Los mejores pintxos de San Sebastián

  • Pantalla completa
Los mejores pintxos de San Sebastián
1 de 16
Comparte la fotografía
Los mejores pintxos de San Sebastián Junto con Lyon y Tokyo, San Sebastián es sin duda una de las ciudades del mundo en las que mejor se come. Aquí la gastronomía es escuela, oficio y arte. No fueron los inventores del pincho, pero desde luego han superado a los demás y han sido precursores de la novelle cuisine. El pincho es la esencia de la cocina, una colección de pequeños bocados que tienen fuerza, sabor y potencia por sí solos. Toda una cocina condensada en un bocado.Visitando una barra tras otra se disfruta de la mejor gastronomía, de una comida que se ha hecho seña de identidad en el mundo. Pero el ambiente y la gente también forman parte del espectáculo. En el casco viejo de San Sebastián, en una retícula de calles que se entrecruzan y sobre las cuales termina apareciendo siempre la imagen de una iglesia monumental, se concentran los mejores pinchos del mundo. Unas barras amplias y generosas que se ofrecen repletas de bocados de todo tipo, colores, texturas y sabores. Hasta aquí vienen gentes de todo el mundo para arremolinarse alrededor de una barra y poder probar así algunos de los más suculentos manjares del planeta.
Beti Jai
2 de 16
Comparte la fotografía
Beti JaiReformado en tonos blancos, es ahora más luminoso y la barra brilla con luz propia. Su pincho estrella es el loncheado de ibérico con huevo y gamba. La loncha de jamón es excelente. Un toque de mayonesa, cremosa, refuerza su textura y el sabor del veteado.
Bartolo
3 de 16
Comparte la fotografía
BartoloTodo un espectáculo, no solo la barra repleta de pinchos, sino Rafa, el granaíno más simpático de Donosti, que da chispa al bar. Salero andaluz tras la barra. De como es capaz de hablar y cantar todos y cada uno de los pinchos, en 10 idiomas, incluido, el japonés y el ruso; y eso sin haber salido nunca de detrás de la barra. Tiene dos pinchos muy populares. En la imagen, pimiento, una lonchita de ibérico y huevo frito de codorniz. Entra por los ojos, y su sabor contundente resalta cada uno de los tres ingredientes a pesar de su sencillez.
Bartolo
4 de 16
Comparte la fotografía
BartoloEl segundo pincho estrella: bacalao rebozado, muy suave, se deshace en la boca; el rebozado fino le da cuerpo al pincho.
Casa Tiburcio
5 de 16
Comparte la fotografía
Casa TiburcioTiburcio, al pie del restaurante, también sabe disfrutar y mezclarse como uno más, beber un poco de sidra y charlar con los muchos amigos que por allí pasan a todas horas. Además de los pinchos, sirven un muy buen menú del día por 21€. Uno de sus pinchos más famosos es el taco de bacalao con tiras de verduritas fritas y unas lagrimas de Módena. Las verduritas le dan un toque crujiente que junto con el vinagre da todo su sabor en la boca. No en vano, ha ganado algún premio.
Casa Tiburcio
6 de 16
Comparte la fotografía
Casa TiburcioPimientos rojos rellenos de ensaladilla rusa. Se te llena la boca de suaves contrastes con el apenas imperceptible dulzor de la patata y el ligero amargor del pimiento.
Casa Tiburcio
7 de 16
Comparte la fotografía
Casa TiburcioTomate seco, cebolleta al vinagre de Módena y tomate cherry; como dice mi amigo Arrieta, se te saltan las lagrimas de lo bueno que está.
Bodaberri
8 de 16
Comparte la fotografía
BodaberriNo es un bar de pinchos al uso, es un bar de pinchos diferente, con personalidad, hacen las cosas de otro modo, no tiene un solo pincho sobre la barra. Sobre el dintel de piedra de la puerta de entrada, está grabada la leyenda que reza: "Aquí se guisa con fundamento como se hacía siempre". Y es que todos sus pinchos son de cocina, hechos al momento y contundentes. Un sinfín de títulos sugerentes que hacen muy difícil decidirse: risotto con Idiazabal; ravioli de molleja, puerro y lemon grass; tarrina de foie con ciruela; carrillera de ternera al vino tinto...
Zeruko
9 de 16
Comparte la fotografía
ZerukoEn Zeruko han sabido darle una vuelta a los pinchos, la mayoría de lo que ofrecen aquí son pinchos de autor. Como el champi gigante con semillas de calabaza y sésamo sobre base de morcilla.
Zeruko
10 de 16
Comparte la fotografía
ZerukoIbérico, setas y escamas de Idiazábal.
Zeruko
11 de 16
Comparte la fotografía
ZerukoConfitura de tomate relleno de Idiazábal y almendras.
Zeruko
12 de 16
Comparte la fotografía
ZerukoLa hoguera, un pincho para mirar, oler y comer. Se ahúma el bacalao que se toma con la tosta y se acaba con el jugo de ensalada.
La cuchara de San Telmo
13 de 16
Comparte la fotografía
La cuchara de San TelmoTres tamaños para probar la fabulosa cocina de Iñaki y su socio Alex: pinchos, medias raciones o raciones enteras. Como el chipirón relleno de cebolletas o el impresionante foie de pato confitado sobre una pequeña capa de compota de manzana.
Egosari
14 de 16
Comparte la fotografía
EgosariFamoso por sus brochetas de todo tipo, cocinadas al momento. De carne, pescado y champi; un clásico, hacen de esta taberna un fijo donde parar.
Egosari
15 de 16
Comparte la fotografía
EgosariDe bacalao con pisto; el bacalao suave, suave y el pisto le da el toque que te recuerda sabores de casa.
Bar Txondorra
16 de 16
Comparte la fotografía
Bar TxondorraTomate seco con cebolla caramelizada y queso sobre una rodaja de pan integral con semillas.

Junto a Lyon y Tokyo, San Sebastián es sin duda una de las ciudades del mundo en las que mejor se come. Aquí la gastronomía es escuela, oficio y arte. No fueron los inventores del pincho, pero desde luego han superado a los demás y han sido precursores de la novelle cuisine. El pincho es la esencia de la cocina, una colección de pequeños bocados que tienen fuerza, sabor y potencia por sí solos. Toda una cocina condensada en un bocado.

Visitando una barra tras otra se disfruta de la mejor gastronomía, de una comida que se ha hecho seña de identidad en el mundo. Pero el ambiente y la gente también forman parte del espectáculo. En el casco viejo de San Sebastián, en una retícula de calles que se entrecruzan y sobre las cuales termina apareciendo siempre la imagen de una iglesia monumental, se concentran los mejores pinchos del mundo. Unas barras amplias y generosas que se ofrecen repletas de bocados de todo tipo, colores, texturas y sabores. Hasta aquí vienen gentes de todo el mundo para arremolinarse alrededor de una barra y poder probar así algunos de los más suculentos manjares del planeta.

Gastronomía
Comparte en:
Sigue esta sección: