tradición milenaria

De Marruecos a Japón, descubre los códigos y secretos de la ceremonia del té

Desde la pomposidad del té británico a la espiritualidad de la ceremonia japonesa, el té nos relata la historia del mundo y sus diferentes ceremonias nos dejan el rastro del devenir de sus culturas

Foto: Siempre es hora para una taza de té
Siempre es hora para una taza de té

Una taza de té se bebe para olvidar los ruidos del mundo. Una taza de té nos alivia cualquier dolor, nos consuela el alma, nos reconforta el corazón. Un té a tiempo nos resucita. Una taza de té se ofrece para dar las gracias, para pedir perdón, para mostrar respeto o sencillamente para disfrutar de la amistad. Disfrutar de una taza de té es ser partícipe de la tradición más milenaria que existe.

Japón: el camino del té

Sencillez y recogimiento en la ceremonia japonesa del té
Sencillez y recogimiento en la ceremonia japonesa del té

Armonía, respeto, pureza y tranquilidad, esencia de lo japonés, la ceremonia (o camino) del té persigue encontrar la paz del espíritu, vivir el momento de acuerdo con el budismo zen. El 'chado' (camino del té) se realiza en alguna estancia de especial espiritualidad en las casas japonesas, normalmente en el jardín, y consiste en la preparación  y ofrecimiento de té verde en polvo, matcha, en presencia de unos pocos y selectos invitados; estos deberán, como símbolo de pureza, lavarse manos, boca y cara antes de iniciar la ceremonia, y se inclinarán para mostrar respeto al anfitrión, a los utensilios empleados y al propio té.

En la auténtica ceremonia se utilizan hasta cincuenta utensilios y suele durar en torno a unas cuatro horas, durante las cuales a los invitados se les ofrecerá una comida ('chakaiseki') y dos tipos de té ('koicha' y 'usucha'), y podrán disfrutar, intelectual y físicamente rodeados de una gran serenidad, de una atmósfera estética y equilibrada. El anfitrión elegirá un tema para la reflexión y el diálogo, el fluir del agua, por ejemplo, y los invitados abandonarán su ego para llenarse de la armonía de esta reflexión y de la pureza de cuanto les rodea. 

Especialmente diseñado para aficionados y amantes de la cultura japonesa, en Bonsaikido hay cursos de 'chado' que te ayudarán a iniciarte en este arte.

'Gongfu cha', la esencia china de la vida

Una ceremonia tan antigua como su civilización
Una ceremonia tan antigua como su civilización

Para pedir perdón, para reunir a la familia, para expresar agradecimiento o como parte de los rituales nupciales, el arte del té configura la esencia de la vida en China. Líder absoluto del cultivo de los tés verdes con cientos de variedades, son excepcionales su color, aroma, sabor y textura. Son tés elegantes, finos, dulces, con sabores limpios y frescos. Durante muchos siglos la ceremonia del té fue marcador de estatus; tan solo participaban de ella las clases ricas y la intelectualidad. Afortunadamente, a finales de la dinastía Song, las casas de té fueron incrementándose y beber té se convirtió en una costumbre al alcance de cualquier ciudadano. La actual ceremonia, accesible ya pues a todas las clases sociales, se remonta a los siglos XIV-XVII, durante la dinastía Ming.

Para este ritual, tan importante como el té es el agua en la que se infusiona, así como las tres teteras que se necesitarán para su correcta preparación y todos los utensilios que previamente se habrán calentado con este agua. Las tazas, pequeñas y sin asa, se llenarán solo hasta la mitad. Los chinos consideran que la otra mitad se rellena con amistad y afecto. Primero se servirá el té a las personas de más edad, quienes lo probarán antes que los demás. Después lo degustarán el resto de los invitados sorbiéndolo lenta y ruidosamente y, como muestra de agradecimiento, golpearán suavemente tres veces la mesa con su dedo. A pesar de que tanto los utensilios como los hábitos de consumo han ido evolucionando con el paso de los años, el significado espiritual permanece inalterable a lo largo del tiempo.

En I Love Tea se realizan talleres periódicamente para dar a conocer todas las variedades de té que se producen en la China y para descubrir los secretos de la ceremonia 'gongfu cha'.

La hospitalidad en una taza de té marroquí

Considerada una bebida de cortesía y hospitalidad, el objetivo de esta ceremonia es dar la bienvenida al visitante, quien, para no ser descortés, habrá de aceptarla siempre. A cualquier hora del día o de la noche, siempre que un invitado entre en una casa marroquí, el cabeza de familia preparará y servirá un té verde muy dulce acompañado de menta fresca.  Nos sorprende la altura desde la que se sirve este té. Siempre desde una tetera metálica, se vierte en los preciosos vasos plateados y se devuelve a la tetera hasta en tres ocasiones para airearlo y conseguir que se oxigene.

Siempre que entres a un hogar marroquí estarás invitado a tomar un té
Siempre que entres a un hogar marroquí estarás invitado a tomar un té

El efecto de este ritual es de una elegante belleza y el resultado, una bonita capa espumosa a la temperatura perfecta. Como corresponde a la tradición de los países magrebíes, se acompaña siempre con exquisita repostería en la que abundan la miel y los dátiles.

India y Sri Lanka

La influencia de la Inglaterra colonial ha sido determinante tanto para el cultivo del té como para desarrollar y mantener la tradición en todos los territorios del imperio británico. En estas antiguas colonias se cultiva y se consume un té negro, fermentado, con un alto grado de oxidación, que lo hace resistente a los largos viajes ultramarinos. En India la tradición más popular se llama 'chai masala', y los 'chai wallahs' lo preparan y lo venden en todas partes, por la calle, en los comercios, en los vagones de los trenes...

De Marruecos a Japón, descubre los códigos y secretos de la ceremonia del té

Con un origen ayurvédico medicinal, esta bebida se ha ido adaptando a los tiempos y a los gustos, intensificando su sabor con la fuerza de los contrastes. Más leche y más pimienta, más azúcar y más jengibre, más cardamomo, más cayena…más intensidad siempre. El resultado es fresco y muy aromático. Cada familia prepara su propia receta de acuerdo a sus gustos y no existe un ritual para tomarlo como en otros países, pero es ofrecida y disfrutada siempre, y se ha convertido en parte esencial de la cultura.

'Tea time'

Quien haya pasado una temporada en Inglaterra sabe con certeza que un buen Earl Grey todo lo calma, desde la añoranza por un café-café, hasta ese vacío en el estómago a media tarde tras el sándwich de pepino del mediodía. No nos engañemos: el 'afternoon tea' es la mejor aportación gastronómica de los ingleses al mundo culinario. Todo lo que rodea a esta tradición en Londres es adorable, desde las magníficas teteras hasta las más finas porcelanas de las vajillas. A diferencia de la espiritualidad de las culturas orientales, esta tradición es en Inglaterra un acto puramente social carente de cualquier misticismo. Desde que una tarde Ana, duquesa de Bedford en 1830, pidiera que llevaran a su habitación una taza de té con algún aperitivo ligero y decidiera repetir la deliciosa experiencia invitando a sus amistades, el ritual ha ido evolucionando y democratizándose.

Las cinco en punto. Hora del té. (Foto: Dean Street Town House)
Las cinco en punto. Hora del té. (Foto: Dean Street Town House)

El té lo toman todos los ingleses y lo toman a cualquier hora. Pero el auténtico y tradicional té de las cinco está hoy absolutamente de moda y es una experiencia que no nos deberíamos perder si vamos a acercarnos algún día de estos a la isla. Los mejores hoteles en Londres ofrecen un 'afternoon tea' de lujo: es la última tentación, el gran capricho que sí podemos permitirnos. Solo o con leche, con limón o con azúcar, acompañado de una auténtica 'clotted cream' y los más exquisitos sándwiches de salmón y caviar, 'scones' recién hechos rellenos de mermelada de frambuesa, pastelillos y una copa del mejor champán. Es la ultimísima evolución de la tradición más antigua que existe y estamos aquí para, afortunadamente, poder dar fe de ella y disfrutarla.

Dónde:

  • Hotel Ritz. Perfecta ocasión para lucir nuestras mejores galas pues no se espera menos. En torno a 40 libras. Hay que reservar al menos con cuatro semanas de anticipación.
  • Dean Street Town House. En un acogedor salón con chimenea y ambiente muy 'british'. 20 libras. Magnífica oferta de champanes y por supuesto de tés.

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gastronomía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios