cocina sana

Power Bowl: la versión más saludable (y trendy) del plato combinado

El nombre en sí, power bowl, ya nos suena a chute milagroso. Puedes además cambiar el power por energy y seguir en las mismas, en una invitación a sumergirte en un bol hipervitamínico

Foto: Power bowl.
Power bowl.

El nombre en sí, power bowl, ya nos suena a chute milagroso. Puedes además cambiar el power por energy y seguir en las mismas, en una invitación a zambullirte en un bol hipervitamínico que te active hasta el último capilar. En la forma, por supuesto, mucha fotogenia, mucho color. En el fondo, el ya trillado concepto del bol saludable, pero prescindiendo de la filosofía estrictamente veggie para incorporar proteínas animales.

Power bowl con zumo orgánico. Vitaminas y salud. (Foto: Fit Food)
Power bowl con zumo orgánico. Vitaminas y salud. (Foto: Fit Food)

Et voilà, ya tenemos una tendencia healthy más.

Ese es el concepto de los power bowls: dar una vuelta de tuerca a los smoothies, al porridge matinal y al bol de muesli para idear un menú en el que haya un poco de todo: granos, semillas, vegetales, grasas de las buenas y proteína. ¿Las proporciones? Aquí hay tantas como adeptos a la causa, pero en líneas generales triunfa el equilibrio: 25% cereales integrales o granos, 25% vegetales, 25% frutos secos, 15% proteína magra y 10% de salsa o aderezo.

Pongamos un ejemplo: arroz integral, champiñones, zanahoria rallada con pepino, un huevo cocido y una suave vinagreta. Bien, vale, nos suena a una versión saludable del plato combinado de toda la vida, pero hay que recalcar una cosa: el invento va en un bol. En un gran cuenco. Así que borra de tu mente esa idea del plato combinado que aquí estamos hablando de power bowl.

No puede faltar una foto en Instagram.
No puede faltar una foto en Instagram.

Junto al tema del bol, el otro gran signo de distinción es, como decíamos antes, la fotogenia. Todo power bowl que se precie debe ser lo suficientemente cuqui como para ser inmediatamente instagrameado. Así que ahí viene la maña de cada cual al colocar los vegetales, las hojitas, los frutos secos, la semilla y la pechuga de pollo de forma que parezcan un jardín japonés a lo gastronómico.

Nada que ver con la idea que tenemos de cocina sana. (Foto: Fit food)
Nada que ver con la idea que tenemos de cocina sana. (Foto: Fit food)

Además de preparártelo en casa, también puedes ir descubriendo variantes en los restaurantes que, como Fit Food, ya incorporan esta propuesta en sus menús. Y algo que está bien que tengas en cuenta: más allá de que las modas vienen y van, cualquier opción que nos ayude a tomar menús equilibrados con alimentos saludables y poco procesados es bienvenida. Y añadirle un poco de alegría y estética al tazón… por qué no. Alegría en el plato, claro que sí.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gastronomía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios