NOTICIAS

Ortega Cano, ni iba borracho ni superaba la velocidad permitida, según sus familiares

El torero José Ortega Cano circulaba a 70 kilómetros por hora en el momento del accidente que tuvo lugar el pasado sábado, cuando colisionó frontalmente con

El torero José Ortega Cano circulaba a 70 kilómetros por hora en el momento del accidente que tuvo lugar el pasado sábado, cuando colisionó frontalmente con otro vehículo cuyo conductor, Carlos Parra, falleció en el acto. Además, el diestro dio negativo en el test de alcoholemia.

Así lo aseguraron este jueves los familiares de Ortega Cano, que señalaron que esa información les ha sido facilitada por la Policía y forma parte del atestado en elaboración del accidente.

Según estos últimos datos, aportados por el sobrino del torero, Paco Ortega, a las puertas del hospital Virgen de la Macarena de Sevilla, donde Ortega Cano permanece ingresado, la culpabilidad de éste en el accidente se reduciría notablemente, ya que la velocidad máxima permitida en la carretera en la que se produjo el siniestro era de 90 kilómetros por hora y, por lo tanto, el diestro no habría conducido a una velocidad inadecuada, como se había comentado en un primer momento. Eso sí, el accidente tuvo lugar en una curva, y, de momento, se desconoce si antes de la misma había una señal que limitaba la velocidad en ese tramo.

Por ello, de las últimas declaraciones de los familiares de Ortega Cano, aunque habrá que esperar al informe final de la Policía se deduciría que, probablemente, la única imprudencia cometida por el torero habría sido invadir el carril contrario.

Por otra parte, el sobrino del matador de toros aseguró que conocía la intención de la familia del fallecido de emprender medidas legales contra su tío, quien por cierto ha experimentado una leve mejoría en lo que a la salud se refiere. "Le han bajado la sedación y, aunque no está consciente, ha abierto los ojos".

Enlaces relacionados

"Ortega Cano abre los ojos", pero sigue grave

¿Cuáles son las consecuencias legales a las que tendría que enfrentarse Ortega Cano?

La familia del fallecido, a la espera del informe de la Guardia Civil antes de denunciar a Ortega Cano

#9
Compartir
&034;Según sus familiares&034;... Esta es la coletilla que a la enchufada articulista se le olvidó de añadir en el titular que aparece en la página principal.
Manipuladores... Este tipo es un asesino y se acabó.
Ampliar comentario
#8
Compartir
&034;el accidente tuvo lugar en una curva, y, de momento, se desconoce si antes de la misma había una señal que limitaba la velocidad en ese tramo&034;
Claro, nadie puede pasar por ahí a ver...
Ampliar comentario
#7
Compartir
Que no, que ahora va a resultar que el otro iba a 320 km/h y por eso la brutalidad del accidente. O.C. iba tan despacio que se durmio de aburrimiento. Es muy peligroso ir tan despacio.
Ampliar comentario
#6
Compartir
No, si ahora va a ser que el culpable fué el pobre hombre que venía en su carril, y que por razones que se desconocen no realizar un buen quite ante la embestida del maestro.
Ampliar comentario
#5
Compartir
Hay que quedarse con la parte en que dicen: &034;la única imprudencia cometida por el torero habría sido invadir el carril contrario&034;

Claro, si no lo hubiera invadido no hubiera pasado nada, pero invadirlo requiere que concurran alguna, o la combinación de los siguientes supuestos:

a. Iba borracho o drogado
b. Iba distraído
c. Se durmió
d. Se vió obligado por razón de la velocidad excesiva y no medir bien la curva.
e. Perdió la atención a la carretera por el móvil, la radio, o el GPS.

Eso sí, como invadió el carril contrario, él es el culpable. Otras explicaciones son solo agravantes o condicionantes.
Ampliar comentario
#4
Compartir
Hay que J..derse, cuanto juez hay en España y parecn parados habitualmente, dado que ya han podido juzgar a O.C., con una investigación tan rápida y eficaz. Con la falta que nos hacen falta estos señores en este pais, vaya pena.
Ampliar comentario
#3
Compartir
1 Que sí, que sí, y el motor del otro coche salió por tuercas del miedo al olerse el impacto, porque todos sabemos que en un accidente a 70 km/h no salta ni el motor de un vespino, pero el de un coche con todos sus sistemas de fijación y demás sale corriendo pero del miedo.

Ah, y el hombre murió del susto.
Ampliar comentario
#2
Compartir
Entonces, visto el resultado del accidente, el otro conductor fallecido venía a 400 km/h y tuvo la mala suerte de encontrarse a Ortega en su carril mientras adelantaba a un caracol.

En fin, ya comienza el compadreo para evitar procesos, y el muerto al hoyo y el vivo a salir del coma y a recorrer programas de telecinco.
Ampliar comentario
#1
Compartir
Tal como quedaron los coches el todoterreno del Señor Ortega no iba a 70 ni por equivocación.

Lo triste es que un Padre de familia que iba por su carril se ha ido al otro barrio.
Ampliar comentario