NOTICIAS

Carlos Falcó: "Algún porro sí que me he fumado"

A pesar de su condición de marqués y aristócrata de cuna, Carlos Falcó ha hablado en la revista Vanity Fair sobre la influencia que ejercieron en
Fecha

A pesar de su condición de marqués y aristócrata de cuna, Carlos Falcó ha hablado en la revista Vanity Fair sobre la influencia que ejercieron en él las corrientes contraculturales de los 60, cuando se instaló a vivir en San Francisco, y de su tonteo puntual con la marihuana.

“Del movimiento hippie me gustaba la libertad, no tanto las drogas. Aunque algún porro sí que fumé”, afirma. Por entonces, el padre de Tamara Falcó tenía 26 años y se acababa de mudar a Estados Unidos junto a la suiza Jeanine Girod, su primera mujer, para estudiar en la universidad, gracias a una beca Fullbright.

Desde la finca Valdepusa en Malpica de Tajo, en Toledo, el que fuera marido de Isabel Preysler también se pronuncia sobre su relación con la Casa Real y, en especial, con el Rey, con el que coincidió este verano. “Está ágil de mente, como siempre”. Acerca de los príncipes de Asturias, que disfrutaron en su finca de un día de caza después de comprometerse, Falcó, que ya va por su tercera separación -la última de Fátima de la Cierva-, afirma: “Doña Letizia iba perfectamente vestida, pero no disparó ni un tiro”.

En la entrevista, el noble, viticultor y empresario productor de aceite habla de sus fracasos matrimoniales, de las pretensiones sentimentales de Cristina Onassis y de sus parecidos con la duquesa de Alba. “Las personas sentimentalmente activas, como Cayetana Alba y yo, no renunciamos a la felicidad. Si lo haces, estás muerto”, cuenta el marqués de Griñón, que también habla de su intención de construir El Rincón, un palacio familiar a las afueras de Madrid, en el club de golf más espectacular de España.

#3
Compartir
2 vago este hombre..menudas haciendas tiene por media castilla -leon.....si no sabes no escribas ..la ignorancia te confunde...te puedo asegurar que no es santo de mi devocion pero he de reconocer su merito
Ampliar comentario
#2
Compartir
Bueno, gracias a Dios los aristócratas vagos, payasos y que salen en prensa rosa son cuatro monos.
Ampliar comentario
#1
Compartir
A mí no me cae mal el marqués de Griñón porque no le veo como un pijo o un vago. Ha montado bodegas en lugares deprimidos donde este tipo de empresa es una de las pocas oportunidades de riqueza y empleo. Tengo entendido que la finca de Malpica está en poder de su familia desde el siglo XIII y tiene su encanto que un aristócrata sea capaz de hacer algo práctico con su legado histórico, mientras tantos otros solo valen para payasos de prensa rosa. Que se fumase un porro de joven, como otros muchos, o cualquier intimidad de su vida privada me trae al pairo.
Ampliar comentario