BELLEZA

Guía práctica para cuidar tu cuero cabelludo de forma correcta

Tu salud capilar empieza en el cuero cabelludo: una de las zonas que más tendemos a descuidar. Empieza por mimarlo con estos trucos infalibles para lucir melena de escándalo

Foto: La salud de tu cuero cabelludo empieza por una dieta equilibrada y acaba cuidándolo correctamente.
La salud de tu cuero cabelludo empieza por una dieta equilibrada y acaba cuidándolo correctamente.

Es muy posible que al hablar del cuero cabelludo lo primero que se te venga a la cabeza sea una de esas películas en las que algún vaquero a la luz de una hoguera relata una historia terrible sobre cómo unos indios le arrancaron la cabellera a su compañero (que algo había hecho, ojo). No vas del todo mal al tener esa imagen en la cabeza: por lo menos sabes de lo que estamos hablando, aunque el cuidado del cuero cabelludo del que nos vamos a ocupar no implica tener que huir de unos indios en el lejano oeste. Tranquila.


¿Pero por qué es tan importante el cuero cabelludo? Pues porque es en su interior donde se encuentran los folículos pilosos y mantenerlo saludable es sinónimo de un cabello mucho más fuerte y brillante. Por el contrario, si lo tenemos graso o seco, que presenta picores, con descamación o caspa, estos folículos pueden estar faltos de la oxigenación que necesitan y carecer de nutrientes básicos, lo que afectará a la salud de tu melena hasta el punto de poder llegar una caída excesiva de pelo. A todo esto hay que sumarle que cada día se enfrenta a la contaminación ambiental, cambios climáticos, tintes, planchas, secadores y la utilización de productos como geles, sprays, espumas o aceites que van dejando residuos y afectan a la salud del pelo.

Lo bueno es que la mayoría de los problemas relacionados con el cuero cabelludo pueden resolverse de forma sencilla, incluyendo o ampliando algún paso en tu rutina de lavado, ajustando a tu tipo de problemática los productos que utilizas y teniendo en cuenta algunos factores que seguramente no te estás tomando en serio.

¡Cuidado con los tintes que utilizas!

Si usas tintes con amoniaco o productos químicos fuertes, tienes más posibilidades de poder generar una reacción alérgica severa o incluso sufrir pequeñas quemaduras en el cuero cabelludo. Intenta elegir tintes más respetuosos con el pelo y acude a un especialista que valore qué producto usar de forma correcta. Muchas veces no vamos a la peluquería a cortarnos las puntas por miedo a perder un par de centímetros de pelo, pero luego hacemos cualquier cosa con nuestro color en casa sin tener en cuenta que las consecuencias pueden ser mucho más graves. En este apartado, ten en cuenta también que las decoloraciones resecan el cuero cabelludo en exceso y mal aplicadas pueden producir quemaduras severas. Acude siempre a un peluquero cualificado para pasar por un proceso de decoloración y, en casa, cuida tu cuero cabelludo debilitado con mascarillas hidratantes.

Vigila tu dieta

Somos lo que comemos y, por lo tanto, el cuero cabelludo se ve afectado por nuestra dieta, como cualquier otra parte de nuestro cuerpo. Para cuidar su salud, son muy buenos los frutos secos, el pescado, la fruta y, en definitiva, todos los alimentos ricos en vitaminas, proteínas y omegas (las grasas buenas). Por esto mismo, llega el momento de despedirse de las grasas saturadas, los productos procesados y los refinados. Tu pelo, pero también tu figura, te lo agradecerán.

Exfoliante para el cuero cabelludo Extreme Caviar, de Miriam Quevedo; Aura Botánica Bain Maicellaire, de Kérastase; Champú Low Shampoo, de Elvive.

Cuidados específicos

Por supuesto, la limpieza del cuero cabelludo es fundamental para que se mantenga sano. Lo mejor es apostar por champús, acondicionadores y mascarillas libres de sulfatos y siliconas. Los sulfatos son los detergentes que producen la espuma y pueden ser muy agresivos con el cabello, mientras que las siliconas se acumulan en la superficie del cuero cabelludo, obstruyendo los folículos. También debería ser fundamental en tu rutina el regalarte una exfoliación profunda. Existen productos exfoliantes específicos para el cuero cabelludo y resulta la mejor forma de realizar una limpieza en profundidad mientras lo revitalizas, ya que los movimientos del masaje favorecen una mejor circulación sanguínea en esa zona, haciendo que el cabello se oxigene mejor y reciba los nutrientes que necesita.

Las mascarillas también pueden ser grandes aliadas de tu cuero cabelludo. Aplícalas suavemente para rehidratar la zona y, para aumentar su efecto, envuelve la cabeza en una toalla mientras actúa. Y eso sí, no te olvides de retirarla bien después con abundante agua tibia. La temperatura del agua es otro factor a tener en cuenta: evita el agua muy caliente, ya que puede retirar la barrera de protección natural que tiene el cuero cabelludo (como el resto de la piel del cuerpo) y hacer que este segregue más sebo. Tampoco es buena el agua muy fría porque no termina de retirar bien la suciedad que puede estar más incrustada.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios