Cinco sangrías para beberte el verano. Y olé

Los guiris se pirran por ella... y nosotros también. Seguro que piensas que la tuya es la mejor de todas, pero puedes probar estas otras propuestas. Algunas, incluso, con sello de autor

Foto: Tan internacional y tan nuestra.
Tan internacional y tan nuestra.

La cabra tira al monte y mi monte es mi debilidad: el tinto de verano, el chiringuito, la verbena, el cucurucho y las barras frente al mar. Y la sangría, sí: por más que se hayan apropiado de ella los turistas de sol y playa, por más que bajo ese nombre se perpetren brebajes infames, una sangría como dios manda es disfrute antiguo y festivo, es la madalena proustiana al modo patrio, es vino, fruta, burbujas... y, como dirían Los Rodríguez, un dulce colocón.

Cóctel de autor

No puede tener mejor pinta. (Foto: Vicens Gimenez)
No puede tener mejor pinta. (Foto: Vicens Gimenez)

Javier de las Muelas, uno de los más afamados bartenders del momento, tampoco reniega de algo tan popular como la sangría (al fin y al cabo, no deja de ser un cóctel). Nos propone una sangría marchosa y alcohólica: el vino tinto (7 cl) se acompaña de brandy (2 cl), Martini Rosso (2 cl) y Grand Marnier amarillo (2 cl)... Para rebajar, zumo de limón (0,5 cl) y limonada Schweppes (5 cl); para endulzar, 0,5 cl de azúcar líquido. ¿El truco? La preparación: sirves en una copa con hielo todos los ingredientes, menos el vino y la limonada, lo mueves bien durante 10 segundos. A continuación, añades el vino y la limonada, ya fríos, y remueves con suavidad. Finalizas con la decoración: frutas y cítricos.

Con sabor a mar

Hace pocos días os hablábamos de la apertura de Lobito de Mar, el chiringuito de Dani García. Pues si os gusta la sangría, a Dani también. Tanto que en su carta propone hasta cinco sangrías de autor. Nosotros nos quedamos con la llamada 'Todo al rojo', elaborada con jarabe de frambuesa&shiso (14 cl), zumo de limón (3 cl), cava rosé (56 cl) y hojas de shiso y frambuesa para decorar. ¿Cómo la prepararemos? Introducimos todos los ingredientes en el barril, lo llenamos con hielo y, finalmente, decoramos con unas frambuesas naturales y un par de hojas de shiso. En Lobito nos describen así el resultado: "La intensidad del espumoso sube a cotas electrizantes con el aporte aromático del shiso combinado de la intensidad de la frambuesa".

Todo al rojo. Y a ganar.
Todo al rojo. Y a ganar.

Muy fría. Helada

Doblemente helada.
Doblemente helada.

En el Mercado de la Reina se han propuesto rebajarnos los calores con una oferta que nos dejará helados. Lo llaman Iced Tragos y, entre ellos -además del rebujito y el tinto de verano-, nos proponen una Sangría Double Iced. ¿Y eso qué es? Vino tinto muy pero que muy frío al que se suma un poquito de ron y otro poquito de vermú, zumo de piña y melocotón 'frozen', fanta de limón helada, azúcar y, para aromatizar, canela en rama. Nos aseguran que nos quedaremos doblemente congelados (y una pizca piripis también). Si te animas, nos lo cuentas.

Embotelladas

¿Sacrilegio? Pues tampoco es eso. No todo van a ser sangrías de autor, también podemos refrescarnos y alegrarnos el gaznate con las cada vez más logradas sangrías embotelladas. Entre ellas destacamos Lolea, que presume de su elaboración artesana -cada año hacen una pequeña producción-, así como de no tener conservantes, colorantes ni aditivos, y de estar hecha a partir de distintos varietales de vino de calidad. Frizzante y con sabor a fruta, es una buena opción para ir de picnic y reuniones al aire libre. ¿Cómo la tomarás? Muy fría y con una rodaja de limón y otra de naranja.

Perfecta para el picnic.
Perfecta para el picnic.

En esta misma línea tenemos Lolailo, una sangría embotellada que este año ha renovado su vestuario y ha tirado por el lado más flamenco, con homenaje a los lunares, al pendiente, el abanico y el tacón. Si tradicionalmente se ha vendido en Japón y Estados Unidos, ahora quiere captar el mercado español y ha sacado su versión más sofisticada y gourmet.

Como en la Riviera francesa

En el Bardot, como BB.
En el Bardot, como BB.

Y una última opción: Vamos a soñar con la playa de Pampelonne, con la Costa Azul de los años 50, con su atmósfera marinera y chic. Niza, Cannes, Montecarlo o Saint Tropez sin salir de Mallorca, desde el Pool Club Bardot, ubicado en el Gran Meliá de Mar. Y allí nos proponen tres sangrías con mucho glamour: sangría blanca (Tanqueray, Cointreau, Martini blanco, manzana verde, naranja, uva y sandía), sangría roja (Matusalem 7 años, Drambui & Izaguirre rojo, lima, naranja, melocotón y limón), y sangría de cava. Y una versión para masticar: la sangría gourmet, cuya receta es secreta y se sirve cubierta de una refrescante espuma de limón y polvo de naranja de Sóller

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gastronomía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios