belleza

Estos son los cosméticos en los que invertir cuando llega el frío

Con la bajada de temperaturas, tu piel necesita cuidados extra. Protegerse del sol es, por ejemplo, fundamental, pero ¿qué otras zonas se exponen al temible frío invernal?

Foto: Combatir las bajas temperaturas es posible. Toma nota de los básicos que necesitas para que tu piel sobreviva al invierno
Combatir las bajas temperaturas es posible. Toma nota de los básicos que necesitas para que tu piel sobreviva al invierno

Dicen que las mujeres con mejor calidad de piel son las monjas de clausura, por dos motivos: no les da el sol y viven en conventos que generalmente son bastante fríos. Lo de que el frío es un buen antiarrugas no es nuevo: muchas son las cremas que aumentan su efecto tensor al guardarlas en la nevera y muchos contornos de ojos incorporan un roll-on metálico 'efecto frío' para ayudar a reducir las bolsas. Pero una cosa es un tratamiento en frío y otra muy distinta el pasear por la calle con temperaturas bajo cero sin ningún tipo de protección.

Para empezar, el frío seca la piel. Además tiene un efecto vasoconstrictor, por lo que los nutrientes no llegan con facilidad a las capas superiores de la piel haciendo que esta tenga un aspecto apagado. Esto también hace que se ralentice el proceso de regeneración celular, causando una sensación de tirantez ya que las células muertas impiden que la secreción sebácea natural de la piel nutra la epidermis, con las posibles irritaciones y rojeces que esto supone. Así que nada mejor que tomar medidas y saber en qué cosméticos toca invertir cuando llega el frío.

1. Una crema hidratante rica

Y cuando decimos rica, queremos decir de textura untosa que, aparte de hidratar las capas internas de piel, nos aporte protección externa y que se convierta en una ayuda extra a la barrera protectora natural de nuestra propia piel.

Crema Rica Hydractiva Hydracure, de Germaine de Capuccini: Su textura reconfortante alivia de inmediato la sensación de tirantez que acompaña a las pieles secas y muy secas, así como a las que están expuestas a climas fríos. Su fórmula 'hydractiva' contiene ácido hialurónico de alto, medio y bajo peso molecular, EPS naturales, agua termal de origen volcánico de la fuente Izumo Yumura en Japón, microesferas con ceramidas, perfume y textura con acción hidratante.

2. Un protector solar con SPF alto

Porque estar en invierno no significa que no exista el sol y protegerse del astro rey es algo a tener en cuenta durante todo el año. ¿El objetivo? Proteger la piel del envejecimiento prematuro. Por eso, existen productos como Anthelios XL, de La Roche Posay. Es perfecta para pieles más sensibles o sensibilizadas (como puede ser tu caso en invierno). Contiene un alto nivel de protección contra la radiación UVA y se presenta en varias texturas para adaptarse a cada tipo de piel.

3. Un buen bálsamo para los labios

Porque la piel de los labios es extremadamente sensible y fina y tiende a secarse mucho cuando la climatología es adversa. Apuesta por un bálsamo a base de mantecas y aceites, si es posible, de origen natural. El bálsamo labial con manteca de cacao SPF 20 de la línea LIP CARE, de Apivita, puede ser uno de tus grandes aliados. Por una lado, la manteca de cacao hidrata y suaviza sin dejar sensación grasa; por otro lado, el aceite de oliva, la cera de abejas, la manteca de karité, el aceite de ricino, los ésteres de jojoba, la miel y el aceite esencial de geranio potencian este efecto hidratante. Además contiene vitamina A, bisabolol y aceite de aguacate que previenen la sequedad y las grietas.

4. Una buena crema de manos

Es una de las partes del cuerpo más expuestas y eso las convierte en uno de los farolillos rojos del envejecimiento a los que hay que prestar especial atención, pues la edad se refleja en las manos más que en la cara. La crema de manos de Eucerin PH5 es de rápida absorción, protege y regenera las manos secas, ásperas y agrietadas. Estimula los mecanismos protectores de la piel, regenerando y suavizando las manos castigadas. Además, mantiene el equilibrio del manto ácido protector y activa las defensas naturales de la piel desde el interior.

5. Un aceite para el cabello

Porque con el frío no solo sufre la piel. El cabello también refleja las consecuencias de las bajas temperaturas secándose y encrespándose mucho más fácilmente. Además el uso de gorros y bufandas dispara la electricidad estática, aumentando el efecto frizz. ¿La solución? El extra de hidratación que proporcionan los aceites. Con L’Huile de Leonor Greyl obtendrás una hidratación ultraintensiva y en profundidad, aplica una pequeña cantidad de medios a puntas al menos 10 minutos antes del lavado para fortalecer y dar brillo al cabello. Además ayuda a restaurar el brillo y la salud de tu melena.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios