 

Mientras te desesperas intentando mantener un look en condiciones en temperaturas y situaciones extremas y te ves sumida en una batalla diaria por que tu pelo no dé grima, a tu alrededor no dejas de ver a esas mujeres capaces de hacerse un moño maravilloso cogiendo un palillo chino o cualquier bolígrafo que lleven en el bolso. ¿Pero cómo lo hacen? Al margen de la magia (negra) que rodea a esos recogidos imperfectos-perfectos, puedes conseguir que tu pelo no acabe como un nido de pájaros durante los meses de verano siguiendo estos sencillos trucos.    

CONSEJOS BÁSICOS PARA UN PELO SANO EN LA PLAYA

Protección solar. Como recomienda el estilista Marcus Francis, en verano es importante utilizar productos para el cabello que incorporen protección contra los rayos UVA, no solo para cuidar del pelo, sino también para prevenir que el cuero cabelludo se dañe o, peor, se queme. Buf, eso sí que duele. Francis recomienda “rociar el pelo con agua mezclada con una cucharada de aceite de coco y acondicionador antes de tomar el sol”.  

• Lavarlo a diario. Pese a esa creencia generalizada de que lavarse el pelo todos los días es malísimo, en realidad no es perjudicial. “El cabello se tiene que lavar las veces que sean necesarias para mantenerlo limpio. Algunas personas tienen que lavarlo a diario, mientras que otras, porque no sudan, tienen menos grasa o un cabello más seco, lo pueden hacer solo un par de veces a la semana”, aclara la dermatóloga Cristina Serrano. Lo que sí debemos tener en cuenta es qué productos debemos usar: mejor champús poco grasos, evitar los que contienen un alto nivel de detergente y, en la medida de lo posible, que estén elaborados con ingredientes naturales. Importantísimo: aclárate muy bien el pelo a poder ser con un último chorro de agua más tibia que caliente. ¿Sabes cuando vas a la peluquería y -además de desnucarte viva en esos lavabos que se asemejan a un potro de tortura- te da la sensación de que el agua está un poco fría? No lo hacen por ahorrar en la factura, es porque a esa temperatura se retiran mejor los restos de jabón. 

Mascarillas y acondicionadores. Está claro que el pelo se reseca más en verano, pero no te pases con productos suavizantes que lo llenan de grasa. “El cabello contiene de un 10% a un 15% de agua y parte de esta se evapora con la llegada del calor”, comentan desde iGrow, así que debes buscar aquellos diseñados para aportar hidratación. Durante estos meses utiliza acondicionador en cada lavado y restringe el uso de la mascarilla a un par de veces por semana. 

• No te sobes el pelo. El truco definitivo para que te aguante limpio más tiempo, no se engrase y no destruyas tu look en pocas horas, es intentar manosearte el cabello lo mínimo. “Tocarse el pelo en exceso aumenta la producción de sebo y a través de las manos transfieres toda la suciedad a tu recién lavada melena”, explica Rosy Cherrington en el Huffington Post. Procura no andarte toqueteando el flequillo y las puntas cada dos por tres. Aguanta un poco con el peinado que lleves, mujer.   

Saneamiento prevacacional. Ahora en serio. Lo de que el pelo crece más rápido si nos lo cortamos a menudo es mentira. Pero sí que es recomendable que te deshagas de las puntas abiertas antes de exponer tu melena a ambientes dañinos que mezclan sequedad con humedad y calor. Mucho calor. Esta rotura de las puntas del pelo va subiendo y si no le pones solución a tiempo, acabará rompiendo tu melena hasta las raíces. Aprovecha y hazte un cambio de look antes de las vacaciones y, atención, no dudes en repetirlo a la vuelta de las mismas para acabar con los daños que haya podido sufrir tu cabello. 

Evita el secador. Deja que se te seque la melena al viento y no expongas el pelo al secador al menos durante unas semanas. “Siempre es mejor que el pelo se seque al aire para evitar el calor aplicado directamente sobre el tallo que puede alterar su morfología”, explica la doctora Serrano: “El calor puede producir el llamado 'cabello burbuja', en el que se forman pequeñas burbujas de aire en el interior del tallo provocando focos de ruptura, lo que se traduce en un pelo frágil y quebradizo”.

La raya no es para el verano. Te mola cantidad cómo te queda y la tienes tan marcada que casi se te hace sola cuando sales de la ducha. Fenómeno, pero si vas a exponerte al sol, no es muy buena idea llevar la raya marcada porque puedes quemarte el cuero cabelludo. Intenta dejarlo caer hacia atrás procurando que este estilismo desenfadado no derive en que te estés sobeteando el pelo desde la frente hacia atrás cada poco minutos, ¡que te lo ensucias!  

¿Y CÓMO ME PEINO?

Sin retomar el tema de los moños fabulosos y el arte natural que poseen algunas mujeres para que en tres pasos les queden como si fuesen de peluquería, también hay recomendaciones para acertar con un look veraniego que dañe menos tu cabello.  

Lo primero de todo, si vas a estar varias horas a la solana, es recomendable llevar el pelo tapado con pañoletas, sombreros, turbantes... Igual que te calzas las gafas de sol para no cegarte, debes proteger tu melena de los intensos rayos solares.

Una vez te pongas a cubierto y te vayas de la playa o la piscina con el pelo bien cargadito de sal o cloro, optar por un recogido sencillo acomodado en la nuca es una opción que además te quitará un poco de calor. Vale, ¡pero es que lo llevas como un estropajo! Ante esta situación puedes utilizar accesorios como tiaras o diademas vintage para disimular que vas más despeinada que Tita Cervera. Moño más un bonito detalle en la parte delantera de la cabeza es todo un triunfo. 

Las colas de caballo son también una solución cómoda y fácil, pero intenta que el coletero no esté muy apretado porque podría deformar el pelo e incluso quebrarlo y dañarlo del roce y la presión. Y, cómo no, las trenzas, que ayudan a proteger el cabello y le sientan bien a todo el mundo. Atención porque además esta moda va un poco más allá y están en tendencia las trencitas noventeras: “Las trenzas son grandes noticias cada temporada, pero este verano es el momento de alejarse de la trenza lateral y cambiar de estilo por múltiples trenzas”, aconseja Sam Burnett, fundador del exclusivo salón de belleza londinense Hare & Bone.  

Y si tienes la suerte de que tu pelo tiene algo de gracia y con la humedad te salen unas bonitas ondas naturales, aprovéchalas y déjate el pelo suelto. Puedes evitar el encrespamiento con algún producto after sun que lo hidrate y alise para que no te quede una aureola de pelos requemados alrededor de la cabeza.   

Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios