lo que estresa la política

Donald Trump es malísimo para tu piel

Te damos los mejores trucos para que la ansiedad que genera la actual situación política internacional (y nacional, no nos engañemos) no termine arruinando tu cutis perfecto

Foto: Trump no es el tratamiento adecuado para tus arrugas.
Trump no es el tratamiento adecuado para tus arrugas.

Desde que asumió el poder a principios de año, cada vez que Donald Trump tuitea (su vía preferida a la hora de hacer declaraciones de cualquier tipo) el mundo tiembla pensando en lo que se nos puede venir encima. Y lo peor es que tuitea demasiado a menudo. Su discurso racista y machista (entre otras cosas) saca de quicio a buena parte de la población. Pero, por desgracia, la presencia de Trump en la Casa Blanca no es la única fuente de desestabilización política a la que estamos expuestos y con desestabilización política nos referimos al trastorno que causan sus argumentos, no solo a nivel internacional sino a nivel individual en la mente de las personas más o menos interesadas en temas de política.


La crisis económica que no termina de solucionarse, la crisis de los refugiados, el Brexit, las elecciones en Holanda, las de Francia y, después, las de Alemania; el terrorismo internacional y las guerras, los interminables casos de corrupción política en nuestro país, la situación en Cataluña... Y todo ello sin contar que en menos de dos años tenemos elecciones municipales y autonómicas con su respectiva campaña electoral. Sin contar, además, problemas de índole social como el paro o los asesinatos machistas, que forman un conjunto de realidad política que nos estresa y nos agota mentalmente. Y el estrés es una de las peores cosas que le pueden pasar a tu piel: prolifera el acné, problemas como la rosácea o la psoriasis empeoran, se sensibiliza debido a los picos de adrenalina y cortisol y propicia la inflamación. Por todo ello, te ofrecemos una serie de consejos para mantener la calma y que ni siquiera Trump sea capaz de alterarte.

• Lo más importante, desconecta. Sal, físicamente y mentalmente. Si tienes la oportunidad de viajar a un lugar que empiece a ser más cálido y soleado, no lo dejes pasar. Aprovecha puentes, fines de semana y hasta días libres sueltos para cambiar de aires, aunque sea por unas horas, y desconectar. Verás lo maravilloso que es tanto para tu mente como para tu cuerpo. Y ni se te ocurra compartir en Facebook o Instagram tus minivacaciones: desconectar significa dejar atrás también las redes sociales. Descansa de la información y regálale a tu cerebro un rato de relax lejos de las noticias.

• Disfruta del sol. Ya ha empezado la primavera y se nota. Aprovecha que los días son cada vez más largos e intenta disfrutar del sol cada vez que sea posible. No hace falta salir a dar un largo paseo; basta con sentarse 5 minutitos al sol por la mañana (antes de que esté demasiado alto o en las últimas horas) para disfrutar de todos sus beneficios, que en general nos hacen sentir mucho mejor.


• Muévete. Esto quiere decir que practiques una mezcla de movimiento activo y pasivo, tanto en interiores como en exteriores. Sal de casa cuando puedas, ya sea para disfrutar de un paseo para ir a trabajar durante los días más cálidos o ve a hacer la compra en vez de pedir la compra online. Pero intenta también practicar alguna actividad física más intensa; por ejemplo, una combinación de fuerza, cardio y yoga sería ideal. Eso sí, ten cuidado de no pasarte de raya con el ejercicio físico, se trata de relajarse, no de no poder moverse al día siguiente. No se trata de pegarse el madrugón para ir al gimnasio.

• Valora tus horas de sueño. Dormir es una de las actividades más importantes que puedes realizar para mantener el estrés a raya, pero, claro, debes apostar por un sueño de calidad. Para ello, intenta tener un horario de sueño fijo, en el que la hora en la que te metes en la cama sea regular. Evita irte a dormir con el estómago lleno y aléjate de todo tipo de pantallas, por lo menos media hora antes de cerrar los ojos.

• Saca tiempo para ti. Se trata de hacer cosas que te gustan. Si te pasas el día cumpliendo con deberes y obligaciones, el estrés va a ser tu forma de vida y te va a pasar factura. Encuentra algo que quieras hacer y hazlo. Ya sea punto de cruz, aprender un idioma o nadar en la piscina del barrio, intenta dedicarle al menos media hora al día a tu hobby y cuida ese tiempo como si fuese un tesoro, porque lo es.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios