menos de 40 minutos de preparación

Cestitas de garbanzos con espinacas: receta para no olvidar las legumbres en verano

Con 40 grados a la sombra no hace falta que te comas un cocido para ingerir legumbres. Estos alimentos se pueden consumir en versiones mucho más fresquitas

Foto: Cestitas de garbanzos con espinacas (Mer Bonilla)
Cestitas de garbanzos con espinacas (Mer Bonilla)

Las legumbres son un alimento que no debe faltar en nuestra dieta en ninguna época del año y, aunque en las estaciones frías son una delicia en los platos de cuchara, cuando llegan los calores estivales hay que pensar en otras formas de presentarlas en la mesa. Por suerte, son muchas las opciones que tenemos para seguir disfrutando de recetas con estos alimentos en verano: 'hummus' y patés vegetales, ensaladas, incluso salteados y revueltos. Hablando de salteados, en la propuesta de este jueves recuperamos las cestitas de garbanzos y espinacas, aptas para vegetarianos, que pueden servirnos como entrante original.

Preparación: menos de 40 minutos /  Dificultad: fácil / Coste: barato

Cestitas de garbanzos con espinacas: receta para no olvidar las legumbres en verano

Ingredientes

- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 1 cebolla
- 100 g de espinacas frescas
- 200 g de garbanzos cocidos
- Sal
- Comino en polvo
- 3 hojas de pasta 'brick'

Preparación de las cestitas de garbanzos 

1.- En una sartén ponemos a calentar el aceite en el que sofreiremos la cebolla picada con una pizca de sal hasta que esté tierna.

2.- Cuando la cebolla esté lista, añadimos los garbanzos cocidos y comino molido al gusto, pero sin pasarse, pues se trata solo de dar un toque. Rehogamos un par de minutos.

3.- Finalmente, añadimos las espinacas frescas, salteamos durante 2 o 3 minutos y reservamos.

4.- Repartimos el relleno sobre las hojas de pasta 'brick', las cerramos como si de un paquete se tratase, las colocamos sobre una bandeja forrada con papel de horno con los dobleces hacia arriba y horneamos durante 10 minutos a 200ºC hasta que veamos que la pasta 'brick' está dorada. Conviene estar atentos, ya que cada horno es un mundo y se trata de una pasta delicada que podría quemarse con facilidad.

5.- Cuando estén listas, las sacamos del horno y las servimos con los dobleces hacia abajo, ya que el fondo, al ser finísimo, se habrá fundido con el relleno dejando esa forma de 'cesta'.

Sugerencias

Para acompañar este entrante hemos elegido un vino blanco ecológico, concretamente un Jean Leon Vinya Gigi Chardonnay D.O. Penedès de Bodegas Torres, un caldo bastante versátil en lo que a maridajes se refiere y en esta ocasión resulta ser un acierto.

 

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios