VIDEO-RECETA

Linguine alla vongole in bianco: un plato sofisticado

La pasta no solo se come con tomate y mucho menos en Italia: allí son tan habituales las recetas de pasta “en blanco”, es decir sin tomate, como las que lo llevan

Foto: Linguine alla vongole
Linguine alla vongole

La pasta no solo se come con tomate y mucho menos en Italia: allí son tan habituales las recetas de pasta 'en blanco', es decir sin tomate, como las que lo llevan. Así como tampoco es un ingrediente exclusivo de los días de diario o sinónimo de comida 'de batalla' o de comedor escolar; todo lo contrario, una pasta de calidad con el acompañamiento adecuado puede resultar un plato de lo más sofisticado en el paladar, como estos linguine alla vongole –con almejas– que, una vez que se prueban, uno se pregunta cómo no los ha preparado antes.

Linguine alla vongole in bianco: un plato sofisticado

Preparación: < 30 min Dificultad: fácil Raciones: 2 Coste: medio

Ingredientes

  • 200 g de linguine
  • 2 dientes de ajo
  • 2 o 3 cdas de aceite de oliva virgen extra
  • 500 g de almejas frescas
  • Perejil fresco
  • Sal
  • pimienta

Preparación

  1. En una cazuela amplia ponemos a calentar 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra de buena calidad y rehogamos los dientes de ajo prensados. Cuando empiecen a desprender aroma añadimos las almejas frescas bien limpias y las dejamos a fuego medio hasta que se abran, si alguna no se abre, la desechamos. Con ayuda de una espumadera retiramos las almejas y las reservamos. Reservamos también la cazuela con los jugos que han soltado.
  2. Cocemos la pasta en abundante agua con sal durante 11 minutos para que quede al dente.
  3. Ponemos de nuevo al fuego la cazuela con los jugos de las almejas, añadimos los linguine, removemos bien para que se impregnen con los jugos, añadimos las almejas y damos el toque final añadiendo un puñado de perejil picado y unas vueltas de pimienta negra.

Notas

Para que la receta sea un éxito es fundamental limpiar bien las almejas. Para ello las ponemos en un bol, las cubrimos de agua, añadimos 3 cucharadas de sal y las dejamos reposar 2 horas removiendo de vez en cuando con suavidad. Pasado este tiempo, sacamos las almejas y las enjuagamos –lo más cómodo es sacar las almejas con las manos, pues debemos evitar volcar el bol para que las arenas que se hayan depositado en el fondo no caigan de nuevo sobre las almejas-. Una vez enjuagadas repetimos el proceso, pero esta vez las dejamos solo una hora. Si después de este tiempo sigue habiendo arena en el fondo, repetimos el proceso una vez más.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios