FOODIES

El Columpio, Bendita Locura... Seis bares con sofás en los que te sentirás como en casa

Los locales donde nos entregamos al feliz acto de comer y beber se parecen cada vez más a un dulce hogar. Con la salvedad de que no tendremos que encerar el chéster ni regar el ficus
Foto: El restobar El Columpio, en Madrid
El restobar El Columpio, en Madrid

Te sentirás y te sentarás, porque en una mayoría que roza lo absoluto tienen encantadores sofás sobre los que podrás poner a descansar todas tus rutinas y tus prisas. Una planta aquí, un cuadro allá, aquel espejo, una cierta intención artística y toda esa decoración que consigue que cuatro paredes sean por un día o una noche la república independiente de tu casa. Los bares se parecen cada vez más a un hogar, dulce hogar, si es que no lo han sido siempre. Con el tiempo se han vuelto más comodones (solo hay que verlos). Habíamos decidido quedarnos en la barra, pero nos están invitando a tomar asiento. 

El Columpio

Este restobar, pariente cercano de Le Cocó (Barbieri, 15), abre sus puertas, en pleno Chamberí, a los aires mediterráneos, y no solo por el azul y los columpios. También por la esencia de su cocina, firmada por el chef Juan Rioja. Del desayuno a las copas, pasando por el 'afterwork', en horario ininterrumpido. Verás la alacena de toda la vida, mucha madera y vigas en el techo (zona de barra, donde recibir a las visitas), espejos dorados, lámparas retro y sofás tapizados de vivos colores (salón comedor), y los taburetes y mesas para compartir (el escenario 'chill out'), todo muy vacacional. Lo dicho: como en casa.

No dejes de probar: los tentáculos de calamar, los raviolis de gamba fresca o algunos de sus 16 cócteles.

Dónde: C/ Caracas, 10. En Madrid.

Bendita Locura

En esta casa se nos irán los ojos a la mezcla de lo antiguo con lo moderno, al cosmopolitismo galopante y al firme propósito de tomarnos la vida con calma que está en el aire. Sirven desayuno, 'brunch' y un menú que han etiquetado como ‘urbanfood’ -al fin y al cabo somos carne de ciudad-, y lo tienen todo listo para la hora del 'afterwork'. Además, se subtitula casi como una de Jim Jarmusch, Coffee & Dreams.

No dejes de probar: ensaladas como la de Lucas, que incluye confit de pato, molletes como el de pollo con brotes verdes, delicatesen como la provoleta con tomate perfumada con trufa blanca o tostas como la de solomillo con brie.

Dónde: C/ Príncipe de Vergara, 73. En Madrid.

Boca Chica y The Apartment

El interiorista Lázaro Rosa Violán, ese “arquitecto urbano” y “cazador de estilo” (definiciones propias) que está recomponiendo nuestro universo ocioso con viejos ropajes que parecen nuevos y mucho sentido teatral, ha hecho una de las suyas en Boca Chica, que es la coctelería mayor de ese reino que es el restaurante Boca Grande (no te pierdas su carta de pescado). Estamos en Barcelona, con paradas en África, Europa y Nueva York: sofás de cuerpo bajo, paredes de cristal, luces extravagantes. ¿Quieres llegar más alto? Puedes subir hasta la última planta, que es donde está The Apartment, que no es el de Billy Wilder pero sí un 'lounge bar' para echar raíces o casi. Eso sí, solo los jueves, viernes y sábado.

No dejes de probar: los cócteles de autor de Sergio Padilla, al frente de este tinglado de barra que sabe ser informal.

Dónde: Passatge de la Concepció, 12. En Barcelona.

Artisan

Este es un kitchen+bar en la capital inglesa de la música pop donde todo gira alrededor del fuego, que, después de todo, es el que enciende la cocina y nos congrega, ahora y en esta hora, en torno a un espacio sobradamente artístico. Esta casa es un 'loft' en la ciudad futbolera, abiertas sus puertas todo el día y todos los días para ofrecer 'brunch', sus correspondientes menús (también infantil) y mucha música, claro. 

No dejes de probar: pizzas, carne y pescado; se anuncia a bombo y platillo que todo es muy artesanal y se redondea con cervezas, vinos y licores.

Dónde: Avenue North, 18-22 Bridge Street. En Manchester.

Romeow Cat Bistrot

Este bistró francés a la italiana tiene hasta gatos, porque sus dueños están convencidos, como Murakami (el escritor japonés), que su sola contemplación basta para hacerle a uno feliz. Por eso han tejido su propio concepto de bar, el Cat Bistrot, para ofrecer al personal no solo un hogar, sino una cocina sin fronteras, en plan viaje; muy sana, en plan madre, y en un rincón romano, en plan seductor. Un lugar donde echar el freno al ritmo frenético y donde amar a los gatos porque sí. Por supuesto, también desde por la mañana, para el desayuno.

No dejes de probar: ñoquis de remolacha roja con brócoli picado, cebolla y menta, albóndigas de verduras al sabor italiano o crema de zanahoria y comino.

Dónde: Via Francesco Negri, 15. Roma.

Tap on the Line

En este garito 'underground' del Londres más alternativo tendrás que tener cuidado más que en ningún otro de no perder el tren. Tal vez te sientas tan en tu ambiente que se te olvide que viniste a coger el suburbano. Sirve cafés, pasteles y desayunos desde las ocho de la mañana para desembocar en las comidas y las cenas. Una cantina ferroviaria de nuevo cuño donde cobra vida la 'station food' con el chef Emmanuel Bourdon a los mandos. La estación de Kew Gardens se inauguró en 1869, para que sepas dónde estás. Y no hay otro como él.

No dejes de probar: los míticos 'fish & chips' (ese proverbial pescado rebozado con patatas fritas) y 'pie & mash' (histórico dueto de empanada y puré de patatas).

Dónde: Kew Gardens. Station Approach, Richmond. En Londres.

Descarga la APP de Vanitatis en tu móvil o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Pincha aquí.

 

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Rogue One: A Star Wars Story – Final Trailer
Def con Dos - España es idiota (videoclip oficial)
F1 Toto Wolff and Lewis Hamilton Message | Stronger than Ever in 2017