Publicidad

Otra estúpida película americana

@Juan Arcones - 19/11/2010

Otra estúpida película americana
 

Película: Rumores y Mentiras (Easy A)

Director: Will Gluck

Intérpretes: Emma Stone, Amanda Bynes, Thomas Haden Church.
 
McGuffin: se extiende el rumor de que una chica de instituto es más (…) que las gallinas.
 
 
Esta semana no hay películas interesantes en cartel. Y no quedan entradas para la nueva de Harry Potter, así que Laura, David y Diego deciden ver la que, parece ser, otra estúpida película americana de instituto. El film, que intenta ser una versión moderna de La Letra Escarlata, con una chica aparentemente promiscua señalada por todos los demás, ha sido dirigida por Will Gluck que, en su haber, cuenta con ese horror llamado Guerra de Cheerleaders, protagonizada por Sarah Roemer (la chica que se intentaba ligar Shia Lebouf en Disturbia). Aparte de protagonizarla Emma Stone, que entre Zombieland y Una Conejita en el campus ya va siendo conocida por el gran público, aparece un gran cartel de secundarios (Stanley Tucci, Thomas Haden Church, Lisa “Phoebe” Kudrow…) y el menos guapo de los guapos (que eso ya es mucho) de Gossip Girl.
 
VERSIÓN DE LAURA (romanticona empedernida)
 
Me encantó. Los actores salen tan guapos (sobre todo Dan, quien vea Gossip Girl sabrá de quién hablo) y la música es genial, sobre todo cuando cantan al final (¡qué gran escena!). Las referencias a las películas de los 80 son un punto a favor. Eso sí, a Amanda Bynes… ¿qué le pasa en la cara?
El problema que veo es que las comparaciones son odiosas y es una película muy parecida a Chicas malas, pero aquí falta una Lindsay Lohan, sustituida por la simpática Emma Stone (que ya vimos en la divertidísima Una conejita en el campus). Ella es la película. Recomendable para pasar un rato divertido, y por ver a chicos guapos y de moda. Al menos, sales de la sala con una sonrisa en la cara. Y eso, hoy en día, es mucho.
 
VERSIÓN DE DAVID (amante cine clásico)
 
Vayamos por partes. La película está bien, sí. Los actores son competentes (aunque la que hace de madre, Patricia Clarkson, esté empezando a encasillarse en papeles de madre loca y putona, como vimos en Si la cosa funciona, esa película de Woody Allen que sonaba a refrito por todos lados). Los diálogos están bien, naturales, la película es muy ágil y Emma Stone es muy simpática. El problema es que es una película que hemos visto cien millones de veces, y los personajes están muy estereotipados: que si la amiga salidorra, que si el amigo gay reprimido, que si los padres modernos y liberales, que si el profe guay y comprensivo… Aún así, se salva de la media. ¡Y me encantaron los créditos iniciales! A ver si se recupera el arte de los créditos (Saul Bass era Dios).
 
VERSIÓN DE DIEGO (100% cine de acción)
 
Menudo coñazo de película. De repente, se sacan una relación de la manga entre la prota y su chico de toda la vida, en los últimos veinte minutos. Suena a ya visto, a forzado. Sí, Emma Stone es guapa y está bien… pero a esta cinta le falta mucha mala leche. Parece que quiere… y no puede, todo acaba muy happy ending. ¿Y qué narices le pasa a Amanda Bynes? ¡Está ceporra perdida!
 
LAURA.- A ver, a ver. Es que tiene que ser happy-ending, no es una película rollo cine independiente.
DAVID.- Entiendo lo que dice Diego. Le falta mala leche. Cuando parece que llega… se echa para atrás.
DIEGO.- Sí, perfecto. Eso es.
LAURA.- Pues a mí me ha parecido bonita.
DIEGO.- Es que a ti todo te parece bonito.
DAVID.- Es una película dentro del subgénero “cine de instituto americano”, pero por encima de la media. Al menos te ríes.
DIEGO.- Bueno, quizá te hayas reído tú. A mí sólo me hace gracia Emma Stone. Prefiero Chicas Malas.
LAURA.- ¿Por Lindsay Lohan?
DIEGO.- ¿Lindsay Lohan? ¡Qué narices! ¡Por ver a Amanda Seyfried palpándose las tetas y prediciendo el tiempo!

 

Compártelo en Facebook
 

ACERCA DE

Juan Arcones. Me llamo Juan y tengo 24 años. Me licencié en Comunicación Audiovisual y, justo después, viaje a New York para estudiar cine en la New York Film Academy (qué sorpresa la mía cuando vi que lo que había estudiado en la Complutense me servía más allá del Atlántico). Escribo guiones. Muchos, muchos, muchos guiones, esperando que alguien se interese y me deje dirigir la que será la película del siglo. Y veo mucho, mucho, mucho cine. Bueno, como todos, ¿no?

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados