CAVAS A LA MEDIDA

¿Amante del buen vino?: las 10 claves para montar tu bodega en casa

Los parroquianos de Baco, los mismos que juegan a diferenciar entre el fruto de la syrah o la merlot, que van a vendimias nocturnas y practican el turismo enológico, ahora pueden tener su cava en casa
Foto: Bodega en una columna de cristal diseñada por Wine at Home
Bodega en una columna de cristal diseñada por Wine at Home

Aquí son legiones los seguidores de Baco, los amantes nada ocasionales del fruto de la vid, los que juegan en privado, e incluso en público, a diferenciar el retrogusto de la merlot, la syrah, la tempranillo o la caubernet-sauvignon, como si fuera un juego de mesa más, y quienes beben los vientos por la mejor de las añadas. Así que les damos donde les (nos) duele con este pequeño manual sobre cómo montar una bodega en casa.

Después de haber hecho turismo enológico, habernos empapado de modernidad en cavas de última generación, saber de vendimias nocturnas y hecho másteres varios en maridajes, nos preparamos para hacer un hueco en nuestro hogar, dulce hogar, al vino, que ya es de la familia. Nos hemos dejado a aconsejar por dos expertas en la materia, María Moreno y Loreto Gil, que hacen realidad este sueño vinícola casero desde su Wine at Home. Han diseñado una bodega que es una columna de cristal que cae desde una escalera volada, y esto nos ha ganado para la causa. Estos 10 pasos te ayudarán a cumplir este sueño enológico.

1. La bodega de Frank Gehry en casa. Las bodegas de vino de las viejas ventas a lo Quijote pertenecen ya al imaginario popular, porque ha llegado el momento de seguir los pasos de Frank Gehry en Elciego (Älava). Por las mismas no hay que tener un superchalé ni una casa de campo en la sierra. “El concepto de la bodega en casa o nevera de vino ya no se circunscribe a esto. Lo que hacemos en Wine at Home es desarrollar el sueño de tener tu propia bodega a medida, en función de tus gustos y necesidades. ¿Por qué no en tu salón o en la escalera?". Lo dicho: 'sastres' que te hacen la bodega que te sienta bien.

2. Adiós al vino en la despensa o el clásico botellero. Es de cajón: nuestras casas no están preparadas para almacenar nuestras amadas botellas de vino. “Cuando el vino se guarda a más de 16º o 18º o bien se somete a cambios bruscos de temperatura, la consecuencia es que acelera progresivamente su evolución, se acorta su vida y se echa a perder”. Solución: guardarlo a la temperatura perfecta en una bodega que, eso sí, “dará un valor añadido en la decoración de tu casa por su diseño exclusivo”.

3. La bodega casera es para cualquiera. Y cualquiera puede ser bodeguero, si nos lo ponen tan fácil. El único requisito nos dicen es el obvio: tener un mínimo espacio para ubicarla. Si no se te ocurre, delega: “Nosotras somos especialistas en encontrar esos sitios que ni siquiera tenías en cuenta y que te permitirán desarrollar el proyecto”, nos dicen. Y en cuanto a lo de meternos a despenseros de este oro rojo, también todo de nuestra parte: “Solo habrá que ocuparse de colocar los vinos, dejarlos que cojan la temperatura perfecta y disfrutarlos”.

4. ¿Dónde la pongo? Se puede poner (casi) en cualquier sitio. Depende del proyecto: “Tenemos una casa que es un open space y la tiene ubicada en el espacio que visualmente divide la cocina del salón y comedor, otra que está en el hueco de la escalera, y otra que hemos proyectado y está alrededor de una columna del salón”.

5. El espacio mínimo. No hay ni máximo ni mínimo. Aquí funciona el 'todo es posible'. Cuando dicen que es un traje a medida, es tal cual: “Hemos diseñado cavas para 20 botellas y para más de 100”.

6. El estilo: de clásica a moderna. Lo bueno que tiene esta sastrería es que se adaptan a tu decoración, ya sea mediterránea, industrial, rústica, moderna o tradicional. No hay barreras: “Siempre vamos a buscar soluciones creativas y adaptadas a todos los gustos”. Se valoran todas las opciones técnicas y creativas y se hace un proyecto en el que se pone el acento sobre “la atención al detalle y la calidad en los acabados y materiales”. Uno de los que más utilizan es el cristal, que lo deja todo a la vista.

7. La hora de la verdad: ¿es una gran inversión? No podemos dar cifras, porque aquí también se abre el abanico y nos dicen que “cada diseño es único, adecuado a las necesidades y el presupuesto”. En resumen: “Las posibilidades son ilimitadas”. Hay que preguntar.

8. Mañana mismo me pongo mi cava en casa: por dónde empezar. Desde luego, nunca la cava por el tejado. Se impone aquí el clásico pedir cita y esperar al estudio de viabilidad, que es gratuito. 

9. Por fin, montar la fiesta en casa. Cada día nos gusta más ser los anfitriones de nuestros propios eventos. O como dicen estas diseñadoras de cavas: “Hoy en día nuestros hogares se están convirtiendo en nuestros centros de ocio”. Y lo que es mejor: “Nuestras casas reflejan lo que somos”. Con bodega doméstica no nos podremos esconder: ella nos delatará.

10. No una bodega cualquiera, sino una ecoeficiente. No creas que vas a castigar aún más al planeta con tu nevera para el vino de última generación. En este sentido nos tranquilizan: “Trabajamos con uno de los mejores frigoristas del mercado, avalados por 40 años de experiencia en el mundo de la climatización. Los equipos de frío, con garantía de calidad, están adaptados para conseguir mayor eficiencia de aislamiento y reducir así los impactos medioambientales, así como el uso prudente de los recursos naturales”.

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Rogue One: A Star Wars Story – Final Trailer
Def con Dos - España es idiota (videoclip oficial)
F1 Toto Wolff and Lewis Hamilton Message | Stronger than Ever in 2017