tratamientos

Cupping: la terapia con ventosas que engancha a Gwyneth Paltrow o Jennifer Aniston

Este tratamiento milenario, procedente de Mesopotamia, ahora triunfa entre deportistas y celebs de medio mundo. Descubre qué tres tratamientos están de moda y cuáles son sus beneficios

Foto: El cupping, las claves de una terapia que triunfa entre los famosos (Gtres)
El cupping, las claves de una terapia que triunfa entre los famosos (Gtres)

Famosas como Gwyneth Paltrow, Jennifer Aniston, Victoria Beckham, Nicole Richie, Justin Bieber e incluso deportistas como Michael Phelps o el gimnasta Alex Naddour han lucido en carnes propias los característicos ronchones que deja el cupping, o terapia de ventosas, después de probarlo para aliviar sus dolores musculares. Nos preguntamos por qué un tratamiento, aparentemente doloroso y que deja tales estigmas en la piel, está de moda.

Como toda terapia alternativa, los orígenes nunca están claros. Pero se cree que los primeros en ponerla en práctica fueron los antiguos chamanes de Mesopotamia como método curativo. Aplicaban ventosas de bambú, cerámica o arcilla sobre la piel, que hacían el vacío y succionaban esta y parte del músculo, para aliviar el dolor y favorecer la circulación sanguínea y linfática. A día de hoy, estas ventosas tienen forma de copa –'cup' en inglés– de cristal o plástico. Con las primeras, el vacío se hace calentando con fuego su interior o quemando un algodón dentro para que se consuma el oxígeno y se cree el vacío, y las segundas suelen venir provistas de una bomba de succión o peras de goma, que permiten extraer el aire.

En cualquier caso el mecanismo es siempre el mismo: “Las ventosas generan un vacío y succionan la piel para descongestionar la zona y mejorar el flujo de energía. Al succionar arrastran todo el agua más gelosa, eliminan las toxinas, y favorecen el intercambio celular”, explica el fisioterapeuta Fernando Tejero de Slow Life House. "Es como si estuviéramos sacando la basura del sistema. Mueves la circulación sanguínea y linfática de músculos, vasos, nervios y sistema linfático”, apunta.

Pros. Trata los resfriados, la tos, los eczemas, los picores cutáneos, los dolores musculares, la retención de líquidos y los acúmulos de grasa localizada en cartucheras y muslos, y va muy bien si necesitas desintoxicar el organismo después de un tratamiento médico prolongado o con antibióticos, enumera el experto.

Contras. “No es apto para embarazadas, personas con hipersensibilidad o fragilidad cutánea, y problemas de circulación graves”, advierte Tejero. Y los moratones durante una semana no te los quita nadie. “Genera roturas de tejido y capilares en la zona y es inevitable que salgan moratones”, advierte Tejero. Por eso es preferible hacérselo en épocas en las que no hay que mostrar tanta piel. Además es molesto, aunque no doloroso: “Te están succionando”, puntualiza el fisioterapeuta.

Pero como en todo, en esta nueva religión llamada 'cupping' también hay diferentes corrientes. A continuación, repasamos las tres que más éxito tienen.

Ventosaterapia

Se utilizan ventosas de cristal que incorporan una pistola que genera el aire. Como una especie de yogur de cristal con un pitorro arriba y un pulsador que va sacando el aire y succionando. Se pueden utilizar dejándolas inmóviles en puntos fijos o deslizarlas mediante la realización de un masaje. Cualquiera de las dos modalidades se realiza habitualmente en la espalda. Es una terapia antiinflamatoria y analgésica.

Precio: 65 euros.

¿Dónde? Slow Life House.

Tratamiento Toning con ventosas Palmer-Rouler

Es un tratamiento remineralizante y tonificante que activa la circulación sanguínea y el metabolismo, y ayuda a eliminar líquidos y toxinas. Empieza con un masaje relajante a base de aceite de agua marina. Después se aplica un sérum activador compuesto por algas laminaria y digitata, y minerales como el sodio y el potasio, que actúan contra la retención de líquidos y favorecen la eliminación de toxinas. A continuación, se trabaja con las ventosas Palmer Rouler haciendo especial succión en las zonas donde existen ‘nudos’ de grasa localizada. Y se aplica una envoltura de algas con propiedades antioxidantes, hidratantes y regeneradoras. Para finalizar, se da un complejo reafirmante a base de algas alaria y esculenta, centella asiática y una crema hidratante, que devuelven la elasticidad.

Cupping: la terapia con ventosas que engancha a Gwyneth Paltrow o Jennifer Aniston

Precio: 85 euros.

¿Dónde? En Instituto Javier de Benito.

Moxibustión

Es un método terapéutico de la medicina tradicional china que ayuda a equilibrar la energía, tratar contracturas, relajar y prevenir enfermedades. Combina el calor con las propiedades curativas de la raíz de la planta artemisa –que se prensa en forma de puro o se muele hasta convertirla en polvo para quemarla y se conoce como 'moxa'–. Consiste en aplicar calor en una serie de puntos del cuerpo, que suelen coincidir con puntos de acupuntura o puntos energéticos. “Estos puntos actúan sobre los meridianos y los órganos con el objetivo de armonizar la circulación energética-sanguínea”, describe Ildi Guba, de Chi Spa. En ocasiones, la moxibustión se combina con acupuntura; “ambas técnicas son complementarias y compatibles, y potencian el efecto sanador”, según Ildi.

Precio: 70 euros.

¿Dónde? En Chi Spa.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios