Sigue esta sección:
NOTICIAS

Esperando a Esther Koplowitz y Vicente Del Bosque

Pocas personas tienen la capacidad de ser eficientes y eficaces. Esther Koplowitz quizá sea una de ellas, aunque, hoy por hoy, no tiene el don de
Foto: Esperando a Esther Koplowitz y Vicente Del Bosque
Esperando a Esther Koplowitz y Vicente Del Bosque
Fecha
Tags

    Pocas personas tienen la capacidad de ser eficientes y eficaces. Esther Koplowitz quizá sea una de ellas, aunque, hoy por hoy, no tiene el don de la ubicuidad, ni tampoco el tiempo necesario para acudir a todos los lugares en los que se solicita su presencia. Quizá por eso, la empresaria no pudo asistir a recoger el Premio Júbilo que ayer por la noche le otorgaba la organización que da nombre al galardón.

    Eso sí, hace unos días, recibió muy gustosa al presidente y se fotografió con el premio para que los asistentes a la gala pudieran verla. Carlos Sobera y Miriam Díaz Aroca sobre el escenario, presentando la gala en el teatro Lope de Vega, relataron los hechos y excusaron su presencia. Nunca ha sido amiga de los actos públicos, pero su solidaridad, por la que fue galardonada una vez más, ya empieza a acompañar, incluso a veces a eclipsar, a su larga carrera como empresaria.

    Es marquesa consorte de Cubas por su matrimonio con Fernando Falcó, pero su título nobiliario no ha hecho que se le despierten las ganas de ser una celebrity. Su fama es una cuestión de trabajo, lo mismo que sucede con Vicente del Bosque, otro de los galardonados, en este caso por su carrera deportiva. Ninguno quiere saber nada de fiestas, cenas o presentaciones de productos.

    En la discreción y el buen hacer coinciden ambos. También en lo de no aparecer, porque el seleccionador nacional tampoco estuvo presente en la entrega de premios puesto que estaba recibiendo otro galardón. Eso sí, aunque no apareciese, le nombraron. Dijeron su nombre hasta la saciedad, tanto que alguno que otro creyó hasta verlo encima del escenario recogiendo el premio. Pero sólo fue un espejismo producido por una sala llena de gente y dos presentadores animados, animosos, que dieron ritmo a una gala en un lunes plagado de actos y prenavideño, con todo lo que eso conlleva.

    Ellos no recogieron su premio en persona, aunque eran el reclamo, pero otros sí acudieron. Para empezar, los cantantes Pastora Soler, Juan Peña y Rosa López, nuestra Rosa, la Rosa de España. Más que nada porque eran los encargados de poner la melodía a la edición 2010 de unos premios en los que los integrantes de la familia Tous se llevaron el galardón a la mejor iniciativa empresarial y el premio homenaje fue para el fallecido Antonio Ozores.

    A la salida del teatro, como ya es habitual, una sonriente Cristina Pedroche entrevistaba a Paco Valladares. Ella, que estudia administración y dirección de empresas además de turismo, seguro que habría aprovechado de maravilla los consejos de Koplowitz. Lástima que la emprearia sea una mujer tan ocupada. En otra ocasión será.

    Enlaces relacionados

    Esther Koplowitz y su marido, juntos en Barcelona

    Mujeres trabajadoras de la yet set española

    El yerno de Esther Koplowitz se siente 'estafado'

    Tres generaciones de Koplowitz juntas

    Noticias
    Comparte en:
    Sigue esta sección: