RECETA

Receta: torrijas con miel y frutos rojos, el dulce ineludible de la Semana Santa

Este clásico, reinventado con un toque de color, combina a la perfección la dulzura de la miel con el punto ácido de los frutos del bosque. Te enseñamos a hacerlo en tiempo récord

Foto: Los frutos rojos le dan el punto justo a estas torrijas. (Foto: Snaps Fotografía)
Los frutos rojos le dan el punto justo a estas torrijas. (Foto: Snaps Fotografía)

La tradición culinaria tiene su origen muy a menudo en el aprovechamiento de los alimentos de la víspera; grandes recetas nos vienen de esta técnica de orígenes humildes. Las torrijas son uno de los ejemplos más conocidos por todos nosotros.

Esta receta es milenaria, ya que se menciona en tratados de cocina que datan del primer siglo después de Cristo. Son unos ingredientes ligados a la historia desde los inicios del tiempo. Siempre están en nuestra despensa: solo hizo falta reunir algo de leche, de pan, de miel, de huevos, de calor y de tiempo… A esta receta solo le falta que la redondeemos con un poco de mimo y un buen puñado de frutos rojos en la versión de hoy.

Receta: torrijas con miel y frutos rojos, el dulce ineludible de la Semana Santa

Preparación: 1 hora Dificultad: fácil Coste: económico Comensales: 6

Ingredientes

• Una barra de pan para torrijas o pan de brioche
• Medio litro de leche
• 4 cucharadas de miel
• 2 huevos
• Aceite para freír
• 200 g de frutos rojos variados (fresas, frambuesas y arándanos)

Preparación:

  1. Cortamos el pan en rebanadas en diagonal para conseguir una forma alargada.
  2. Mezclamos la leche con la miel hasta que se disuelva por completo.
  3. Sumergimos el pan y dejamos que se empape completamente, dándole la vuelta para que se embeba por las dos caras durante media hora o hasta que la mezcla de leche y miel haya quedado completamente absorbida.
  4. Batimos los huevos y bañamos las rebanadas de pan en ellos, envolviéndolas bien por todas partes.
  5. En una sartén, vertemos aceite y, una vez caliente, freímos las torrijas por ambas caras a fuego moderado para que no se tuesten en exceso.
  6. Pasamos las torrijas a un plato de presentación, las regamos con miel y las servimos acompañadas de frutos rojos.

Un truco final:

Baña las torrijas en vino dulce, en almíbar ligero o en zumo de fruta para aportarles mayor jugosidad. Sustituye los frutos rojos por la fruta de tu elección.

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios