Vídeo-Receta

​Shakshuka: un guiso entre Túnez e Israel que recuerda a nuestro pisto

Hoy os proponemos un viaje por la gastronomía del norte de África y Oriente Medio con un plato de origen tunecino

Foto: Shakshuka, sabores y contrastes
Shakshuka, sabores y contrastes

Hoy os proponemos un viaje por la gastronomía del norte de África y Oriente Medio con un plato de origen tunecino pero que, a día de hoy, es el plato más típico de Israel: la 'shakshuka', un guiso de tomates especiado con un toque picante más o menos intenso en función del gusto de quienes lo vayan a consumir y que puede llevar otras hortalizas como cebolla, pimientos, berenjenas… y que se termina con unos huevos. Un plato que recuerda también a nuestro pisto o a los huevos rancheros mexicanos y que, en los sitios en los que es típico, se toma tanto en el desayuno como en la comida o en la cena.

​Shakshuka: un guiso entre Túnez e Israel que recuerda a nuestro pisto

Preparación: 1 hora Dificultad: fácil  Coste: barato

Ingredientes

  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo
  • ½ cucharadita de 'harissa' (o un par de guindillas)
  • 1 cebolla
  • 2 cucharadas de pasta de tomate concentrado
  • 1 cucharada de comino molido
  • 3 pimientos rojos
  • Sal
  • 500 g de tomates cherry
  • 1 cucharada de azúcar
  • 4 huevos
 

Preparación

1. En una cazuela o sartén honda ponemos a calentar el aceite a fuego moderado. Añadimos los ajos prensados y la 'harissa' –una pasta picante hecha a base de chile muy popular en la cocina del Magreb–. Cuando el ajo comience a desprender su aroma, añadimos la cebolla finamente picada, la pasta de tomate concentrado y el comino molido, mezclamos bien y añadimos los pimientos rojos cortados en tiras. Salamos ligeramente y dejamos cocinar a fuego lento unos 20 minutos hasta que los pimientos hayan perdido la rigidez.

2. En este momento añadimos los tomates cherry cortados en cuartos o en mitades, un poco más de sal y una cucharada de azúcar, removemos bien y dejamos cocinar a fuego lento 30 minutos. Durante este tiempo el olor que desprende abre el apetito.

3. Pasado ese tiempo, con ayuda de una espátula o cucharada de madera marcamos 4 huecos y echamos los huevos en ellos. Dejamos cocinar 10 minutos más hasta que se hayan cuajado las claras pero las yemas sigan estando líquidas.

Parecido a nuestro pisto o a los huevos rancheros
Parecido a nuestro pisto o a los huevos rancheros

Resultado

La 'shakshuka' suele servirse acompañada de pan de pita, aunque cualquier tipo de pan es perfecto para mojar en la salsa. Al hacerlo con tomates cherry, la textura queda algo menos untable que si se hace con tomates grandes pelados y troceados –lo habitual– y apetece más comerlo con tenedor, lo que es perfecto si queremos controlar las calorías, pues el plato en sí no es demasiado calórico y puede ser el exceso de pan el que haga que estas se disparen.

 

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios