DE VIAJE

Cinco casas rurales de lujo a las que escaparte este otoño

Nos vamos a Toledo, Cáceres, Gerona, Lugo y Huesca. O sea, Tajo, sierra de Gata, Ampurdán, Rías Altas y Pirineos. Estas casas rurales prometen vistas maravillosas y muchas comodidades
Foto: L'Hort de Sant Cebrià está en el Ampurdán (Gerona)
L'Hort de Sant Cebrià está en el Ampurdán (Gerona)

Ha llegado la hora de vivir el otoño en plena naturaleza, huir del trajín mundano, echar de menos (o de más) el asfalto, perderse en todas las geografías y encontrarse en las orillas de los ríos, los recodos de los bosques y los verdes amarillentos de los valles. Nos vamos a Toledo, Cáceres, Gerona, Lugo y Huesca. O sea, Tajo, sierra de Gata, Ampurdán, Rías Altas y Pirineos. Estas casas rurales prometen una escapada de lujo, con vistas maravillosas y muchas comodidades. Deseando ser sus huéspedes.

Para sibaritas: Villa Cornelius (Toledo)

La presentación es un caramelo en la boca: “Una hermosa casa rural de estilo toscano”. Solo que en vez de en Lucca, San Gimignano o Siena, estarás en la pequeña villa de Las Herencias (C/ Príncipe, 6), a seis kilómetros de Talavera de la Reina (Toledo), dentro de lo que se conoce como Tierras de Talavera. Para escaparte a la orillita del Tajo -cerca de la casa hay un mirador- o visitar la bella ciudad de El Greco y las sinagogas. 

Lo que encontrarás: una casa del siglo XVIII rediseñada hace tres años de 450 m2 con 12 plazas (4 suites junior y 2 dobles), un patio jardín con piscina (ahora ya pura decoración), porche para los días soleados, sala de juegos y terraza solárium. Y, sí, con chimenea.

Precio: 550 euros la noche, 2.900 la semana, casa completa.

 

Para almas mediterráneas: L’Hort de Sant Cebrià (Gerona)

El corazón del Ampurdán siempre nos conquista, más ahora que nos hemos echado un reloj blando de los de Dalí al bolsillo. De este lado la extravagancia viene porque este jardín de Epicuro fue en tiempos cuartel de la Benemérita, algo inimaginable cuando se está allí, en medio de un soberbio salón con chimenea y biblioteca con dos arcos con vistas al jardín y el detalle impagable de tener tantos sofás como habitaciones para que haya para todos. La 'huerta' está en el encantador Torroella de Fluvià (Ctra. Sant Pere Pescador, 1), recóndito pero a solo tres kilómetros del mar. No te olvides de asomarte a Port Lligat y a Cadaqués, subir a Sant Pere de Rodas o pasearte por Púbol o Pals.

Lo que encontrarás: una casona de piedra con 5 dormitorios y una gran suite-apartamento en la planta superior. En una, por poner un ejemplo, hay una cama francesa Luis XVI, una araña de cristal y una pequeña colección de herbarios antiguos. No decimos más.

Precio: desde 115 euros por noche (habitación para dos).

 

Para nostálgicos: Areal Rural, en Viveiro (Lugo)

Aquí también estarás cerca del mar pero en el interior, en el casco histórico de Viveiro (Areal, 1), en el corazón de una aldea de la Galicia de nuestras nostalgias. Una casa solariega como tenía que ser, solo que esta tiene piscina panorámica de agua salada y color de mar, que ahora te alegrará la vista y avivará recuerdos veraniegos, pista de pádel y terrazas cubiertas en una finca de dos hectáreas en el valle del Landro. Entre el río y la montañas y a un tiro de piedra de la playa.

Lo que encontrarás: nueve habitaciones cada una a su manera. Dúplex, con sala y chimenea, rústicas… y jugando a combinar piedra y azulejos. Además, cinco salones comunicados por una escalera de madera, hierro y cristal, y detalles de antes como las hornacinas, el horno de piedra o la cocina con lareira. También se han conservado el palomar, el patio empedrado, los porches o el viejo pozo.

Precio: desde 98 euros (habitación doble).

 

Para amantes de la soledad: Finca La Ramallosa (Cáceres)

Si lo que quieres es huir del ruido mundano y refugiarte en un paisaje natural único, puedes volar hasta la remota sierra de Gata, al noroeste de Extremadura. Te envolverán bosques centenarios de alcornoques, encinas y retamas, y podrás pasear entre dehesas y robledales con sus arroyos y charcas, a lo Proust, como si esto fuera el camino de Swan, mientras te sobrevuelan águilas, halcones y buitres.

Lo que encontrarás: el centenario caserío de La Ramallosa, una serie de construcciones de piedra de más de un siglo de antigüedad, que forman una pequeña aldea en la que no falta nada, ni siquiera lo de antes: el horno donde se cocía el pan, la era para trillar el cereal… En total cinco casas independientes con todas las comodidades donde, además, te podrás llevar a tu mascota.

Precio: desde 95 euros (suite para 2).

 

Para ecoviajeros: Casas Ordesa (Huesca)

Disfrutar del jacuzzi o del dulce no hacer nada con vistas a las montañas majestuosas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido no tiene precio. Como tampoco lo tiene respirar, por fin, aire puro o ganar altura. Por estas tierras la aventura está servida: ¿senderismo, rappel, barranquismo? Sin moverte de casa, ya estarás a 720 metros de altura. En una pequeña población llamada Belsierre, dentro del municipio de Puértolas. Con todo a mano: la villa medieval de Aínsa, el Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, con sus paisajes esculpidos por el agua…

Lo que encontrarásapartamentos rurales de lujo de 2 a 4 plazas, de 65 m2 más 40 m2 de terrazas, con jardín, barbacoa y chimenea eléctrica. Ah, y una cama redonda y un jacuzzi de última generación para dos.

Precio: desde 145 euros.

 

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Rogue One: A Star Wars Story – Final Trailer
Def con Dos - España es idiota (videoclip oficial)
F1 Toto Wolff and Lewis Hamilton Message | Stronger than Ever in 2017